No quieren salir de la cárcel: Más de 100 reos rechazan indulto para abandonar penales por coronavirus

cárceles

A 11 días de que entrara en vigencia la Ley de Indulto Conmutativo, un centenar de reclusos han preferido permanecer en los recintos penales que cumplir sus penas en arresto domiciliario. No tener un lugar donde ir y el temor a perder beneficios laborales han sido algunas de las razones esgrimidas para negarse al beneficio, explicaron en Justicia.




El pasado 16 de abril el Presidente Sebastián Piñera promulgó en La Moneda el proyecto de indulto conmutativo que buscaba beneficiar a cerca de 1.800 reclusos. En medio de la emergencia por el Covid-19 -y tras la aprobación de la medida por parte del Congreso-, se permitió a ese grupo de reos dejar las cárceles del país y cumplir lo que les queda de su pena bajo la medida de arresto domiciliario total.

El avance del coronavirus en los recintos penales -que al día de hoy según Gendarmería tiene a 162 internos y 164 funcionarios contagiados- ha generado tensión al interior de dichas dependencias. Prueba de ello es que desde el 19 de marzo seis recintos penales han visto crecer la tensión y violencia de sus reclusos, por miedo a los contagios.

Y mientras en algunos penales ha ido recrudeciendo la violencia, un centenar de reclusos -para sorpresa de las autoridades- fue contra la corriente, rechazando el Indulto Conmutativo.

Así lo aseguró el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, durante una exposición que realizó este lunes en una sesión especial de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputadas y Diputados, donde se abordó la situación que viven los internos de las cárceles a raíz del coronavirus.

“Debo informar que han habido muchas personas, más de las que me habría imaginado, que han rechazado el indulto, sobre un centenar de personas no lo ha aceptado, por distintas razones que podemos analizar", comenzó diciendo el titular de Justicia.

Hernan Larraín
Ministro de Justicia, Hernán Larraín.

Algunos casos

Ahondando en este punto, Larraín explicó que algunos internos rechazaron el beneficio, por ejemplo, porque "no tienen domicilio.

"En el caso del Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín, habían algunas mujeres que tuvieron este beneficio, que no tenían domicilio, pero en ese caso la hermana Nelly León, que tiene una casa de acogida, pudo llevar a cuatro personas ahí”, explicó Larraín.

El ministro relató que hay otros casos, como el de internos del Centro de Educación y Trabajo. "Estuve la semana pasada en Valparaíso, y había una docena de personas beneficiadas que habían preferido quedarse ahí (al interior de la cárcel), porque si se iban afuera iban a perder el trabajo que tenían ahí, y en las circunstancias que estaban, podían salir los fines de semana. Y por tanto, prefirieron quedarse ahí y no hacer uso de este beneficio”, explicó.

Celulares permitidos

El ministro de Justicia también reveló que en el marco de esta pandemia ya no se están haciendo allanamientos al interior de las celdas para detectar celulares, cuyo uso está prohibido por parte de la población penal.

"Nuestra política respecto al uso de teléfonos celulares por parte de los internos, que están prohibidos, ha sido distinta. Hemos tácitamente terminado con esa aplicación de medidas severas para quienes están con celulares, desde luego no se les hacen allanamientos para buscar celulares, no se les quitan los celulares, porque entendemos en esta oportunidad que esos medios contribuyen a mantener la relación de las personas internas con sus familiares”, afirmó el secretario de Estado.

1.554 internos ya han dejado las cárceles

Según detalló el ministro de Justicia, a la fecha 1.554 personas han dejado las prisiones luego de ser beneficiadas con el indulto conmutativo; una cifra que, afirmó, podría aumentar en los próximos días.

"(Hay) 913 internos a quienes se les ha cambiado la cautelar de prisión preventiva por arresto domiciliario total, más los 1.591 beneficiados por libertades condicionales. Suman (así) una cifra superior a 4 mil personas que han permitido descongestionar la población penal que nos permite dedicarle más tiempos a quienes permanecen ahí”.

Pero el secretario de Estado también abordó la tensión que existe adentro de las prisiones a raíz del miedo que genera eventuales contagios de Covid-19.

“Esto por cierto ha generado algún tipo de dificultades, porque muchos por cierto, esperaban ser objeto de los indultos, que no han sido o que reclaman de que no han sido beneficiados por el cambio de cautelar y, por lo tanto, tenemos de tiempo en tiempo, en varios penales situaciones de tensión por las expectativas frustradas o porque esperan que más adelante esto pueda convertirse en algo posible para ellos”, sostuvo Larraín.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.