Feminista y voto disidente en caso Puchuncaví: El perfil de Silvana Donoso, la jueza que enfrenta la furia del caso Ámbar

La magistrada de la Corte de Apelaciones de Valparaíso hoy arriesga una acusación constitucional por su rol en la libertad condicional de Hugo Bustamante. En sus tres décadas en el Poder Judicial ha cultivado un perfil progresista y cercano a los temas de género.




El silencio. Ese es el camino por el que optó la jueza Silvana Juana Aurora Donoso Ocampo (65) ante la ola de críticas y la posibilidad de una acusación constitucional en el Congreso por el rol que cumplió como presidenta de la comisión de libertades condicionales de Valparaíso, que en 2016, concedió la libertad a Hugo Bustamante, único imputado por el asesinato de la menor Ámbar Cornejo (16), en Villa Alemana.

Quienes la conocen aseguran que la magistrada de la Corte de Apelaciones es de carácter fuerte. Y por lo mismo, ha dicho a su entorno que está tranquila de que actuó conforme a derecho y que no responderá ante ataques personales.

Y de esos ha habido varios: primero la diputada Camila Flores pidió su remoción, luego el diputado RN Andrés Longton, anunció la acusación constitucional que cuenta hasta con la firma del diputado PS Marcelo Schilling, y este fin de semana se sumaron los dichos de la subsecretaria de la Niñez, Carol Bown quien planteó que “tenemos que ver cuál es la mejor opción de sancionar a un juez o jueza que, por sus ideologías, se transforma en un peligro para la sociedad”. Posteriormente el gobierno le quitó el piso a la autoridad, recalcando que el poder Ejecutivo mantiene un respeto irrestricto por el independencia de los poderes del Estado.

La magistrada Donoso pasó a ser la cara pública de la crítica al Poder Judicial que dejó en libertad a Hugo Bustamente, quien en 2016 alcanzó a cumplir 11 de los 27 años de condena que recibió por el asesinato de su ex pareja y el hijo de 9 años de esta. No obstante, esa decisión contó también con la aprobación de Paula Ramos, jueza del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Valparaíso; Alonso Arancibia, juez del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Viña del Mar; Loreto León, jueza del Juzgado de Garantía de Viña del Mar y Eduardo Saldivia, juez del Juzgado de Garantía de Valparaíso.

Las 36 abogadas que defienden a Silvana Donoso, la jueza que presidió la comisión que otorgó la libertad al único imputado del caso Ámbar

En una entrevista concedida a El Mercurio de Valparaíso en 2016, Donoso planteaba el mismo argumento de quienes hoy la defienden: que “lo único que se toma en cuenta en esta comisión es que se cumplan los requisitos legales”.

Voto disidente

En sus 31 años de ejercicio profesional, Silvana Donoso Ocampo ha construido una trayectoria asociada a la defensa de los temas de género, a la diversidad sexual y al medioambiente.

La magistrada, egresada en 1989 de la Universidad Católica de Valparaíso, es media hermana del abogado Samuel Donoso, el abogado concertacionista y cercano a Guido Girardi que defiende al presidente Sebastián Piñera en casos de derechos humanos levantados post estallido social.

Su carrera partió en 1990 como relatora de la Corte de Apelaciones, ha sido también relatora de la Corte Suprema y desde 2015 es jueza titular de la Corte de Apelaciones de Valparaíso.

A través de sus fallos es reconocida como una jueza garantista y progresista, y que suele ser voto de minoría de la Tercera Sala de la Corte de Apelaciones de Valparaíso.

La cadena de fallas detrás del caso de Ámbar

Así fue, por ejemplo, ante el recurso de protección presentado a favor de los habitantes de las comunas de Quintero y Puchuncaví. En fallo dividido, la Tercera Sala del tribunal de alzada -conformada por ella, los ministros Patricio Martínez Sandoval y Raúl Mera Muñoz- rechazaron la serie de recursos en favor de los habitantes de la zona. El voto disidente de Donoso fue recogido posteriormente por la Corte Suprema que revocó el fallo preliminar.

En 2018, la magistrada también fue voto disidente a favor de acoger un recurso de protección y ordenar al Registro Civil a inscribir a la hija de una pareja homoparental.

Después del estallido social, Donoso acogió un amparo contra Carabineros por el desnudamiento y obligación de realizar sentadillas a dos mujeres participantes en protestas. También acogió un recurso de amparo presentado en contra de Carabineros por un grupo de jóvenes detenidos en un contexto de protesta. Ordenó entonces un sumario administrativo y prohibición de acercamiento a las víctimas en aplicación de lo establecido en la Convención contra la Tortura.

Asimismo, el 26 de noviembre del año pasado, Donoso respaldó la prohibición de uso de balines y bombas lacrimógenas como elementos disuasivos en manifestaciones no violentas.

Comenta