Michael Flynn, el general que rompía las reglas y que fue perdonado por Trump

El entonces candidato presidencial, Donald Trump, saluda al general Michael Flynn durante un acto en Virginia Beach, en septiembre de 2016. Foto: AP

El exasesor de seguridad nacional del gobierno de Trump fue indultado a pesar de que reconoció haberle mentido al FBI sobre sus contactos con Rusia. No proviene de una familia con linaje militar, pero fue ascendiendo en las filas del Ejército. Es conocido por su carácter rebelde y por sus comentarios inapropiados.




El Presidente Donald Trump indultó a su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn a pesar de que el general reconoció haberle mentido al FBI sobre sus contactos con Rusia. El indulto, concedido en los días finales de su gobierno, es un duro golpe a una investigación sobre Rusia a la que el mandatario ha criticado repetidas veces de que tenía móviles políticos.

“Es un gran honor para mí anunciar que se le concedió un indulto total al general Michael T. Flynn”, tuiteó Trump. “¡Felicidades al @GenFlynn y su maravillosa familia, sé que ahora tendrán un Día de Acción de Gracias realmente fantástico!”, añadió.

Se trata del segundo asesor de Trump en recibir el indulto presidencial tras ser declarado culpable como resultado de la investigación con relación a la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016. El mandatario condonó la sentencia de Roger Stone apenas unos días antes de la fecha en que éste debía reportarse en prisión.

El Presidente Donald Trump habla por teléfono en el Salón Oval, acompañado con el entonces asesor de seguridad nacional, Michael Flynn y el asesor y yerno del mandatario, Jared Kushner, en 2017. Foto: AFP

La medida anula el caso penal contra Flynn justo en momentos en que un juez federal evaluaba si aprobaba una moción del Departamento de Justicia para desechar el proceso. Un alto funcionario del Departamento de Justicia dijo que no se le consultó a la dependencia sobre el indulto y solo supieron de la decisión el miércoles.

Los demócratas criticaron la decisión, describiéndola como inmerecida y carente de principios. “Los facilitadores del Presidente han construido una elaborada narrativa en la que Trump y Flynn son víctimas y la Constitución está sujeta a los caprichos” del mandatario, dijo el presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Cámara de Representantes, Jerry Nadler, en un comunicado. “Los estadounidenses rechazaron profundamente estos desatinos cuando votaron para que el presidente Trump deje el puesto”.

El presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara Baja, Adam Schiff, dijo que el indulto no lo sorprendió, pero de todas formas lo considera deshonesto. “Flynn se declaró culpable de esas mentiras, en dos ocasiones. Un indulto de Trump no borra esa verdad, sin importar la manera en que Trump y sus aliados intenten insinuar otra cosa”, destacó.

Michael Flynn national-security-advi18194531

¿Quién es Michael Flynn?

El general de 61 años, fue el principal asesor de seguridad nacional de Trump. Al igual que el mandatario, Flynn no provenía de las que se consideran las estructuras tradicionales de Washington.

Creció en el barrio de Queens en Nueva York y llegó a los más altos rangos militares sin el linaje de West Point, la academia donde suelen formarse los más altos militares. Se graduó en la Universidad de Rhode Island y a pesar de sus antecedentes poco convencionales logró escalar los rangos hacia el cargo más alto de inteligencia militar en Estados Unidos.

Fue así como el condecorado militar participó en las campañas para desmantelar las redes insurgentes en Irak y Afganistán. En el primer país, Flynn se asoció con el general Stanley McChrystal y lo siguió a Afganistán como asistente principal. McChrystal imaginó una fuerza militar más ágil que priorizara la recopilación de inteligencia sobre los insurgentes en redadas nocturnas, y luego filtrar rápidamente la información para lanzar más ataques.

Michael Flynn

La naturaleza contraria de Flynn estaba clara en el Pentágono, señaló el diario Los Angeles Times. Contribuyó a un informe despectivo de 2010 que decía que “el vasto aparato de inteligencia es incapaz de responder preguntas fundamentales sobre el entorno en el que operan las fuerzas estadounidenses y aliadas y las personas a las que buscan persuadir”.

Siguió subiendo en las filas y en 2012 fue nombrado por el entonces Presidente Barack Obama como director de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA), el principal organismo militar de espionaje extranjero que opera bajo la jurisdicción del departamento de Defensa. Pero dos años después, su carácter comenzó a salir a la luz y se vio forzado a dejar el cargo debido a sus controvertidas opiniones sobre el islam y “diferencias” con sus superiores sobre su gestión y su visión para la agencia.

Hasta fines de 2016, Flynn era muy activo en las redes sociales y a menudo publicaba aseveraciones que muchos consideraron abierta islamofobia. “El temor a los musulmanes es RACIONAL”, tuiteó en febrero de 2016 con un vínculo a un video que explica lo que cree que es odio al islam.

En su libro súper ventas de 2016 sobre terrorismo, The Field of Fight, el teniente general retirado describió que creció “empeñado en romper las reglas para tener adrenalina, aunque era lo suficientemente programado como para no preocuparse por las consecuencias”.

Y claramente rompió las reglas cuando se declaró un año más tarde culpable abruptamente en un tribunal federal de un cargo de “deliberada y conscientemente” hacer “declaraciones falsas, ficticias y fraudulentas” al FBI sobre sus comunicaciones con el embajador de Rusia en diciembre pasado, después de que Trump nombrara a Flynn su asesor de seguridad nacional.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.