La disputa del hijo de Bélgica Castro contra Chileactores: acusa que no lo dejaron ver a su mamá y que su testamento fue sustraído

Leonardo Mihovilovic, único hijo de la actriz y del dramaturgo Domingo Tessier, presentó una querella penal contra Catalina Saavedra y Esperanza Silva, a quienes acusa de apropiación indebida. Según su relato, el organismo le impidió ver a su madre durante los últimos años y se habría apropiado y vendido bienes y pertenencias que Castro y Alejandro Sieveking querían supuestamente donar a distintas instituciones. Aquí, entrega más detalles de su situación a La Tercera PM.




Leonardo Mihovilovic Castro (67) es el único hijo de la fallecida actriz Bélgica Castro y el actor y dramaturgo Domingo Tessier. Cuenta que durante mucho tiempo se enfrentó a representantes de Chileactores, quienes se involucraron en el cuidado de la actriz en los últimos años y le habrían impedido visitar a su madre, negándole el acceso al departamento que ella compartía con su marido Alejandro Sieveking.

Tras la muerte de Castro el 6 de marzo de 2020, el mismo día de su cumpleaños 99 y sólo 24 horas después del fallecimiento de Sieveking, Mihovilovic asegura que Chileactores vació el departamento que ambos compartían y que sus pertenencias desaparecieron. Una serie de objetos y artículos que según él le corresponden por ley y por acuerdo con la pareja. Por lo mismo, Mihovilovic presentó una querella penal contra las actrices Esperanza Silva y Catalina Saavedra -ambas de Chileactores- por una supuesta apropiación indebida, hecho que dio a conocer anoche CHV Noticias. “Cuando Alejandro fallece, al otro día fallece mi madre, por lo que legalmente corresponde que lo que Alejandro tenía pasara todo a mi madre. Y al ser yo el único hijo y ellos no tener hijos, falleciendo mi madre debía pasar todo a mí”, asegura Mihovilovic a La Tercera PM, quien lleva el apellido de nacimiento de Tessier y actualmente trabaja como guardia de seguridad.

“Al momento de fallecer ellos, las personas que estaban entre comillas a cargo de ellos, o sea Chileactores con la señora Silva a la cabeza, deberían haberme hecho entrega de todo. Porque todo eso tiene un fin súper específico, conversado con mi mamá y con Alejandro siempre”, asegura el hijo de Bélgica Castro, quien explica que no cuenta con un testamento escrito por su madre en su poder que clarifique el asunto.

Sí asegura que la intención de Sieveking y Castro -según le habrían dicho a él- era que sus posesiones de valor artístico, como libros y vestuario de su trabajo en teatro, fueran administradas por Mihovilovic y donadas a diversas instituciones. “La idea de ellos es que sus libros pasaran a bibliotecas universitarias o a la Biblioteca Nacional. Cuadros de ellos a otros organismos o el Museo de Bellas Artes y lo relacionado con teatro obviamente al Antonio Varas o a la Universidad de Chile. Cosa que no ha sucedido hasta el momento, todo lo contrario. El departamento lo vaciaron entero, excepto los muebles. Esta gente (Chileactores) dice que las cosas fueron depositadas en una bodega, pero yo no tengo idea”, comenta.

Foto: Pantallazo CHV

¿Por qué no hay un testamento o un documento que respalde su versión? Mihovilovic asegura que “ellos hicieron varios testamentos durante toda su vida, los fueron cambiando. Pero una persona que los cuidó durante tres años, cuando mi madre le dio Alzheimer, dice que ella tuvo en sus manos un testamento en que Alejandro decía claramente que si él fallecía pasa todo lo suyo a Bélgica, y que si ella fallecía todo pasaba a Leonardo. Ese testamento, nos dice esta señora, fue sacado del departamento por personas ajenas”.

Mihovilovic cuenta que tampoco tuvo injerencia en el velorio y funeral de Castro ni de Sieveking, a quien considera como su padre y quien ofició ese rol “por más de 60 años”, de acuerdo a su relato. “Mi mamá quería que echaran sus cenizas en el Santa Lucía, a los pies de un jacarandá que a ella le encantaba, pero yo no tengo idea qué pasó con sus cenizas, nunca me llegaron. Chileactores se encargó de esa parte, Esperanza Silva y Catalina Saavedra”.

Asimismo, el hijo de la reconocida actriz señala que durante años fue él junto a su señora, Marcela, quienes se hicieron cargo de los cuidados de la pareja. “Estas personas (Chilectores) dicen que llevaban 10 años haciéndose cargo de ellos, pero la persona que ingresó a mi madre una vez que casi se muere cuando tomó tramadol, fue Marcela, fue mi señora la que en el hospital San José la estuvo cuidando durante un mes. Yo trabajaba desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde, pero los días sábado iba a La Vega y les llevaba las verduras, durante 40 años. Mi señora lo asistía, les lavaba la ropa, una ayuda 100 por ciento”, relata.

Mihovilovic asegura que el año pasado intentó solucionar la situación enviando una carta a los abogados de Chileactores, en febrero de 2020. “Me citan a la oficina, llego allá y me encuentro con dos abogados, Catalina Saavedra, Esperanza Silva, y en cuanto nos sentamos me acusan de ladrón, sinvergüenza, me imputaron cosas frente a las cuales no hay nada, no hay nada legal ni tampoco he hecho nada para que me las imputen, no tengo idea de dónde las sacaron. Finalmente el tema nunca fue solucionado y yo nunca pude ver a mi mamá”.

En el caso de Catalina Saavedra, la querella se presentó luego que supuestamente la actriz vendiera el departamento que compartían Sieveking y Castro tras la muerte de ambos, a partir de un mandato entregado por el actor y dramaturgo en febrero de 2020. Precisamente, la fecha en que Mihovilovic comenzó a hacer gestiones para reunirse con Chileactores y un mes antes de presentada la querella.

Los detalles

Mihovilovic presentó una medida prejudicial preparatoria -en el 27 Juzgado Civil de Santiago- ante el caso del departamento propiedad de Sieveking, el que fue vendido por $80 millones. El documento apunta a Diego Pérez Miranda, el comprador de la propiedad, a quien Mihovilovic exige que presente los documentos que certifiquen que habría pagado dicho precio, ya que él como heredero no recibió nada de aquel monto. El inmueble se compró en febrero de 2020.

Además, el hijo de la fallecida actriz puntualiza que su representada interprondrá contra Pérez una demanda de nulidad de contrato y de indemnización de perjuicios

En cuanto a la querella, presentada en el 8° Juzgado de Garantía de Santiago, el pasado 5 de abril Pérez Miranda presentó pruebas de la compraventa, como una copia de un depósito por la cifra de $80 millones a nombre de Sieveking. “Sin embargo, el referido documento jamás fue cobrado por don Alejandro Sieveking”, se lee en la querella establecida por Mihovilovic.

En el mismo texto, aparece que tal depósito está suscrito por la actriz Catalina Saavedra y aparece endosable a nombre de la Fundación GestiónArte, ligada a la Corporación de Actores y Actrices de Chile (Chileactores). En resumen, según se argumenta en la querrela, los dineros pagados por quien compró el departamento fueron destinados a GestionArte.

“Es más, como se indica en el citado documento bancario, quien dispuso del endoso fue la querellada Catalina Saavedra, incumpliendo con ello lo indicado en el Mandato General, supuestamente otorgado por don Alejandro, con fecha 12 de febrero de 2020”, dice el documento, apelando precisamente al mandato que el fallecido dramaturgo le habría dejado a la actriz de La Nana para esta clase de gestiones.

Sin embargo, Mihovilovic asegura que la firma que aparece en este mandato no se parece a la de Sieveking y que ella se ha negado a rendir cuentas de tal mandato.

Finalmente, el hijo de Castro alega apropiación indebida con respecto a los bienes que existían en el departamento, muchos de ellos valiosos y que pertenecían al patrimonio cultural de la pareja, los que según él no estaban en el momento en que se compró el departamento. Exige en la querella que se esclarezca el destino de numerosos objetos que, ya está dicho y según sus palabras, donaría a distintas entidades culturales.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.