Luis Schmidt, embajador de Chile en China por caso ventiladores: “La única donación que conozco del Estado de China a Chile es la de ayer”

"Acá nadie ha venido del gobierno chino a decirme: sabe qué, yo lo voy a ayudar en su campaña. No, aquí están más preocupados en saber qué es lo que tengo yo y no quiero decir mucho para que no cause expectación", cuenta el máximo representante diplomático de nuestro país en China, quien detalla la ayuda que ha recibido por parte de empresas de allá.




Claro y directo. Con doce horas de diferencia horaria, desde Beijing, el embajador de Chile en China, Luis Schmidt, se muestra amable al contestar el teléfono y no elude ninguna pregunta. Dice que las últimas semanas han sido agotadoras y que al terminar de conversar con La Tercera PM deberá ponerse de lleno a revisar unos documentos. Espera terminar su jornada laboral a eso de las 2 de la mañana.

El embajador -que fue presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura- entra de lleno a la historia sobre la donación de ventiladores mecánicos por parte de la autoridad china. La misma que, en un principio, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, cifró en mil aparatos, para luego afirmar que eran 500. El caso cobró relevancia luego que el embajador de China en Chile Xu Bu asegurara que “no conozco el compromiso de nuestro gobierno a donar ventiladores a Chile”.

Schmidt asegura que no conoce una donación de este tipo y que la única de la cual tiene certeza que ha efectuado el Estado de China a Chile es la que entregó ayer martes el propio diplomático chino en nuestro país. Ente ellas, había 6.700 mascarillas, las que fueron puestas a disposición de Cenabast, y una carta entregada por el propio Xu a Mañalich, en la que -según el ministro- se agregaba un número indeterminado de ventiladores.

¿Cómo ha sido la relación del gobierno chino con Chile a raíz de la pandemia?

La relación con las autoridades chinas es óptima. En febrero, cuando el Presidente Piñera estaba de vacaciones, habló con el presidente Xi Jinping. Ambos se comprometieron a trabajar juntos. El Presidente Piñera ya sabía lo que venía e incluso íbamos a enviar unos doctores para que vinieran a aprender. En Chile se tomó como que ellos venían a ayudar a los chinos, cuando jamás se pensó en eso. Al final no se pudo hacer, pero en general el gobierno chino ha tratado de colaborar.

El gobierno y el ministro Mañalich han hablado de que el gobierno chino habían prometido unos ventiladores y que no llegaron, pero también hay que pensar que muchas de estas fábricas que hacen insumos médicos estuvieron mucho tiempo paradas y para el gobierno chino es mucho más rentable, políticamente hablando, entregarle donaciones a Venezuela y Estados Unidos. Nosotros somos un país más chico. Entonces, las cosas cuestan más. Sin perjuicio de eso, las empresas chinas que son distintas al gobierno, nos han hecho una colaboración muy buena y nos ha ido muy bien. En el caso del gobierno chino, no lo sé. Eso lo está manejando Xu Bu y allí se echan la culpa unos con otros, pero creo que es parte de esto que estoy diciendo.

¿Pero por lo pronto, el Estado de China ha efectuado alguna donación a Chile?

La única donación que conozco del Estado de China a Chile es la de ayer. Estuvo Xu Bu con el ministro Mañalich y ante su pregunta de si China ha efectuado una donación como Estado a Chile, yo por lo menos no la he visto. Xu Bu habla de las colaboraciones y otras cosas que deberían preguntarse en Santiago. Pero acá nadie ha venido del gobierno chino a decirme: sabe qué, yo lo voy a ayudar en su campaña. No, aquí están más preocupados en saber qué es lo que tengo yo aquí y no quiero decir mucho para que no cause expectación.

¿Eso es por el riesgo a que sean requisados en medio del traslado?

Sí, también. Pero en ese tema de la polémica de si los recibieron o no los ofrecieron, yo no tengo mayores antecedentes.

¿El Minsal puede haber estado negociando la donación por otra vía que no sea la diplomática?

Le reitero: ayer vi que el ministro Mañalich se juntó con el embajador Xu Bu y le hizo una donación de mascarillas y cosas menores. Pero si fueran cosas mayores, yo las debería saber, porque aquí todo el tema de ventiladores o cosas que tienen que ver con inteligencia artificial o incluso los kits de control de coronavirus son operaciones más complejas y nosotros las deberíamos saber.

¿Usted habla directamente con el ministro Jaime Mañalich?

Me ha tocado hablar con él, pero normalmente el ministro está tan ocupado que hablo con el director de redes asistenciales o con el jefe de gabinete del ministro. Por supuesto, con el ministro también cuando tiene espacio, pero él tiene hoy tantas cosas en la cabeza que es más difícil.

Primero dijo 1.000, luego eran 500 y que se habrían donado por parte de China. ¿Tiene certeza de esa donación?

Pero no me pidas a mí eso. Yo estoy tan lejos de las cosas que se dicen allá en Chile, perdón. Y claro, yo las miro, pero son temas que los tendrá que aclarar el ministro Mañalich y el embajador Xu Bu. Entiendo que al embajador lo llamaron desde el Congreso. Esos son temas que los ve la prensa y véanlo con los involucrados allá. Afortunadamente estoy re lejos. Lo único que me preocupa es poderles mandar la mayor cantidad de cosas que se puedan y en el momento oportuno para que sirvan a los doctores.

¿Las empresas chinas con presencia en Chile se han portado bien con Chile? ¿Han sido generosas?

Sí, por supuesto. Soy muy amigo del presidente de la Viña ChangYu, porque estuve apoyando cuando se compraron la Viña Indómita. Pero claro, conozco a Liliana Solari, también conozco a Wilfred Leigh, que es el gerente general. Conozco también al presidente de la viña, y cuando lo llamé para contarle que estábamos pasando complicaciones, me dijo: Ah, pero inmediatamente. Me hizo una donación muy importante y de cosas importantes.

¿ChangYu donó ventiladores?

No le voy a contar detalles, pero me hizo una donación importante. Después, otra empresa que está muy bien relacionada con Chile es Joyvio que en noviembre del 2018 se compró la salmonera Australis Seafood. Su gerente general Jerome Chen y el presidente de la empresa se pusieron a disposición mía y me hicieron una gran donación. También la directora y CEO de Tianqi, Vivian Wu, es muy amiga mía y me hizo unas donaciones importantes también. El China Construction Bank también lo ha hecho. Tengo muchas empresas que han colaborado fuertemente. Estamos muy contentos.

¿Cómo comenzó su trabajo por apoyar la compra de insumos médicos?

Acá todavía hay restricciones. Hasta hace un mes atrás ibas a un restaurant, no se podían sentar más de dos personas por mesa y la comida te la dejaban en la mesa de al lado. Aquí andan los 1.400 millones de chinos con una mascarilla y con guantes. Yo también ando así. Acá también, viendo que las cosas se iban a complicar, me pregunté cómo puedo ayudar a mi país. A inicios de marzo inicié una campaña entre las empresas y mis amigos y les pedí que me donaran y cooperaran. Esto partió de a poquitito. Me daba un poco de vergüenza, porque al principio me decían: Chile todavía no tiene ningún infectado y ya estai (sic) pidiendo cuestiones. Al comienzo fue más duro. Esto fue creciendo y ahora debo tener unas 140 empresas y 80 particulares que han donado cosas a esta embajada. Primero empecé por desocupar los salones de la embajada. Luego empecé a meter cajas en la oficina. Cuando Juan Sutil (presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio) me pidió colaboración para meternos en el tema de los ventiladores, seguimos adelante. Hoy los ventiladores valen entre US$40.000 y US$60.000. Cada uno es como tener un auto. Los empecé a juntar en mi casa. Primero fue en el living. Después en el comedor y ahora en el dormitorio. Estoy muy contento, porque vienen ahora aviones de la Fuerza Aérea de Chile para que lleguen a la brevedad.

¿Cuándo llegarán los aviones a Chile con los insumos que ha recibido?

No te puedo decir eso, porque los aviones deben hacer escala y si paran en Estados Unidos o en Europa es complicado. No puedo hablar ni de fechas ni de llegadas.

¿Cómo ha cambiado la vida en la ciudad en la que vive?

La autoridad aquí no solamente lo ha hecho bien. Para 1.400 millones de personas, que la estadística oficial diga que se hayan infectado 83.000 y se murieron 4.500, es la nada misma. Es como si en Chile se hubieran infectado, guardando las proporciones, mil personas y se hubieran muerto 40. Nosotros ya vamos en 10 mil contagiados y se nos han muerto 130 personas. Y eso que todavía estamos partiendo. Aquí lo que ha primado es un control muy fuerte, como declarar cuarentenas muy temprano. Aquí (Beijing) la cosa está bajo control. Las ciudades grandes como Shanghái o la provincia de Cantón o la misma Wuhan, la gente está trabajando. Todo el mundo está andando.

¿Qué le parecen las teorías que hablan de que esta enfermedad se creó en un laboratorio en China?

Yo también he escuchado eso. El Presidente Donald Trump ha sido muy explícito en decir que aquí ha habido más que negligencia y que él va empezar a estudiar lo que pasó. En Shanghai hubo muchos infectados, pero pocas muertes. También los mismos chinos o el gobierno chino se protegen, diciendo que el virus lo trajeron unos americanos que estaban trabajando en unos de los centros de investigación de Wuhan. Hay una cantidad de rumores impresionantes. No tengo la información suficiente para decir si son ciertos o no. Pero circulan rumores incluso por redes sociales que dicen que China mandó este virus para hacer la Tercera Guerra Mundial y sin disparar una bala apropiarse de todo el mundo. La historia nos contará a futuro qué es lo que pasó, porque no tengo más antecedentes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.