El ruidoso bochorno de los conciertos silenciosos: "¡No se escucha!", "¡amplifiquen!"

jaivas

El sábado debutaron de manera masiva en el país los llamados "shows silenciosos", llamados a ser amables con el medio ambiente y donde la música se escucha a través de unos audífonos. Pero todo fue un caos: los desperfectos técnicos impidieron que Los Jaivas sonaran bien y Los Tres debieron cancelar su show. "¡Qué vuelvan los 80!", fue uno de los tantos gritos que se oyó, aunque para sus organizadores no fue un fracaso.


Las caras de las casi 800 personas que asistieron el pasado sábado al evento Life Concert en el Parque Araucano son de desconcierto. Lo que prometía ser una cita fundida en el silencio y el sosiego, terminó en un traspié agitado por el ruido, las pifias y los reclamos.

Son las 18.00 horas y Los Jaivas recién terminan su primera canción y la paciencia del público contra la organización termina con sonoras pullas: "¡A la antigua no más!", "¡amplifiquen!", "¡qué vuelvan los 80!". Tanta fueron las quejas que el propio conjunto se vio obligado a parar el recital en más de una ocasión para preguntarle a la audiencia si escuchaban o no. La respuesta, obvio, fue una sola: "¡No se escucha!".

En ese minuto, el panorama ya rozaba el bochorno: la primera experiencia masiva de un concierto silencioso en el país terminó en un chasco. El espectáculo fue promocionado como una instancia cuidadosa con el medio ambiente y que intentaría reducir el daño generado por la contaminación acústica, a través de una metodología donde los presentes podían oír el recital mediante audífonos. Para ello, había que habilitar una aplicación creada especialmente para el concierto.

El sábado, un DJ fue el primero en salir a escena, pero pocos pudieron oírlo, ya que el sistema –cuyo primer paso consistía en conectarse a una red WiFi de la organización, para a partir de ahí bajar la aplicación y prender los audífonos- ya mostraba las primeras deficiencias técnicas. Un entuerto que continuó cuando subió a la tarima el ecologista y excandidato a la presidencia Alfredo Sfeir a ofrecer un discurso y recibir el premio Embajador de Conciencia.

"Pueden ser los equipos, los tipos de teléfonos, la homologación de las tecnologías, no quiero adelantar un diagnostico aún", comentó a La Tercera Mario Moreno, director digital de Life Concert, quien también aseguró que el sistema se probó muchas veces. "Es una tecnología nueva, desarrollada por nosotros que somos chilenos, en un contexto de emprendimiento tecnológico".

Como fuere, las quejas de las personas apuntaban a la mala calidad del sonido que se escuchaba en los audífonos, pero principalmente a que la conexión vía WiFi en el recinto se caía una y otra vez, lo que obligaba a reiniciar la aplicación a cada minuto. Ello provocó que varios asistentes abandonaran el lugar. "Me fui porque nunca pude escuchar una canción completa", aseguró Agustina Opazo, parte del público presente.

Eso sí, Los Jaivas, que además comenzaron su show con una hora de retraso, siguieron con su presentación pese a los tropezones técnicos, la que se extendió por 70 minutos, con clásicos como Mira niñita, Pregón para Iluminarse y Todos juntos.

Aunque casi todas las composiciones se escucharon cortadas, deficientes, a veces apenas audibles, con un lugar que cada vez se fue vaciando más de gente, hasta dejar apenas un puñado de personas –un espacio semivacío- en torno a la presentación de los hombres de La conquistada.

"Sabíamos que era un experimento, y como todos los experimentos, es una osadía, hay que atreverse a hacerlo y ver qué pasa. Estábamos dispuestos a venir a la aventura", contó ayer a La Tercera, Claudio Parra, pianista histórico de la banda.

Y sigue: "Aunque hubiesen escuchado no sabíamos qué iba a pasar. A lo mejor, la gente iba a estar sentada, mirando para otro lado, no sé, porque es otra propuesta, es totalmente diferente".

El tecladista también aseguró con respecto a la iniciativa: "No fue un fracaso. Fue una experiencia, y nos tocó a nosotros ser los primeros en participar de esto, eso es interesante. Tiene buena proyección. De esta manera, no se perturba el medio ambiente. Y también permitiría hacer una cosa más social, por ejemplo, hacer esto en un hospital".

Sin Los Tres

Pese a todo, el balance de los organizadores fue positivo. Guillermo Muñoz, director general de Life Concert, asegura: "Más de 500 personas se conectaron con su smartphone".

Pero hubo otro punto negro. Ayer domingo estaba programada la segunda parte del evento, bajo la misma idea y a cargo de Los Tres. Sin embargo, al ver todas las dificultades enfrentadas por Los Jaivas, la banda de Álvaro Henríquez decidió cancelar su fecha.

El propio Gonzalo Henríquez –hermano y representante de Álvaro- andaba el sábado en el show inaugural de Life Concert, por lo que ahí tomó la decisión de bajar todo. "Los desperfectos de la señal de Life Concert no dan las garantías suficientes para ofrecer un show en condiciones adecuadas", informó ayer el conjunto en sus redes sociales.

También ayer en su página web Life Concert se refirió a la sucedido: "Como producción, estamos felices y agradecido por la experiencia de ayer, pero no conformes. Si bien fueron muchos los que vivieron la experiencia que queríamos entregarles, hubo algunos que no pudieron conectarse y otros que experimentaron interrupción en la señal. Lamentamos eso, nos quedamos con la tarea de mejorar para ustedes, son nuestro foco, su experiencia nos motiva. No nos rendiremos".

En todo caso, el camino de Life Concert como experiencia ha sido pedregoso. Este mismo doblete, con Los Jaivas y Los Tres, estaba anunciado para mayo en el Parque Araucano, pero en ese entonces debió cancelarse.

La fecha se reagendó para el pasado fin de semana.

Eso sí, el espectáculo no tuvo entradas a la venta: sólo se podía acceder a él a través de una inscripción que permitía obtener invitaciones. Es uno de los puntos que hace respirar aliviados a sus mentores y expresar que, por lo mismo, el púbico pudo haber sido algo más "comprensivo" ante las dificultades.

Un debut amargo y donde lo que menos hubo fue silencio.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El hallazgo se produjo en el Lago Tagua Tagua, sector por el cual los Gomphotheres, parientes extintos del elefante moderno, que vagaban hace miles de años.