Falta de experiencia y poco inglés: La primera baja del gobierno de Bolsonaro

Alecxandro Pinho Carreiro, el dimitido presidente de la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones.

El presidente de la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex), Alecxandro Pinho Carreiro, duró poco más de una semana en su cargo.

A poco más de una semana de asumir, el gobierno de Jair Bolsonaro ya tiene su primera baja. Se trata del presidente de la Agencia Brasileña de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Apex), Alecxandro Pinho Carreiro. El publicista, según informó el diario O Globo, no pudo resistir  a la presión y pidió su dimisión del cargo.

“El Sr. Alex Carreiro me pidió el término de sus funciones como presidente de la Apex. Agradezco su importante contribución en la transición y al inicio del gobierno. Llevo al Presidente Bolsonaro el nombre del embajador Mario Vilalva, con amplia experiencia en promoción de exportaciones, para presidente de la Apex”, escribió en Twitter el canciller Ernesto Araújo sobre la salida de Carreiro.

Las razones que llevaron a la dimisión del publicista apuntan a los estatutos de Apex. Para que Carreiro permaneciera en el cargo habría sido necesario alterar la normativa de la entidad, porque el publicista no poseía un inglés fluido y no tenía experiencia en el sector público en el área de comercio exterior, requisitos indispensables para su función, según apunta el diario carioca. Apenas destacaba en su currículum un paso por el Servicio Brasileño de Apoyo a las Micro y Pequeñas Empresas (Sebrae), donde fue pasante hace menos de una década.

Durante la campaña, Bolsonaro prometió que haría la elección de los cargos de su gobierno siguiendo “criterios técnicos”. Sin embargo, el caso de Carreiro “coloca en jaque” ese parámetro, según destacó el portal GGN.

Hasta ahora, la prensa brasileña apostaba a que la primera baja del gobierno de Bolsonaro podría ser la ministra de la Mujer, la Familia y los DD.HH. de Brasil, Damares Alves. La abogada y pastora evangélica ha estado en el ojo del huracán por sus polémicas declaraciones.

Crítica de la llamada “ideología de género” y el feminismo, se han viralizado videos donde afirma que “los niños visten de azul y las niñas de rosa” y que los gays y travestis son “enfermos”. Con estos dichos “pocos ortodoxos”, Alves “quedó en la cuerda floja”, según la revista Veja. “Va a necesitar mostrar mucho servicio (y mantener la boca cerrada) para recuperar su estabilidad”, comentó la publicación.

Pero la ministra volvió a la palestra. Ayer se conoció una entrevista que Alves concedió en 2013, donde afirma que la Iglesia evangélica perdió espacio en la sociedad brasileña al “dejar” que la “teoría de la evolución entre en las escuelas”. Esta vez las críticas no vinieron de las redes sociales, sino de otro integrante del gabinete. En una entrevista con Rádio CBN, el ministro de Ciencia y Tecnología, Marcos Pontes, dijo que “no se debe mezclar ciencia con religión”.

Seguir leyendo