La batalla de Virginia Giuffre, la mujer que denunció al príncipe Andrés por abuso sexual

Virginia Giuffre camina después de la audiencia en el caso penal contra Jeffrey Epstein en la corte federal en Nueva York, en agosto de 2019. Foto: Reuters

La mujer, que presentó una demanda civil contra el príncipe en Nueva York y que acusó a Jeffrey Epstein, se ha convertido en una de las más activas defensoras de las víctimas de tráfico sexual.


Virginia Giuffre, la mujer estadounidense que acusa al príncipe Andrés de haber abusado de ella cuando era menor de edad a través de la red de tráfico sexual de Jeffrey Epstein, presentó el lunes una denuncia en Nueva York contra el miembro de la realeza británica, volviendo a colocar el caso en el foco de atención. La acción judicial pone de manifiesto los lazos del segundo hijo de la reina de Inglaterra con el fallecido empresario estadounidense acusado de tráfico de menores, que ya lo forzaron a retirarse de la vida pública en 2019.

En la demanda, presentada en la corte federal de Manhattan, Virginia Giuffre, de 38 años, afirma que el duque de York, de 61 años, es “uno de los hombres poderosos” a los que ella fue “entregada con fines sexuales”, indicó la agencia France Presse.

Los hechos ocurrieron entre 2000 y 2002, cuando la denunciante -que entonces era conocida como Virginia Roberts- tenía 16 años, y tuvieron lugar a través de la extensa red de tráfico sexual por la que Epstein fue encarcelado. El magnate financiero se suicidó en una prisión de Manhattan a mediados de 2019.

El plan de tráfico de Epstein involucraba el reclutamiento de niñas, a menudo alegando que se les pagaría US$ 200 por simplemente brindar un masaje a un multimillonario. Este mismo patrón se repitió numerosas veces con innumerables niños y mujeres jóvenes.

El príncipe Andrés, duque de York, observa durante el funeral de su padre, el príncipe Felipe, en abril de 2021. Foto: Reuters

Un portavoz del Palacio de Buckingham rechazó hacer comentarios sobre la denuncia y una firma de relaciones públicas que representa al príncipe envió un mensaje de “sin comentarios” a France Press hoy.

“Hago responsable al príncipe Andrés de lo que me hizo. Los poderosos y los ricos no están exentos de rendir cuentas. Espero que otras víctimas vean que es posible no vivir en el silencio y el miedo”, dijo Giuffre en una declaración difundida a los medios de comunicación. “No fue una decisión tomada a la ligera. Como madre y esposa viene mi familia primero. Sé que esta acción me someterá a más ataques por parte del príncipe Andrés y sus representantes legales”, agregó.

En la denuncia se señala que el príncipe Andrés cometió agresión sexual y agresión a la demandante cuando tenía 16 años. Como tal, el miembro de la realeza británica es responsable de la agresión y la imposición intencional de angustia emocional de conformidad con el derecho consuetudinario de Nueva York. El daño al demandante ha sido severo y duradero, detalla.

Después de años de abuso, Epstein envió a la demandante a Tailandia en septiembre de 2002. Una de las tareas de Giuffre era traer a una niña de regreso al empresario en Estados Unidos. “Temiendo por su vida y sin querer someter a otra niña al abuso que se vio obligada a soportar, la demandante huyó de Tailandia a Australia para escapar de Epstein”, indicó el texto.

El príncipe Andrés con Jeffrey Epstein.

¿Quién es Virginia Giuffre?

En el documental Jeffrey Epstein: asquerosamente rico, Giuffre cuenta que conoció a Ghislaine Maxwell en la mansión de Donald Trump en Mar-a-Lago, donde el padre de la adolescente trabajaba como jefe de mantenimiento y ella misma fue empleada como personal del spa. Maxwell era la mujer supuestamente encargada de hacerse amiga de las niñas, salir con ellas de compras y al cine, antes de convencerlas de dar masajes desnudas a Epstein, durante los cuales se llevaban a cabo actos sexuales.

Al verla leer un libro sobre masajes, la hija del magnate británico Robert Maxwell le ofreció un empleo como masajista con Epstein asegurándole que no hacía falta experiencia previa. Al poco tiempo comenzaron los abusos y Giuffre se convirtió en una de las chicas que iba siempre con el empresario en su avión. “Fue una época perversa y realmente aterradora”, dijo ante la jueza sobre un abuso que sufrió durante dos años y medio, de los 14 a los 17.

“Espero que otras víctimas vean que es posible no vivir en silencio y atemorizada, sino recuperar tu vida al hablar públicamente y exigir justicia”, dijo el lunes tras presentar la demanda contra el príncipe Andrés. Giuffre señaló que no fue fácil, porque es madre y esposa y teme las represalias, pero también es consciente de lo difícil que es para las víctimas dar un paso adelante. “Sabía que si no iniciaba esta acción, las decepcionaría”, afirmó.

En la denuncia, Giuffre afirma que los abusos se produjeron en la casa londinense de Maxwell, quien se declaró inocente en la corte -en abril- de haber reclutado chicas menores de edad para Epstein y su juicio puede comenzar en noviembre.

Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell.

En el documento también se asegura que Andrés abusó de ella en la mansión de Epstein en Nueva York y en Little St. James, la isla privada del financiero en las Islas Vírgenes. El príncipe negó “categóricamente” estas acusaciones en una entrevista con la BBC en noviembre de 2019.

“Epstein, Maxwell y el príncipe Andrés forzaron a la denunciante, una niña, a tener relaciones sexuales con el príncipe Andrés contra su voluntad”, señala el documento.

En la demanda se señala que Giuffre debía estar disponible para Epstein con fines sexuales y viajaba con frecuencia con él tanto a nivel nacional como internacional. Epstein abusó regularmente de la demandante y Epstein la prestó a otros hombres poderosos con fines sexuales. Uno de esos hombres poderosos a quien se prestó la demandante con fines sexuales fue el duque de York.

El miembro de la casa real británica expresó incluso sus dudas sobre la autenticidad de una foto en la que aparece con Giuffre y, al fondo, Maxwell, que sigue encarcelada por el caso Epstein.

Sigrid McCawley, abogada de Giuffre, dijo a la cadena CNN en un comunicado que “la presentación de esta denuncia demuestra que, independientemente del poder, el privilegio o incluso de ser un príncipe, nadie está por encima de la ley en Estados Unidos y todos los perpetradores de abuso deben rendir cuentas”.

Giuffre está buscando un pago por daños y perjuicios “en una cantidad que se determinará en el juicio”, así como los honorarios de los abogados y otras reparaciones adicionales “que el tribunal considere justo y apropiado”, según la demanda.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.