Independientes al Congreso: los proyectos que nadie quiere apurar

15 DE ABRIL DEL 2021 SESION DE LA CAMARA DE DIPUTADOS EN LA QUE SE VOTA EL PROYECTO DE TERCER RETIRO DE FONDOS PREVISIONALES. FOTO: DEDVI MISSENE

Motivados por el ímpetu de los acontecimientos, entre marzo y mayo se presentaron dos proyectos para reducir los obstáculos para la inscripción de candidaturas independientes para las parlamentarias. A 24 días de que se cierre el plazo para registrarse ante el Servel, nadie duda de que estas iniciativas seguirán durmiendo en los pasillos del Senado y la Cámara.




Los proyectos para reducir las exigencias a las candidaturas independientes salieron a la luz con bombos y platillos, pero hoy están prácticamente asfixiados. Y es que son muy pocos los interesados en empujar realmente estas iniciativas.

Y a pesar de la fuerte campaña que en estos días ha realizado la Lista del Pueblo en redes sociales acudiendo a actores como Daniel Muñoz -el icónico de la serie Los 80- y promoviendo en el Servel el patrocinio de candidaturas independientes como Fabiola Campillai, lo único claro es que las iniciativas no serán ley antes del 23 de agosto, fecha en que deben estar inscritas las candidaturas.

Es decir, seguirán rigiendo las mismas reglas que obligan a cada postulante a reunir firmas equivalentes al 0,5% de la participación de las últimas elecciones en los distritos, y que en la papeleta deben competir solos contra una lista.

En el Congreso existen dos mociones sobre el tema presentadas este año, que han avanzado muy poco. La que está en el Senado fue votada en la Comisión de Gobierno y rechazada, y debe ser puesta en tabla en la sala, aunque el titular de la instancia, senador Carlos Bianchi (independiente) no le ve mucho futuro: “Por la experiencia, veo que los partidos no han entendido nada y se van a negar a la posibilidad de que haya listas de independientes. Tendrán que asumir las consecuencias”.

Este proyecto, que fue presentado el 3 de marzo 2021, ha tenido una caminata controvertida. Fue firmado por Bianchi, Yasna Provoste (DC), Francisco Chahuán (RN) y Jaime Quintana (PPD), sin embargo, después de la megaelección en que los independientes obtuvieron un amplio número de votos en la Convención Constituyente, los dos últimos retiraron su patrocinio. Y ayer cuando se votó la idea de legislar, sólo el senador por Magallanes lo aprobó.

La iniciativa recibió tres rechazos de Manuel José Ossandón (RN), Luz Ebensperger (UDI) y José Miguel Insulza (PS), quien además protagonizó un bochornoso incidente con el micrófono abierto, donde ironizó sobre el discurso de Bianchi asegurando que buscaba “el clamor” para que se aprobara la iniciativa.

La senadora UDI argumentó su rechazo: “Algún día se podría facilitar la participación de los independientes, pero igualarlo a los partidos me parece que es destruir todo el sistema electoral, lo cual terminará debilitando la democracia”.

Bianchi, uno de los pocos parlamentarios independientes, insistirá: “Voy a hacer todo lo posible para colocarlo en tabla en la sala, aunque tenga la negación de todos los sectores políticos. Acá la única explicación es que están con un enorme temor de perder las cuotas de poder de las estructuras de los partidos”.

El otro proyecto, presentado el 25 de mayo por el Frente Amplio y el PC, no tiene para cuándo. Ayer los diputados patrocinantes realizaron un punto de prensa, aunque admiten que no hay espacio legislativo. “Ha habido presión y podría ponerse en tabla en la comisión, pero la próxima semana es distrital y estamos contra el tiempo. La verdad lo veo muy difícil (que salga)”, señala el diputado Diego Ibáñez (CS).

De hecho, la diputada Andrea Parra (PPD), presidenta de la Comisión de Gobierno, donde está alojada esta moción, asegura que no está dentro de las prioridades. “He dicho que se trata de un proyecto que no tiene urgencia y que será visto cuando corresponda. Aquí no hay vetos. Personalmente, estoy a favor de la paridad y los escaños reservados, pero no de las listas de independientes, pues un cambio de esa magnitud debe hacerse después de la nueva Constitución”, manifiesta.

Cabe recordar que para la elección de los constitucionales se cambió el sistema de selección permitiendo la inclusión de independientes, la paridad y los escaños reservados.

Diferencias

¿Cuáles son las ventajas para los independientes que proponen los proyectos? Varias.

Cantidad de firmas: hoy cada nombre independiente debe juntar un 0,5% de firmas respecto del total de la última votación. El proyecto de la Cámara propone que si hay tres interesados independientes, entre todos puedan sumar ese 0,5% de firmas, o reducir el requisito al 0,2% por persona, si fuera solo.

Contabilidad: el sistema electoral D’Hondt que se usa en Chile primero contabiliza los votos por lista y luego se reparten los cargos. Ello obliga a que cada independiente para obtener un cupo deba sumar más votos que las otras Listas ganadoras que en general son integradas por varios postulantes. O sea, en un lugar en que se eligen tres diputados, si la lista más votada que lleva cuatro candidatos obtiene 20.000 votos, el independiente por sí solo debe tener 20.001 para ser electo.

Subpactos: hoy, las listas conformadas por los bloques pueden dividirse en subpactos de partidos, y dentro de ellos pueden incluir a los independientes. El proyecto de la Cámara plantea que se visibilice a los independientes y un bloque pueda incorporar un subpacto sólo de independientes, lo cual les otorgaría más oportunidades a la hora de contabilizar los votos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.