La dura advertencia de la OMS de cara a Navidad por ómicron: “Nos enfrentamos a un tsunami de infecciones en el mundo”

Personas hacen fila para recibir la dosis de refuerzo de la vacuna contra el coronavirus en el Hospital St Thomas, en Londres. Foto: AP

Con una presencia confirmada en al menos 77 países, incluido Chile, la nueva variante del coronavirus podría complicar las reuniones familiares de fin de año, según la jefa técnica de la OMS para el Covid-19, Maria van Kerkhove.


A menos de dos semanas de que gran parte del mundo inicie las tradicionales fiestas de fin de año, la jefa técnica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el Covid-19, Maria van Kerkhove, alertó del fuerte impacto que podría tener la rápida expansión por el mundo de la nueva variante del coronavirus, ómicron, especialmente teniendo en cuenta que la última Navidad fue ensombrecida por los 100 mil muertos semanales.

“Nos enfrentamos a un tsunami de infecciones en el mundo, tanto de la variante delta como de ómicron. Se lo repito a los gobiernos: no esperen para actuar. Y no me refiero a confinamientos. Usen mascarillas, faciliten el teletrabajo, limiten los contactos con otras personas, eviten las reuniones, aumenten la vigilancia y tengan los hospitales preparados”, sentenció la epidemióloga norteamericana en un intento por evidenciar la gravedad de los rebrotes registrados durante los últimos días y que obligaron a los países a tomar nuevas medidas contra la pandemia.

Van Kerkhove, en entrevista con el diario español El País, aseguró que las personas deben ser “extremadamente prudentes” para la temporada navideña, fecha en que aumentan la movilidad y las reuniones familiares. Si bien señaló que para reducir los riesgos todos los asistentes deben estar vacunados, la funcionaria de la OMS advirtió que la inoculación “por sí sola no es suficiente”. Por ello, aconsejó la realización de un test de antígenos, actividades al aire libre, usar mascarilla cuando sea factible y un límite establecido de participantes.

Personas esperan para ser vacunadas contra el Covid-19 en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Foto: AP

El pasado 24 de noviembre fue confirmado el hallazgo en Sudáfrica de ómicron y desde ese momento se ha confirmado su presencia en al menos 77 países, entre ellos Chile. Hasta ahora, la información sobre la nueva variante del Covid-19 es limitada, pero aunque podría ser más leve que la cepa original es altamente transmisible, por lo que un alto número de contagiados podría volver a colapsar los sistemas sanitarios de los países.

Un estudio realizado por Discovery Health en Sudáfrica, sobre 211 mil casos, de los cuales 78 mil son atribuibles a ómicron, señaló que el riesgo de una reinfección con esta variante durante la actual cuarta ola es más alto que en las anteriores, pero que la posibilidad de que un adulto llegue a ser hospitalizado es un 29% menor que durante la primera oleada, en 2020, y para los niños es de un 20%.

El informe evaluó casos positivos entre el 15 de noviembre y el 7 de diciembre en Sudáfrica, y determinó que las personas cubiertas con dos dosis de la vacuna Pfizer habrían recibido al menos un 70% de protección para evitar llegar al hospital y un 33% para infectarse del virus, datos que llegan cuando ómicron desplazó a delta como la variante dominante en el país africano, con un 78% de las secuencias realizadas en noviembre, lo que ha significado un promedio de 20 mil nuevos casos en las últimas semanas.

Una técnica de Covid-19 realiza una prueba a una persona en Asthenis Pharmacy en Providence, Estados Unidos. Foto: AP

“No creo que ómicron sea una versión más leve y menos grave del virus actual”, defendió ante el Parlamento británico el director médico de la farmacéutica Moderna, el Dr. Paul Burton, tras apuntar que probablemente las variantes delta y ómicron serán dos virus que “coexistirán” en los próximos meses, generando que las personas se infecten conjuntamente, lo que permitirá al virus “evolucionar y mutar”, lo que es preocupante para la comunidad internacional.

El temor a ómicron

Las nuevas variantes vuelven a instalar la incertidumbre en el mundo. Países que habían logrado exitosos programas de vacunación han debido dar marcha atrás en las reaperturas ante el impacto de la enfermedad. Según el diario británico The Guardian, Corea del Sur alcanzó su día más mortífero desde el inicio de la pandemia. Aun cuando los surcoreanos lograron contener el virus, con menos de 5.000 muertes, durante la jornada de hoy informaron 94 decesos por Covid-19 y los casos críticos superaron el récord, con 906.

Para evitar repetir errores del pasado, Europa no dudó en comenzar a imponer nuevas medidas de control sanitario. La primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, pidió hoy que las celebraciones de fin de año sean “tan pequeñas como lo permitan las circunstancias familiares”. “No le pedimos que cancele o cambie sus planes y no le proponemos límites en el tamaño de las reuniones. Pero emitiremos una guía para que la Navidad sea más segura. No lo haría si no creyera que es absolutamente necesario”, aseguró.

Un funcionario médico toma una muestra en un centro de pruebas de virus en Seúl. Foto: AFP

En tanto, Reino Unido, que confirmó el primer fallecido por ómicron, anunció que el Comité Conjunto sobre Vacunación e Inmunización está “discutiendo” si aprueban antes de Navidad la inmunización contra el Covid-19 en niños desde los cinco años y ante las críticas eliminarán el veto de viajes ordenado contra 11 países africanos.

Mientras, Estados Unidos superó hoy los 50 millones de casos de coronavirus, siendo el mayor epicentro de la pandemia en el mundo. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. informó que ómicron representaba el 2,9% de las variantes en circulación en el país hasta el 11 de diciembre, pero el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, el Dr. Anthony Fauci, sostuvo que ómicron “probablemente” se vuelva dominante en el país. Según CNN, ómicron ya se encuentra en al menos 32 estados de EE.UU.

Finalmente, China detectó el segundo caso de ómicron hoy, que llega tan solo un día después del primero, lo que puso en jaque la política de “tolerancia cero” de contagios. El país tiene uno de los protocolos más estrictos en sus fronteras, a dos años desde la enfermedad surgida en Wuhan. Las autoridades llevan a cabo exámenes de detección del virus a todos los viajeros antes de salir del aeropuerto y posteriormente deben cumplir una cuarentena de dos semanas para luego continuar con un aislamiento domiciliario, así como testeos masivos y cierres locales. Por ejemplo, el caso positivo y asintomático descubierto en la ciudad de Tianjin derivó en pruebas para 10.544 personas que estuvieron conectadas con el ciudadano.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.