Francis Cagigao, nuevo director deportivo de la Roja: “Hay que identificar el futuro”

El nuevo director deportivo de la Roja, el español Francis Cagigao, en su conversación con Milad y La Tercera.

La primera entrevista con el hombre que llega con plenos poderes para reformar las selecciones de fútbol de Chile, desde las categorías inferiores a la absoluta. El método del cotizado cazatalentos español contado en primera persona. "Lo importante es que sigamos viendo y desarrollando talento en Chile", dice.




Francis Cagigao (51 años), cotizado cazatalentos del Arsenal inglés, aceptó la propuesta que le hizo la ANFP. El español de Londres, como le gusta describirse asume como nuevo director deportivo nacional por dos años, en un principio. Un cargo inédito en el fútbol chileno, donde espera volcar toda su experiencia en Europa. Gallego de sangre, pero inglés de nacimiento, el ejecutivo concedió a La Tercera su primera entrevista instantes después de oficializarle a través de Zoom su sí a Pablo Milad, el presidente.

¿Por qué aceptó venir a Chile?

Fue una de las propuestas que más me llamó la atención. Significa un grandísimo reto y un orgullo representar a un gran país, con una gran cultura y tradición, no solo futbolística. .

¿Influyó en su decisión haber conocido a Alexis Sánchez?

No, honestamente no. Esos son temas apartados. El hecho de que yo, en su momento, en mi antiguo club, recomendara que ficháramos a un gran futbolista como es Alexis es una cosa completamente distinta. No hemos tenido conversaciones ni ha tenido nada que ver en este reto actual.

¿Usted lo fichó? ¿Fue el responsable de su contratación?

Yo diría que los clubes de fútbol son los que fichan futbolistas. Un individuo nunca firma un futbolista. Lo firma un club. Y cuando lo firma un club hay mucha gente por detrás de un fichaje, un traspaso o la registración de una ficha. Pero si la pregunta es quién lo recomienda, pues sí.

¿En qué momento comenzó a llamarle la atención?

En el Sudamericano de Paraguay (2007).

Estaba muy chico…

Sí, bien chico, efectivamente. He seguido su carrera desde el inicio. Un jugador siempre muy apetecible, me gustaba mucho, le gustaba a Arsène, hablaba muy a menudo con Wenger sobre Alexis. En un momento tuvimos la oportunidad de hacerlo, otros pescaron antes que nosotros, pero bueno, tuvimos que ser pacientes y esperar nuestro momento. Al final, conseguimos ficharlo y Alexis pasó a ser un jugador muy importante durante unos años en el Arsenal.

¿En qué consistirá su proyecto en Chile?

Chile es un país que conozco bien, que he visitado muchas veces. He estado en muchos estadios de fútbol. He visto a muchas selecciones, desde la absoluta, pasando por la Sub 20, Sub 17, Sub 15, partidos de la liga doméstica... Conozco gente en Chile. He tenido contacto con entrenadores y con gente del fútbol en Chile durante muchos años. Es un país con una gran tradición y cultura futbolística. Obviamente, la primera parte de mi proyecto es asesorar. Después, habrá una parte ideológica, porque cada persona quiere poner su granito de arena en cada proyecto que hace, pero yo creo que es muy temprano para hablar de esto. Yo soy más de sentar y poner unas bases, antes de empezar a hablar de ellas, porque tengo entendido que en este mundo hablar es bastante fácil y muy barato. Soy más una persona que piensa que lo que hay que hacer es sentar unas bases y ponerse a trabajar, antes de tener que explicar el proyecto en sí.

¿Y cuáles serían esas bases?

Vamos a ver. Ni siquiera he aterrizado en Chile. Ahora mismo estoy en una situación en la que he hablado con Pablo (Milad) y con el directorio de una amplia gama de aspectos sobre las selecciones, tanto la absoluta, donde obviamente hay una prioridad muy clara, y después las categorías inferiores, como puede ser la Sub 20 y la Sub 17, etcétera. Hemos hablado de un amplio espectro que tiene que ver con el desarrollo del fútbol chileno, del desarrollo del futbolista en las selecciones, de la identificación y de, también, programas de apoyo, en líneas generales, tanto a esos equipos como a la selección, como también a nivel nacional, en el fútbol chileno. Obviamente, todo esto será a partir de un punto de due diligence, porque el primero que se tiene que acoplar y aprender del chileno soy yo, y no al revés.

¿Cuánto tiempo pidió que le garantizaran para su proyecto?

Es una buena pregunta. Como todos sabemos, los tiempos a veces vienen marcados, en este caso, por los tiempos que pueda tener un directorio, una directiva, un presidente. Creo que el presidente ha sido muy claro, muy honesto y muy sincero. No ha querido comprometer a la federación más allá de lo que es su proyecto, por lo cual, hemos llegado a un acuerdo, inicialmente, por dos años. Tengo muy claro que para todo lo que queremos desarrollar, quizás dos años son cortos, pero también, por otro lado, tengo claro que quizás yo vaya a poner los cimientos de este proyecto, pero quizás el techo lo vaya a poner un chileno. Creo que hasta en cierto punto sería lógico, ¿no?, porque como se dice “Roma no se construyó en un día” y quizás todas las ideas que queremos desarrollar no van a ser posibles en un corto espacio de tiempo, con lo cual habrá que ir a las prioridades y ser pragmáticos y realistas en ese corto espacio de tiempo.

¿Cuáles serán sus atribuciones? ¿Influirá en las nóminas del seleccionador de Chile, por ejemplo? ¿Cuáles serán sus límites?

Mira, con todos mis respetos a tu pregunta, actualmente hay un director técnico chileno. Para mí sería ilógico y además una falta de ética y de respeto hablar de lo que va o lo que no va a ser mi relación con el entrenador o con los entrenadores de la federación o de las selecciones nacionales. Ahora mismo, hay un profesional que está trabajando y yo tengo que respetar esa situación.

Pero la pregunta va orientada a si asesorará al entrenador de turno, independientemente de si es Reinaldo Rueda o no…

Sí, lo entiendo. Obviamente, una parte de este trabajo, de la dirección deportiva de una federación, y de la ANFP conmigo en su organigrama, tendrá que ver con asesoramiento, tanto al técnico como a los otros staffs de las selecciones. Obviamente, esperamos tener una relación muy fluida con los clubes. Ir más allá de eso, ahora mismo, sin haber ni siquiera aterrizado en el país, pues creo que no sería ético de mi parte empezar a desarrollar esas teorías sin haber pisado suelo chileno.

Más allá de la situación contractual que existe en estos momentos, ¿qué opinión tiene del técnico Reinaldo Rueda?

Es una persona que ha sido un gran profesional en el mundo del fútbol. Actualmente es el director técnico y seleccionador de Chile y tiene mi máximo respeto. Sin más.

Si hubiese que buscar un entrenador para la Roja, ¿qué mirada puede ofrecerle a la ANFP? ¿Conoce técnicos europeos que podrían ser un aporte en Sudamérica?

Es muy temprano para poder hablar de esto. No he aterrizado en el país todavía. Chile tiene en estos momentos un director técnico y hay que ser respetuoso con eso y con el hecho de que yo soy un profesional de este mundo y para mí no sería ético ni profesional hablar con otros entrenadores mientras esté el señor Rueda.

A propósito, ¿cuándo llegará a Chile físicamente?

Me encantaría poder decirte una fecha concreta. Qué más quisiera yo que decirte “mira, el 1 de enero ahí estoy”, pero, lamentablemente, estamos en una situación de Covid-19. En estos momentos eso es muy difícil y hay que seguir las pautas que otros nos van a marcar. Ahora estoy en Galicia, en mi casa familiar.

¿Cuáles son sus orígenes? ¿Es español, inglés, o ambos?

Pertenezco a una familia de ambos padres gallegos, del norte de España, pero ellos emigraron a Londres en 1964. Pasaron más de 30 años allí. Yo nací ahí en 1969. La gente cuando me pregunta ‘de dónde eres’, le digo ‘pues, mira, yo soy español’. Y me dicen ‘pero de qué parte de España’. Y yo les digo ‘de Londres’. Y no me entienden. Cuando les cuento que, en esa época, en los años 80, había alrededor de 120 mil españoles en Londres, y más en el Reino Unido, pues lo entienden un poquito. Me considero español, londinense, gallego y ante todo un ciudadano del mundo, porque llevo muchos años trabajando en el fútbol, viajando por todo el mundo, viendo fútbol, viendo futbolistas, por lo cual no me gusta no considerarme un hombre de este mundo, porque siempre creo que allá donde he estado me he intentado adaptar. Y eso creo que es muy importante, ya no solo en el mundo del deporte.

¿Cómo empezó en el fútbol?

Empecé a jugar al fútbol allí, en Londres, empecé a ser futbolista en el Arsenal, de joven. Pasé del Arsenal, de joven, después de mi primer contrato profesional, al Barcelona, donde estuve en el Barça B, después en el Racing de Santander. Tuve algunas lesiones bastante graves, de joven. Representé a España en categorías Sub 19 y Sub 20. Se puede decir que después de unos inicios muy brillantes, pues tuve más bien una carrera profesional mediocre, pero bueno, jugué fútbol profesional en Segunda División, en Segunda B en España, incluso acabé en Tercera. Fui entrenador, incluso en esos momentos el más joven del panorama nacional en España, con 29 años. Y después, ya por ese entonces estaba trabajando un poquito a tiempo parcial para el Arsenal, conjuntamente con Arsène Wenger, y tempranamente pasé a formar parte de la secretaría técnica del Arsenal, donde estuve 23 años, donde pasé por muchos diferentes puestos y departamentos hasta salir del club el día 1 de septiembre de este año.

¿Cómo se transformó en un cazatalentos? ¿Piensa hacer lo mismo acá en Chile?

Desarrollé gran parte, por no decir casi toda mi carrera, en el Arsenal, que es una gran institución, al lado durante 22 años de un gran entrenador y una persona de la que pude aprender muchísimo, un gran mentor para mí como ha sido Arsène Wenger. Bueno, se puede decir que va en partes, todo lo que ha llevado hasta donde uno está hoy día, pues es producto de ese trabajo y de esas experiencias. Los directores deportivos del fútbol, me parece que el 97 por ciento proviene de las secretarías técnicas, de scouting, etcétera. Entonces, son procesos y pasos lógicos, porque cuando estás dentro de una secretaría técnica, y más en mi caso, donde tenía muchas otras funciones dentro de la organización, pues pasas un poquito a tocar muchos palos, como se suele decir en España, con lo cual la experiencia fue de mucha riqueza para mí, no solo en la identificación de jóvenes y grandes talentos, sino también en el desarrollo después de esas capacidades. Y también en las relaciones entre los responsables del desarrollo, los técnicos, y esa sintonía y esa fusión que tienen que tener con las secretarías técnicas para después desarrollar una gran carrera.

El Arsenal no tenía el presupuesto de otros clubes millonarios de Inglaterra, por lo que muchas veces apostaba por jugadores jóvenes y baratos, que había que buscar, ¿cuánto tuvo que ver en eso?

Tienes toda la razón. Fuimos, en esos años, un club que, sobre todo, buscábamos talento debajo de las piedras, como se suele decir, porque se construyó un gran estadio, a gran coste económico y se tuvo que ser muy creativo en las formas. Es verdad que pudimos fichar y a la postre vender muchos futbolistas que ayudaron a financiar ese proyecto.

Aparte de Alexis, ¿tuvo a otro chileno en carpeta?

Sí, hubo muchos, pero no me gusta dar nombres, porque sería muy injusto. Estuvimos muy atentos, obviamente, a esa gran generación que salió y que gana la Copa América, en 2015, y gana la Centenario, en 2016. Estuvimos atentos no solo a esa generación. Te puedo hablar de que años antes he tenido muchas conversaciones desde los tiempos que Chile tenía a Marcelo Salas e Iván Zamorano jugando arriba, en punta. Sí, el club siempre tuvo lo que se llama en Inglaterra un global outlook, que quiere decir que las vistas están puestas globalmente, y Chile siempre fue un país muy apetecible, donde veíamos talento. Lo importante, ahora que estoy aquí mismo, es que sigamos viendo y desarrollando talento en Chile.

¿Ayudará a buscar nuevos jugadores para la Selección? Hay muchos que tienen sangre chilena y que podrían ser alternativas…

Lo que está claro es que buscamos desarrollar todos los medios posibles para poder identificar y después a la postre desarrollar talento chileno. Quien sea, extranjero, pero también dentro de Chile. Ya hablamos de que Chile es un país muy largo; quizás, si me permiten, algo centralizado. Yo creo que debe de haber mucho talento en Chile y es cuestión, desde nuestro punto de vista, de ayudar a identificar ese talento y también, si es posible, ayudar a desarrollar programas educativos para también ayudar a los clubes en todo lo posible, para que ellos puedan identificar y desarrollar talento de la mejor manera posible dentro del país. Como bien dije antes, creo que es un trabajo largo, un trabajo costoso, y si yo estoy aquí para poner los cimientos y otro para poner el techo, pues que así sea, no pasará nada. Aceptaré ese reto, porque para mí es un gran reto poder trabajar por y para la ANFP y para un país como Chile.

Usted mencionó a la generación dorada. Al respecto, ¿esa generación cumplió un ciclo? ¿Tiene aún para dar o es urgente encontrarle un recambio?

Lo primero que hay que ser es respetuoso, igual que hablábamos antes de los técnicos, también hay que ser respetuoso en el sentido del jugador. Esta es una generación que ha dado muchas tardes y días de gloria a Chile. Lo primero es no generalizar, porque tú puedes decir que un futbolista está en su ocaso, cuando a lo mejor te demuestra en el campo, en el día a día, que le queda cuerda por delante. Creo que es muy importante valorar cada caso de manera individual. Yo creo que todos estamos de acuerdo en que hay que hacer un trabajo para regenerar, pero ese trabajo para regenerar es sin olvidar que actualmente Chile tiene un grupo de jugadores muy competitivos, ganadores en el pasado, que ahora mismo están jugándose una clasificación para el Mundial. Entonces, si bien hay que identificar el futuro, tampoco se puede olvidar de que hay un presente y que ese presente es muy importante, ya que Chile necesita de esos jugadores en la actualidad.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.