Éric Zemmour, el presentador de TV nacionalista francés inspirado por Trump que aumenta su respaldo en las encuestas

Una mujer pasa junto a carteles en apoyo al comentarista de extrema derecha francés Eric Zemmour colgados en una pared en París. Foto: Reuters

Un abierto crítico de la inmigración y el Islam está considerando postularse para Presidente, sacudiendo la política francesa.




Como presentador de un programa de televisión y comentarista, Éric Zemmour consiguió seguidores devotos en la extrema derecha de Francia con años de críticas agudas contra inmigrantes, musulmanes y políticos de izquierda.

Ahora, Zemmour, quien dice que se inspiró en el expresidente Donald Trump, está aprovechando su celebridad para explorar una candidatura a la Presidencia, un esfuerzo que está sacudiendo la política francesa. Las encuestas muestran que se ha adelantado un poco a la abanderada de la extrema derecha, Marine Le Pen, para convertirse en el principal rival del Presidente Emmanuel Macron en las elecciones del próximo año.

El hombre de 63 años está formando una nueva coalición electoral, desviando el apoyo tanto de Le Pen como de los votantes a los que llama “patriotas burgueses” que anteriormente respaldaron al partido de centroderecha de Francia, Los Republicanos. El ascenso de Zemmour es un revés para Le Pen, quien ha suavizado algunas de sus posiciones en un intento por convertirse en un candidato más viable contra Macron, desde que la derrotó en 2017.

Zemmour, hijo de inmigrantes judíos de Argelia, ha aventajado a Le Pen por la derecha al adoptar una retórica dura sobre la inmigración y la identidad nacional francesa. Ha acogido un punto de vista de los nacionalistas blancos llamado el “Gran Reemplazo”, que sostiene que las élites globales están conspirando para traer inmigrantes no europeos a Occidente para reemplazar a los ciudadanos blancos demográfica y culturalmente. Una idea que Le Pen no respalda.

El comentarista de extrema derecha francés Eric Zemmour asiste a una reunión con el alcalde de extrema derecha francés de Beziers, Robert Menard, para la promoción de su nuevo libro "La France n'a pas dit son dernier mot" (Francia aún no ha dicho su última palabra) en Béziers, Francia. Foto: Reuters

“Tiene miedo de ser demonizada”, dijo Zemmour en una entrevista. “Yo no tengo miedo”.

Muchos en la derecha piensan que Zemmour, un prolífico escritor que salpica sus comentarios con referencias literarias e históricas, sería más capaz que Le Pen de enfrentarse a Macron. Y Zemmour no carga parte del equipaje que significa el nombre Le Pen. Marine Le Pen ha pasado años distanciándose de su padre, Jean-Marie Le Pen, un ideólogo de extrema derecha cuyos comentarios sobre el Holocausto -él llamó a las cámaras de gas un “detalle de la historia”- han alejado a muchos votantes conservadores.

Le Pen dijo este mes que ella y Zemmour deberían formar una alianza contra Macron. “No quisiera que su candidatura fuera en realidad una división de nuestra capacidad para ganar esta elección presidencial”, dijo.

Zemmour aún tiene que declararse candidato o dar un calendario sobre su decisión. Varias encuestas recientes lo muestran un poco por delante de Le Pen y solo detrás de Macron en la primera ronda de las elecciones presidenciales, que están programadas para abril. En una encuesta de Harris de este mes, Macron lo derrotó entre un 57% y un 43% en la segunda ronda.

Zemmour ha subido al escenario político francés en un momento en que los partidos tradicionales de izquierda y derecha se han marchitado. Macron ganó la Presidencia iniciando su propio partido, en unas elecciones en las que un número récord de franceses se negó a respaldarlo a él o Le Pen. Ese grupo que se abstuvo se convirtió en una parte central del movimiento de los chalecos amarillos contra el establishment que se congregó en las calles para luchar contra la agenda de Macron a partir de 2018.

Partidarios del comentarista de extrema derecha francés Eric Zemmour asisten a una reunión en Beziers, Francia. Foto: Reuters

En las últimas semanas, Zemmour, que está promocionando un nuevo libro, se ha dirigido a auditorios abarrotados en toda Francia, con la multitud coreando “¡Zemmour, presidente!”. Sus discursos trazan una agenda nacionalista para Francia que incluye fuertes límites a la inmigración y un gran aumento en el gasto de defensa.

El viernes, en Rouen, cerca de las playas del desembarco del Día D en 1944, Zemmour pidió a Francia que abandonara el mando militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y atacó a la Unión Europea y Estados Unidos, que, según dijo, han socavado los intereses nacionales de Francia durante décadas.

“El desembarco fue, a la vez, una liberación del territorio nacional y al mismo tiempo una ocupación y colonización por parte de los estadounidenses”, dijo Zemmour.

En el último libro La France n’a pas dit son dernier mot (Francia aún no ha dicho su última palabra), Zemmour, relata cómo Rosine Ghawji, una franco-estadounidense que fundó un grupo llamado Madres Trabajadoras por Trump, se presentó para reunirse con él sin previo aviso en diciembre de 2016. Ghawji dijo que su grupo estaba buscando a alguien que pudiera replicar la victoria de Trump en Francia, escribió Zemmour, y le dijo: “El Trump francés eres tú”.

“Era importante, pero en ese momento no lo creía”, dijo Zemmour en la entrevista. “No tenemos el mismo estilo, pero por otro lado Trump entregó un método: no respetar las reglas del sistema. Y le dio un enfoque estratégico, que es la inmigración y la industria”.

Ghawji no respondió a las solicitudes de comentarios.

La celebridad política de Zemmour se ha visto impulsada por la televisión, donde tiene una presencia frecuente en los canales de noticias. Más recientemente, presentó un programa en CNews, un canal de derecha propiedad del multimillonario francés Vincent Bolloré.

El comentarista de extrema derecha francés Eric Zemmour asiste a una reunión para la promoción de su nuevo libro. Foto: Reuters

“Lo he seguido durante mucho tiempo”, dijo Nathalie Edery, profesora de historia que asistió al mitin en Rouen. “Hay una historia detrás del nombre Le Pen. Y está tratando de complacer, de no ofender a cierta parte de la población. Zemmour no hace eso. Dice lo que piensa”.

Las palabras de Zemmour a lo largo de los años, y hay muchas, incluidos 15 libros de no ficción y tres novelas, han generado condena y, en ocasiones, sanciones legales. Zemmour ha defendido a los líderes de la Francia de Vichy, el régimen que colaboró con la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Zemmour dijo que protegieron a los judíos franceses mientras entregaban judíos nacidos en el extranjero a los alemanes en un compromiso necesario con la ocupación, una afirmación disputada por muchos historiadores.

En su nuevo libro, Zemmour escribió que las familias de los niños asesinados en 2012 en una escuela judía cerca de Toulouse se estaban comportando como extranjeros por enterrar a sus hijos en Israel. “Los antropólogos nos han enseñado que somos del país donde estamos enterrados”, escribió.

Muchas organizaciones judías se han pronunciado en contra de Zemmour. “Las ideas de Zemmour solo pueden inspirar disgusto”, dijo Francis Kalifat, presidente de CRIF, la unión de organizaciones judías francesas.

Zemmour ha sido multado dos veces bajo las leyes antirracistas francesas por incitar al odio racial contra los musulmanes. Los comentarios incluyeron decir que Francia se enfrentaba a “una invasión durante los últimos 30 años”, algo que Zemmour ha dicho repetidamente en las últimas semanas en sus mítines.

La inmigración anual a Francia aumentó de 193.000 personas en 2006 a 272.000 en 2020, casi la mitad de las cuales procedían de África, según el gobierno francés. Los residentes franceses nacidos en el extranjero son ahora el 10,2% de la población, en comparación con el 7,5% en 1976, dice el gobierno.

“Tenemos que detener estos flujos migratorios”, dijo Zemmour este mes a una multitud que solo se encontraba de pie en Versalles, “porque estamos sufriendo una invasión sin precedentes en la historia”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.