La fiesta musical que derivó en caos: el Woodstock del 99 revive en documental de HBO

El evento que prometía recuperar el espíritu de la cita de 30 años antes finalizó entre desmanes, denuncias de violación y el comportamiento odioso de su público. El filme Woodstock 99: Peace, love, and rage, que debuta este viernes en Estados Unidos, examina ese derrumbe con testimonios de los protagonistas y registros de la época.




Hasta dos producciones documentales se realizaron en torno al desastre del Fyre Festival, el evento que se desarrollaría en Las Bahamas en 2017 y que fue promovido por influencers en sus redes sociales. En ese caso el fiasco se describe a través del desplome de la organización en las semanas y los días previos, pero el encuentro nunca ocurrió, como lo explicita el título del documental de Netflix de 2018 en torno a la fallida cita, Fyre: La fiesta más exclusiva que nunca sucedió (el segundo fue de Hulu, Fyre fraud).

Quizás porque sí ocurrió y porque el recuerdo en torno a la cita admite sentimientos mezclados, el Woodstock de 1999 recién dos décadas más tarde es analizado ante cámara por sus artistas y organizadores, protagonistas de un festival que para muchos concluyó una era, el epílogo de toda una etapa para el rock. Realizado cinco años después del primer encuentro que intentó homologar el original de 1969, el evento tomó como sede una base militar en las afueras de Nueva York, reuniendo a un contingente de nombres nuevos en la cresta de la ola, como Limp Bizkit, Creed y Korn, así como figuras de la estatura de James Brown, George Clinton, Moby y Sheryl Crow.

Pese a las buenas intenciones de revivir la gesta musical y colectiva más emblemática, el festival encaró las inclemencias del tiempo –un calor difícil de soportar en pleno verano neoyorquino–, precios disparados, deshidrataciones, el comportamiento de un público odioso y mayoritariamente masculino y blanco que derivó en múltiples detenciones, desmanes y denuncias de violación.

“¿Cómo una icónica celebración de la armonía derivó en caos?”, se pregunta la sinopsis de Woodstock 99: Peace, love, and rage, el nuevo documental de HBO que se anima a explorar el Woodstock que fue del 22 al 25 de junio de 1999 y que se estrena este viernes 23 en Estados Unidos (por confirmar fecha en Latinoamérica).

“Examina cómo el festival se derrumbó bajo el peso de su propia errada ambición”, asegura la cadena sobre el filme, que cuenta con entrevistas a miembros de Korn, Creed, The Roots y The Offspring, así como a los organizadores del evento, Michael Lang y John Scher.

En medio del ascenso del Nu Metal, el cartel del evento era el obvio y, a la luz de los testimonios que recoge el documental, el desenlace también. La periodista y columnista Maureen Callahan propone un cambio de pregunta: ya no aplicaría el “¿cómo pudo haber pasado esto?” que llenó los titulares de ese momento, sino que debería prevalecer el “¿cómo podría no haber pasado?”.

Moby, que gozaba de una época particularmente sólida a fines de los 90, llegó como un invitado estelar pero algo ajeno al grueso del festival. También habría advertido el fatídico desenlace del encuentro, una película que vio apenas se bajó del bus. “Algo no está bien”, recuerda en el documental.

De acuerdo a los reportes de ese minuto de los medios norteamericanos, abundaron los episodios de abuso y en algunos casos se trató de violaciones grupales. Un punto que el filme analiza bajo la óptica más crítica de la actualidad, incluso vinculando la audiencia que prevaleció en esa ocasión con la masculinidad tóxica que algunos grupos habrían reafirmado con sus números musicales.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.