La tensión entre el Minsal y las clínicas: CLC afirma que el 43% de sus hospitalizados son de Fonasa

Clínica Las Condes ratifica a Jerónimo García en la gerencia general

Tras la orden de Salud para que los prestadores dupliquen sus camas, los dardos han apuntado a los que, según la cartera, han abierto menos cupos. Desde Clínica Las Condes, que fue criticada por el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, indican que están a punto de doblar sus cupos y alcanzar la meta, pasando de 32 camas críticas a 64. Eso, mientras otros recintos privados muestran ampliación a casi un triple.




Un 10% de ampliación de camas en el sistema privado, versus un 100% en la red pública ,fue la cifra que entregó el ministro de Salud, Jaime Mañalich, tras anunciar el decreto que pone presión a las clínicas: de aquí al domingo deben haber aumentado en un 20% su capacidad UCI y, al 15 de junio, duplicar sus cupos para hacer frente a la demanda hospitalaria por el Covid-19.

Y si bien ya se les había planteado esta idea a las clínicas, en una reunión con el Servicio de Salud Oriente, el viernes pasado, la confirmación la dio el titular de Salud con la publicación de dicha resolución, a inicios de esta semana. Como sea, en el gremio no cayeron nada de bien los números entregados por la autoridad, y menos aún que deslizara que en algunos recintos la gestión ha sido más lenta, e incluso deficiente, en comparación a otros.

“Este golpe a la mesa ocurre fundamentalmente porque la conversión programada, salvo algunas clínicas que han tenido una conducta ejemplar, el resto no ha trabajado por convertir sus unidades de recuperación, pabellones y todo eso en unidades de tratamiento intensivo, entonces hubo que actuar con un mandato, de facto. No es una pregunta, no es una sugerencia, es una orden”, indicó a La Tercera el ministro el miércoles pasado.

Así, y en una misiva enviada al diario El Mercurio, la Asociación de Clínicas de Chile defendió sus números, indicando que “según cifras entregadas por la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva, el 8 de abril el sistema privado contaba con 496 camas UCI. Al 18 de mayo, este número había crecido 692. Esto representa un aumento de un 39,5%, cifras muy por encima de la expuesta por el ministro”.

Aunque la tensión ha amainado con la irrupción del exsubsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, como coordinador del programa de expansión de la red privada, quien ya ha tomado contacto con varios recintos, hoy el subsecretario Arturo Zúñiga hizo alusión a Clínica Las Condes en particular, y a las pocas camas que había reconvertido o anexado.

“No puede ocurrir que para una clínica como Las Condes, que tenía 32 camas, hayamos tenido que hacer una resolución para que aumentaran a 40. Deben duplicarlas al 15 de junio. La consecuencia de que no se haga es que la Subsecretaría de Redes tomará el control de las clínicas y replicará lo hecho en los hospitales”, precisó Zúñiga, en entrevista con La Tercera.

Clínica Las Condes: “el 43% de los hospitalizados en CLC son del sistema público”

La doctora May Chomalí, subdirectora médica del Comité Covid-19 de CLC, recogió el guante y defendió la gestión de este recinto asistencial para aumentar su dotación de camas intensivas.

Chomalí explica a La Tercera PM que en marzo, al inicio de la pandemia, la clínica contaba con 32 camas autorizadas por la autoridad sanitaria,de las cuales en ese momento solo 22 se estaban usando como intensivas. Al 6 de abril, se hizo un primer aumento de diez camas para completar las 32. Esa fue la línea basal que el establecimiento le informó a la Unidad de Gestión Centralizada de Camas (UGCC) del Minsal. El 12 de mayo, dice Chomalí, se aumentó con dos camas más de la UCI pediátrica. El 20 de mayo se abrieron cuatro cupos más en los pabellones y hoy van a abrir otros tres más en esa misma área. La doctora agrega que proyectan que para el 1 de junio van a disponer de otros cinco cupos más en la sala de recuperación con máquinas de anestesia, para finalmente llegar al 15 de junio con una expansión que les permita llegar, finalmente, a un total de 64 camas intensivas

“Esto es solamente con reconversiones de camas intermedias que pasaron a ser intensivas con la habilitación de ventiladores. Esta es la capacidad máxima entre comillas. Con un sistema bastante estresado podríamos reconvertir box de Urgencia, pero ahí ya no tenemos ventiladores, eso requeriría otro nivel de infraestructura”, dice Chomalí.

La facultativa además detalla que hoy cuentan con 62 pacientes Fonasa lo que se traduce en que el 43% de los hospitalizados en CLC son del sistema público. De todos ellos, solo 25 fueron derivados al recinto a través de la UGCC y los otros 37, según afirma Chomalí, “llegaron directo a tocarnos la puerta”. Estos últimos son traídos por las familias, ingresados por la Ley de Urgencia y se pagan a través de la UGCC, es decir, con los aranceles que fijó Fonasa.

Sobre este último punto se ha dicho que clínicas como CLC no han hecho un esfuerzo mayor para abrir camas críticas debido a que no sería rentable ya que son recintos con aranceles privados mucho mayores. Sin embargo Chomalí descarta tajantemente eso y reprocha que se esté instalando esa idea: “No me imagino a alguien de la red o a alguna autoridad sanitaria diciendo algo así. Esto es una catástrofe nacional por lo tanto dificulto que alguien pueda estar pensando una cosa así. Estamos todos en el mismo marco, la gente se está enfermando gravemente por lo tanto no ha sido en ningún caso esa la definición de CLC”.

La especialista comenta que la energía de los directivos ha estado en “poder responder a la demanda haciendo un trabajo correcto en términos de ir aumentando las camas a medida que así se vaya requiriendo”. Pero Chomalí advierte que el “gran tope para la apertura de camas es contar con personal preparado y capacitado”. De hecho la reconversión que han hecho ha sido solo a través de personal interno, por ejemplo, trasladando enfermeras del área ambulatoria. Por eso el establecimiento empezó a capacitar a sus funcionarios antes de marzo ya que para abrir camas se necesita de auxiliares de enfermería, médicos, kinesiólogos y tecnólogos médicos.

Sobre los dichos de Zúñiga, Chomalí prefirió no comentar las intenciones del Minsal y acotó que “a lo mejor ellos piensan que hemos aumentado pocas camas” y sostiene que cumplirán las disposiciones del Minsal.

Con todo, existen recintos que han más que triplicado sus cupos. Clínica Indisa, por ejemplo, pasó de un número basal que rondaba en las 30 camas críticas antes de la pandemia a casi 80, con planes de superar las 100 en los próximos días. Mientras, Clínica Santa María indica que se ha expandido un 223%, pasando de 13 camas UCI a 42. Clínica Dávila pasó de 30 a 42 cupos y Clínica Vespucio de 7 a 18. En Viña del Mar, la clínica Ciudad del Mar aumentó sus cupos un 350%, al aumentar sus camas de 4 a 18..

Comenta