Tercera PM
Presenta:

Kacey Musgraves: la atípica estrella del country que triunfó en los Grammy

La artista de 30 años oriunda de Texas se llevó el preciado trofeo de Disco del año con un material rupturista en un género habitualmente conservador y machista. En su álbum, habla de los derechos LGBTQ, las relaciones homosexuales y el consumo de drogas.


Una de las grandes ganadoras de la noche durante la ceremonia de los premios Grammy fue la cantante Kacey Musgraves. Un nombre que poco suena en este lado del mundo, pero que en su natal Estados Unidos ha forjado una carrera en la música country, aunque representando un quiebre en ese estilo musical.

La estrella de 30 años recibió anoche el Grammy a álbum del año por Golden Hour: un material aplaudido por muchos y criticado por otros tantos, sobre todo los más conservadores del country.

“Es increíble”, dijo al recibir el premio. “Estoy rodeada de álbumes gigantes. Es una locura haber ganado, pero estoy muy agradecida. Esto no me hace mejor que los demás”, dijo tras superar en ese apartado a Cardi B (con Invasion Of Privacy), Brandi Carlile (By The Way, I Forgive You), Drake (Scorpion), H.E.R. (homónimo), Post Malone (Beerbongs & Bentleys), Janelle Monáe (Dirty Computer) y la banda sonora de la cinta Black Panther, y acompañada por los otros premios recibidos: mejor álbum de country, mejor canción de country (por Space Cowboy) y mejor actuación individual de country (Butterflies).

En este, disco de estudio estrenado en marzo de 2018, la intérprete nacida en Texas consolidó su apuesta artística, mezclando los clásicos sonidos del género con el pop e incluso la electrónica, y donde expande las usuales letras de amor y desamor, de la familia y del hogar, con dedicatorias a los derechos LGBTQ, las relaciones homosexuales y el consumo de drogas.

Son temas que habitualmente el country no trata, ya que es una expresión alzada como el refugio musical del patriotismo norteamericano, la estética vaquera, los valores conservadores y la mirada de la mujer como una mera comparsa masculina.

Musgraves lanzó su primer disco en 2002, y cinco años más tarde participó del programa buscatalentos Nashville Star, donde logró solamente el séptimo lugar. Ese mismo año vería la luz su material más significativo hasta entonces, titulado solo con su nombre.

En 2012 estrenó el sencillo Merry Go ‘Round, un tema que justamente habla de romper con las tradiciones: “Si no tienes dos hijos a los 21, probablemente morirás sola/Al menos eso dice la tradición./Y no importa si no eres creyente. La mañana del domingo/mejor que estés en la primera fila como se supone que debes”.

Dicha canción se sumó luego al disco Same Trailer Different Park (2013), con el que algunos sitios dedicados al género consideraron que la cantante “podía salvar la música country de sí misma”, o que “podría tener el potencial de cambiar la música country para mejor”, al honrar las tradiciones del género mientras sumaba sus propias percepciones del mundo.

Este disco le valió la nominación al Grammy al mejor álbum de música country en los premios de 2014.

Consumiendo LSD

Luego vendría el álbum Pageant Material (2015), en cuya portada Musgraves aparece con una corona cual reina de belleza, delante de un telón rojo brillante. “Prefiero perder por lo que soy / que ganar por lo que no soy”, dice en la canción que pone nombre al disco. “Celebra, ante todo, una auténtica autoexpresión”, comentó el sitio estadounidense Pitchfork por entonces.

Tres años después, el mismo portal dedicaría mayores elogios a Golden Hour. “Es seductor, tanto lírica como musicalmente”, se lee en la revisión del álbum, que tiene joyas como Mother: un tema dedicado a su madre y que según confesó, escribió consumiendo LSD.

Al otro lado del Atlántico, el medio británico The Guardian ubicó al álbum en el octavo lugar de los mejores discos de 2018. “El nuevo álbum de Musgraves confirma que no es tu estrella promedio de Nashville”, se lee en la columna donde desglosa el material, de “claridad emocional y claridad melódica”.

Sobre el proceso creativo de este disco y la mezcla de la tradición con otros géneros, la cantante -quien ha teloneado a estrellas como Taylor Swift y Harry Styles-, declaró a revista Rolling Stone: “Fue un poco enigmático descubrir que mi espíritu no está perdido y también tratar de encontrar un nuevo sonido para mí, porque todavía estoy muy apegada a la música country que amo. (…) No necesito curiosear e intentar hacer un álbum de pop al azar solo por la mierda que es eso”.

Y también habló de su relación con la droga, casi como una idea de vida. “Son cosas positivas si se usan responsablemente. No le voy a decir a nadie que salga corriendo y haga algo que no sería adecuado para su mente o su estilo de vida, pero tuvo efectos positivos para mí. (…) Me hizo más compasiva como hija, como nieta, como pareja. Me puso en mi lugar en el universo, me dio la perspectiva que creo que todos deberían tener”.

Seguir leyendo