La era post Guerra: el plan de Lorena Parra para instalar inédita físcalía de género y perseguir al primer eslabón narco en la zona Oriente

La fiscal regional Oriente Lorena Parra.

Lleva un mes y medio en el cargo, tras ser elegida por el fiscal nacional Jorge Abbott, y la abogada ya restructuró la forma de trabajo que tenía su antecesor Manuel Guerra. La nueva jefa del Ministerio Público de la zona metropolitana Oriente decidió potenciar las unidades territoriales de Las Condes, Ñuñoa y La Florida y a su vez reperfilar Alta Complejidad dándole un enfoque para perseguir la criminalidad organizada. Asimismo, se instalará la primera repartición en Chile que tendrá sólo fiscales especializados en investigar con perspectiva de género delitos sexuales y de Violencia Intrafamiliar.




La fiscal Lorena Parra tenía 25 años cuando, en medio de una capacitación, visitó los piques mineros de la Región de Tarapacá donde Julio Pérez Silva, más conocido como “el sicópata de Alto Hospicio”, arrojaba los cuerpos con o sin vida de sus víctimas, jóvenes mujeres a quienes raptaba, violaba y luego mediante golpes en la cabeza las asesinaba. Pese a que habían pasado varios años de esos horribles crímenes estar ahí en medio del desierto la estremeció. Lo que más la marcó fue la reflexión que hizo en ese lugar de todo lo que giró en torno al caso, ya que muchos ante la desaparición de las jóvenes, incluidas autoridades de la época y la policía, aseguraban que lo más probable era que las mujeres hubieran huido a otros países debido a la pobreza en que vivían o insinuaron que estaban vinculadas con la prostitución, prejuicios que ralentizaron su búsqueda y permitieron que el homicida en serie siguiera actuando.

“Si ese caso se hubiera investigado con perspectiva de género, quizás se habrían salvado muchas vidas”, dice Parra quien hace un mes y medio fue designada por el fiscal nacional Jorge Abbott para dirigir la Fiscalía Regional Metropolitana Oriente por los próximos ocho años. Mientras planificaba cómo mejorar la gestión y los recursos de dicha repartición, post la era de Manuel Guerra, junto a su equipo, no dudó ni un instante en levantar un ambicioso proyecto que en los próximos meses ya estará en ejecución: la primera fiscalía del país que actuará con perspectiva de género. Para ello, designó a la investigadora Carolina Fuentes, quien tiene más de 15 años de experiencia persiguiendo delitos de Violencia Intrafamiliar (VIF) y sexuales. Por estos días se abrió un proceso para que personal interno postule para trabajar en esta nueva repartición y, según comentan, ha tenido alta convocatoria.

La jefa regional explica que cuando hizo un diagnóstico de la realidad que vive la zona donde ellos deben investigar delitos se dio cuenta que “era muy evidente que el tratamiento que se le daba a los casos de VIF y delitos sexuales era súper inorgánico, y que existía una necesidad de tener un patrón común de investigación, ahora de ahí a crear una fiscalía era largo el camino, pero nos dimos cuenta que había una necesidad en las propias bases, funcionarios y fiscales, de que estos delitos se investigaran con perspectiva de género. En el fondo nos dimos cuenta que era un fenómeno que no se estaba abordando bien, y hay varios operadores del sistema que quieren apostar ahí y nos atrevimos en grande”.

La fiscal regional Oriente Lorena Parra (al centro) junto a la fiscal Carolina Fuentes y el fiscal jefe de Ñuñoa Felipe Sepúlveda.

Al año ingresan 8.500 causas de VIF en la zona Oriente y el 70% de ellas se concentra en las comunas de La Florida y Peñalolén donde la fiscal Fuentes ha laborado los últimos años. El desafío, dicen, es entender el fenómeno, perseguirlo y buscar cómo ayudar a esas víctimas de una forma más eficaz. La investigadora explica que esta nueva Fiscalía de Género “va a requerir bastantes herramientas, porque en el fondo a ti te llega un caso que se inicia por un parte policial en que viene relatado un hecho en diez líneas y a veces no tienes la profundidad suficiente para entender todo lo que está pasando en ese hogar”.

La fiscal Fuentes ejemplifica con un caso que están llevando y que llegó como “una mujer que acuchilló a su pareja”. Hasta ahí, explica, se estaría frente a un caso típico de parricidio frustrado, pero ¿En qué incide investigar con perspectiva de género?. “Afortunadamente el hombre no murió, pero entró el caso por parricidio frustrado, me llega a mí, y empiezo a mirar y reviso otros antecedentes previos de las dos personas, no sólo de ella como imputada, sino que también de él y te llama la atención que ella tiene causas previas como víctima de violencia de este mismo sujeto, empezamos a recopilar otra información de familiares, amigos, vecinos y llegamos al final a la conclusión de que este crimen que ocurre ella no es tan imputada puramente, entonces hay que darle una perspectiva de género y dónde se ve esto, desde la audiencia de formalización y petición de medidas cautelares, a esa mujer yo no le pedí prisión preventiva, está con arresto domiciliario, porque además hay todo un trasfondo, una historia familiar, niños, entonces cuando empiezas a indagar el fenómeno sociológico donde está imbuida la imputada, está integrada, le das otros matices”, explicó.

Los financistas del narcotráfico

Otros de los sellos que tiene el plan de la fiscal Parra es reperfilar la Fiscalía de Alta Complejidad Oriente. Su antecesor, el fiscal Guerra, enviaba a esa repartición todos los casos de delitos económicos y de corrupción. Hoy la nueva jefa del Ministerio Público Oriente quiere que el trabajo se enfoque en perseguir la criminalidad organizada, pero no sólo de aquellos delitos de “cuello y corbata”, sino también aquellos que tienen que ver con el narco, no persiguiendo al pequeño microtraficante, sino apuntar a los primeros eslabones de estas agrupaciones y para ello designó como jefe a Miguel Ángel Orellana. Éste último es conocido por en el pasado desbaratar importantes agrupaciones ligadas al tráfico de drogas y hoy es integrante del equipo de fiscales que indaga el mega fraude en Carabineros y la malversación de caudales públicos por parte del exdirector de la PDI Héctor Espinosa.

El fiscal Miguel Ángel Orellana.

“Ahora pasará a llamarse Fiscalía de Alta Complejidad y Crimen Organizado, la idea es que si hay otros fenómenos criminales que son igual o tan importantes y complejos de investigar como los delitos económicos y la corrupción, porqué no hacer un esfuerzo y nos fijamos en estos fenómenos y ahí surge con mucha fuerza el tema de la droga, pero no pensando la droga barrial, que es el trabajo que uno hace con ‘Microtráfico Cero’, que es el tráfico que afecta a la población, que es importante, pero la idea es fijarse en la estructura, en la capacidad patrimonial de esa estructura”, explicó la fiscal Parra.

Junto con esto, dijo que la meta es “no sólo ir a buscar el eslabón más bajo, sino mirar la cabeza de la organización, entonces si existe ese fenómeno y se investigaba individualmente, el fiscal de Las Condes lo investigaba en un sector de Lo Barnechea, Ñuñoa hacía su esfuerzo, La Florida y Peñalolén también, pero al final del día ese fenómeno es súper transversal y no sólo por toda la Fiscalía Oriente, sino por toda la RM y si somos más estrictos por todo el país, incluso es un tema fronterizo, entonces dijimos investiguemos todo esto en una fiscalía que sea capaz de soportar todo lo que implican estas investigaciones y ahí surge este proyecto, entonces cualquier fenómeno que tenga estas características, no sólo drogas, sino que armas, trata de personas, de migrantes y corrupción que tengan una estructura de crimen organizado se van a tramitar acá”.

Nuevos desafíos

Hoy asumen los nuevos fiscales jefe de la administración de Parra. En esa estructura quien hasta ayer lideraba Alta Complejidad, Felipe Sepúlveda, asumirá como fiscal jefe de Ñuñoa-Providencia aunque mantendrá todos los casos de corrupción que actualmente indaga, entre los que destacan las denuncias por irregularidades en los municipios de Las Condes y Lo Barnechea. Respecto a este nuevo desafío, el investigador sostiene que “creo que este sector es muy importante en Santiago, es un sector que probablemente por fenómenos económicos y sociales se está pareciendo al centro, hay muchas oficinas y comercio que ha emigrado y ambas comunas han ido creciendo también demográficamente y con ello también van llegando los delitos y en esta zona hay una amplia gama de ellos y esta fiscalía en particular es una de las que más imputados N.N. tiene en el país entonces ahí están los ejes, el desafío que me ha propuesto la fiscal Parra de elevar la persecución penal e identificar a los autores y llevarlos a juicio”.

Sepúlveda asegura que potenciará la Unidad de Delitos Económicos y Funcionarios de su Fiscalía y a su vez “vamos a mejorar la investigación y resolución de estos casos que son masivos y están en una zona intermedia, porque no provocan tanto daño, ni son delitos tan grave, no son homicidios ni lesiones graves, pero que inciden en el día a día de las personas y en su sensación de impunidad, inseguridad, cuántas veces hemos visto que se hace una denuncia porque no sé me robaron la tapa de la rueda del alto y me la archivan automáticamente, eso tenemos que mejorarlo, no te digo que descubriremos la rueda pero esta nueva estructura de trabajo de la Fiscalía Oriente nos va a permitir enfocarnos en eso”.

En medio de un nuevo aniversario del Ministerio Público hoy asumieron los nuevos jefes de la zona Oriente, el equipo de confianza con que trabajará la fiscal Parra de aquí al 2029. En las Fiscalías Locales, junto a Sepúlveda (Ñuñoa-Providencia), están los fiscales jefe de Las Condes, Andrés Iturra y de La Florida Felipe Díaz. En Flagrancia y Primeras Diligencias asume el fiscal Francisco Lanas, mientras que Focos y Análisis Criminal lo hará Rossana Folli.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.