¿Y si el General Baquedano se queda como está?

Imagen-baquedano-1

La duda sobre qué hacer con las huellas del estallido en el patrimonio hoy es parte del debate entre expertos. El tema estuvo sobre la mesa en el conversatorio Poder, identidad y Representación realizado el Museo de Bellas Artes, basado en el proyecto curatorial "Contra la Razón" del escultor Luis Montes Rojas.




Hace cuatro días, el Consejo de Monumentos dio a conocer el catastro de daños que han sufrido los bienes patrimoniales a raíz del estallido social. El resultado arrojó más de 500 monumentos damnificados en los últimos meses. Estatuas, iglesias y edificios iconos patrimoniales de las distintas ciudades del país se han visto afectados con rayados, destrucción o incendios.

En medio de la Plaza Baquedano -rebautizada por el movimiento social como Plaza de la Dignidad- la estatua del General Baquedano- el Monumento al General Baquedano se convirtió en un emblema del estallido social. El héroe de la Guerra del Pacífico -que fue acomodado ahí en 1927-  ahora luce las banderas, consignas y colores del estallido. La discusión ahora es si debe permaner allí o hay que moverlo para resguardar su condición patrimonial.

La duda sobre qué hacer con las huellas del estallido en el patrimonio hoy es parte del debate entre expertos. El tema estuvo sobre la mesa en el conversatorio Poder, identidad y Representación realizado el Museo de Bellas Artes, basado en el proyecto curatorial "Contra la Razón" del escultor Luis Montes Rojas y al que asistieron la psiconalista, Constanza Michelson; el director del Instituto de Historia y Ciencias Sociales de la Universidad de Valparaíso, Pablo Aravena y el filósofo y profesor de la Universidad de Chile, Sergio Rojas.

El académico de la Universidad de Valparaíso, Pablo Aravena, es de la tesis de que los monumentos no dicen nada sin la memoria social y la historia con la que cargan. Asegura que desde 1973 no se veía el nivel de destrucción contra el patrimonio que se ve hoy . Y es partidario de que las evidencias del estallido se mantengan: "Se debe conservar por un buen tiempo las huellas que ha dejado este movimiento en los monumentos".

Sergio Rojas, experto en teoría de las artes, apunta al debate público por la destrucción del patrimonio desde el estallido. Asegura que se trata de "una estrategia del gobierno para justificar la imposición del orden público en las calles".

Sobre esto, la sicoanalista Constanza Michelson señala que el rol de la ciudad como tejido social no se destruyó con esta crisis sino que mucho antes. Plantea que las agresiones patrimoniales son "el reflejo de que el espacio público y los símbolos de la república no tienen el mismo sentido para la ciudadanía". "Lo que está pasando con los monumentos habla de ir en contra de los signos y no de cambiar uno por otro", explica.

Para Sergio Rojas, la violencia que han ejercido históricamente las instituciones tradicionales se ha naturalizado y hoy esta se enfrenta a una "violencia de decepción" por parte de los manifestantes.

Comenta