Tercera PM
Presenta:

La retroexcavadora de Quintana cumple cinco años: Las anécdotas y los costos del intento de “pasar máquina”

"No me arrepiento de mis dichos", dice hoy el senador PPD y Presidente del Senado sobre su polémica frase dada hace cinco años. Su concepto, sumado al de "quitar los patines" de Nicolás Eyzaguirre se convirtieron, para muchos, en dos duras cargas para el segundo gobierno de Michelle Bachelet. Aquí, sus protagonistas recuerdan el hecho y las consecuencias que trajeron.


El lunes 24 de marzo de 2014, la ex Presidenta Michelle Bachelet llevaba 13 días de su segundo mandato. Esa mañana había estado marcada por el anuncio de La Moneda, a cargo del vocero Álvaro Elizalde (PS), de que se retirarían tres proyectos de la administración pasada relativos a educación: el sistema único de financiamiento estudiantil, la Superintendencia de Educación y la Agencia Nacional de Educación eran sacados del Congreso por ir en contra de la reforma anunciada en campaña.

Por eso, en la tarde, la mayoría de los dirigentes de la entonces Nueva Mayoría salieron a defender la decisión del gobierno en momentos en que la derecha hablaba de que se quería pasar una “aplanadora” a lo hecho por Sebastián Piñera en su primer gobierno. Hasta ahí todo bien. El problema, sin embargo, vino al día siguiente.

“Nosotros no vamos a pasar una aplanadora, vamos a poner aquí una retroexcavadora, porque hay que destruir los cimientos anquilosados del modelo neoliberal de la dictadura. El lucro, la selección, la discriminación y la mala calidad. Esas son las características de un modelo educacional que tenemos hoy día, y por lo tanto estos anuncios que hoy día ha planteado la Presidenta Michelle Bachelet van en la línea absolutamente contraria”, dijo el senador y presidente del PPD por esos días, Jaime Quintana.

Esos dichos, dados a la prensa el mismo día del anuncio, fueron amplificados el martes 25 luego de que El Mercurio  pusiera la frase en su portada y se desataran las opiniones de dirigentes oficialistas y de oposición durante toda la jornada, resonando incluso cada cierto tiempo durante los cuatro años del gobierno de Bachelet.

Hoy, a cinco años de la mítica frase, el senador Quintana, recientemente elegido como presidente del Senado, dice que no se arrepiente de sus dichos y agrega que sí se cambiaron las bases del modelo neoliberal, al menos, en educación.

“En política y en la vida cada frase tiene un contexto. A inicios del 2014 habían pasado recién poco más de dos años desde la movilización estudiantil más grande que tengamos recuerdo. Y lo que yo dije es que, en educación, había que pasar una retroexcavadora a las bases del modelo neoliberal. Lo mismo que habían pedido los estudiantes y que, en cierta medida, logramos. Por lo tanto no me arrepiento de mis dichos”, señala Quintana.

Sin embargo, ministros del primer gobierno de Bachelet no recuerdan con mucho agrado la frase  y agregan que ese concepto sumado a lo dicho meses después por el ex ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, sobre que había que quitar “los patines” a los más acomodados en educación, fueron un golpe durísimo para La Moneda y que, incluso, esas frases fueron fatales para la posterior derrota oficialista.

“Terminó pavimentando el camino para el triunfo de la derecha”

Los ex ministros de Estado agregan que los dichos de Quintana no fueron bien tomados por Bachelet, y que por el tono de ellos, se pidió al ex ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, que saliera a dar la versión oficial de La Moneda ese mismo día. “Aquí no hay ni aplanadora ni retroexcavadora”, dijo el ex ministro quitándole así todo el piso al timonel de su partido. “Nosotros como Gobierno no podemos en ese sentido perder el rumbo y nuestro rumbo es dialogar para avanzar, dialogar con todas las fuerzas políticas que están con el cambio en Chile”, agregó.

Así, el desfile de comentarios se dio durante todo el día y la semana, y la mayoría de las declaraciones fueron en contra de Quintana.

“Desgraciadamente no puede decirse de esas declaraciones que fueran anecdóticas. Recuerdo como si fuera hoy cuando vi el titular de primera página de un diario. En ese momento lo vi con preocupación y con espanto porque la frase de la retroexcavadora refleja el estado de ánimo de una parte de la ex Concertación que lo único que ha hecho es renegar de los últimos 20 años de Chile. Eso terminó pavimentando el camino para el triunfo de la derecha”, recuerda Ignacio Walker, ex presidente de la DC en ese momento.

Las críticas de la oposición no se hicieron esperar y durante mucho tiempo parlamentarios y dirigentes la recordaron cada vez que tenían una críticas a las reformas que Bachelet impulsaba en educación, en materia tributaria y con su propuesta de una nueva Constitución. Por su parte, Quintana mantuvo sus declaraciones e incluso comenzó a bromear con ella: por ejemplo, su estado de WhatsApp comenzó a ser “arriba de la retro”.

El origen de la retro

El jueves 14, Quintana y el vicepresidente del Senado, Alfonso De Urresti (PS) llegaron hasta La Moneda para reunirse con el Presidente Piñera. Ahí, se habló de la relación con la oposición y de los proyectos que el gobierno tiene en carpeta para este año. Y para sorpresa de muchos, también se habló sobre la retroexcavadora.

Quienes estuvieron presentes en la reunión dicen que el Mandatario le consultó a Quintana por el origen del concepto. Ahí el senador le recordó a Piñera que su coalición estaba hablando sobre la “aplanadora” y que él junto a tres de sus asesores más cercanos habían decidido contratacar con maquinaria pesada. Luego de una conversación con un parlamentario opositor, Quintana se decidió a usar el concepto y hacerlo público.

Las mismas fuentes dicen que en la reunión en Palacio, Piñera reconoció que el concepto se había “sobreutilizado” y que ya no tenía sentido usarlo.

“Esa frase afectó a Bachelet porque señaló que era necesario hacer cambios estructurales profundos al modelo y eso contribuyó a fijar un tono al debate político que fue la radicalidad en la transformaciones en un contexto social donde no se esperaban cambios tan bruscos en algunos temas”, comenta Claudio Fuentes, cientista político de la UDP. “La idea de retroexcavadora iba a romper con las bases del sistema político, económico, social y cultural chileno, eso fijó un imaginario programático que terminó complicando bastante al gobierno para las reformas que se querían impulsar”, agrega.

Para Quintana, sus declaraciones no afectaron al gobierno de Bachelet. Dice que los factores que sí le hicieron daño al gobierno fueron que la Nueva Mayoría no se transformó en una coalición política, “la indisciplina de distintos partidos e incluso bancadas a la hora de aprobar proyectos importantes”, y “las dificultades propias de gestión del gobierno, en especial en sus últimos dos años”.

“¿Cuándo me van a traer la retroexcavadora?”

En agosto del año pasado, el senador PPD desenpolvó la retroexcavadora y la volvió a usar. “Hay que aplicar retroexcavadora si de verdad queremos un Chile más justo”, escribió en Twitter luego de que se conocieran los resultados de la última encuesta Casen.

Su comentario hizo que dirigentes de Chile Vamos recordaran el episodio de 2014 criticando al senado, y haciendo ver de que “no se había aprendido de los errores”.

Pero para el nuevo Presidente del Senado la frase no es tan grave. Hoy, cinco años después agrega: “A mí siempre me sorprendió que dentro de mi propio sector algunos se horrorizaran con la metáfora de la retroexcavadora. ¿Cómo puede haber alguien que se diga de centro izquierda y que no quiera cambiar el modelo neoliberal, más aún en un derecho social como la educación?”.

Hace poco, Quintana recuerda que recibió un llamado de un cercano: “Oiga, ¿cuándo me van a traer la retroexcavadora pues?”, dice que escuchó al otro lado del teléfono. Lo primero que atinó a decir fue: “¿Me estás hueviando?”. Le cortaron y al rato su cercano lo llamó de nuevo para explicarle que había contratado un servicio de retroexcavadora con un señor de apellido Quintana y que se había equivocado.

Las coincidencias de la retroexcavadora.

 

 

Seguir leyendo