"Elegí esperar": la polémica propuesta de la ministra de la Mujer de Bolsonaro para prevenir el embarazo adolescente

El Presidente Jair Bolsonaro junto a Damares Alves.




Contraria al aborto y la educación sexual en las escuelas, la visión política y social de la ministra de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos de Brasil, Damares Alves, quedó clara al asumir en enero de 2019 en el gabinete del Presidente Jair Bolsonaro. En su primera gran polémica, la pastora evangélica apareció festejando en un video el inicio de una "nueva era" en Brasil, en la que "niño viste de azul y niña de rosa", declaraciones que se volvieron virales y generaron una protesta en redes a la que se sumaron personalidades como Caetano Veloso.

Y a un año de llegar al cargo, Alves vuelve a generar polémica. Ello, luego que la prensa local revelara que el Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos estudia crear un programa que incentive a los jóvenes a no tener relaciones sexuales o a retrasar el inicio de la vida sexual, en un intento por prevenir el embarazo adolescente.

En declaraciones al diario Folha de S. Paulo, la secretaria nacional de la Familia, Angela Gandra Martins, dijo que la cartera liderada por Alves evalúa actualmente los modelos de políticas "elegí esperar, de retrasar las relaciones sexuales". La propuesta es similar a la defendida por movimientos como Eu Escolhi Esperar (Yo escogí esperar), que defiende que los jóvenes cristianos esperen hasta el matrimonio para tener relaciones sexuales.

Consultada si la propuesta también debería estimular la oferta y el uso de preservativos, Martins afirmó que el ministerio está estudiando una "nueva visión" y "otro camino" para combatir el embarazo adolescente.

En una entrevista con BBC Brasil, en mayo pasado, Alves dejó en claro esta "nueva visión". "El método más efectivo para no quedar embarazada no es el condón, ni el DIU (dispositivo intrauterino), ni la anticoncepción, ni la abstinencia. ¿Por qué no hablar de eso? ¿Por qué no hablar sobre retrasar el inicio de las relaciones sexuales? Yo defiendo esa tesis", dijo entonces.

De hecho, según apunta el portal Nexo Jornal, a principios de diciembre pasado, el ministerio dirigido por Alves promovió un seminario en la Cámara de Diputados al que solo se invitó a los defensores de la llamada "preservación sexual", según la cual los jóvenes deben dejar de tener relaciones sexuales para protegerse de embarazos no deseados y de enfermedades de transmisión sexual.

Pero el plan de Alves ha sido blanco de críticas. Así, en una columna escrita en el diario El País, la antropóloga e investigadora Debora Diniz asegura que la "ministra Damares miente". "No hay ciencia que justifique la 'preservación sexual'. La abstinencia no es política pública: es negligencia", advierte. Y agrega: "Existen evidencias abundantes, conocidas como meta-análisis, que comprueban la ineficacia y el riesgo de las políticas de salud basadas en la hipótesis de la abstinencia sexual".

En la misma línea, la economista Cecilia Machado denunció en una columna publicada en Folha que la "abstinencia como política para reducir el embarazo precoz no tiene base científica". A juicio de Leonardo Sakamoto, columnista del portal UOL, "la posibilidad de éxito de la idea (de Alves), ya defendida por los movimientos cristianos conservadores, es muy baja".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.