Petro, Lula y Errejón: Boric usa parte de sus 26 invitaciones al cambio de mando en líderes de izquierda internacionales

Chilean President-elect Gabriel Boric speaks during the presentation of his first cabinet in Santiago, Chile January 21, 2022. REUTERS/Ailen Diaz

A menos de un mes de la ceremonia de toma de posesión, son varias las autoridades internacionales que han confirmado su presencia en la ceremonia. Sin embargo, el presidente electo, Gabriel Boric cuenta con 26 invitaciones de libre disposición, algunas de las cuales ha usado para convidar a dirigentes extranjeros afines ideológicamente. Así, ya se ha conocido que convocó a Lula da Silva y al precandidato colombiano Gustavo Petro. También ha hecho llegar invitaciones a figuras de izquierda de Uruguay, Perú y España.


“En este inicio de un nuevo período para nuestro país, queremos compartir con compañeras y compañeros de ruta que, desde otros países y naciones, están trabajando para construir un presente y un futuro de mayor dignidad, justicia y bienestar para todos y todas, tanto para sus propios pueblos, como desde una perspectiva global”.

La cita es parte de la invitación que le hizo llegar el presidente electo, Gabriel Boric, al precandidato colombiano Gustavo Petro. El político de la coalición de centroizquierda Pacto Histórico se medirá con Francia Márquez en la consulta presidencial -o primaria, como se conoce en Chile- el próximo 13 de marzo. De ese proceso saldrá la candidatura que competirá con Óscar Iván Zuluaga, carta del partido de centroderecha Centro Democrático que tiene a Iván Duque como actual mandatario de ese país.

Y es que más allá de las invitaciones protocolares a los mandatarios en ejercicio -donde varios ya han confirmado su asistencia-, el futuro presidente también ha hecho la convocatoria a referentes políticos, principalmente de la región, que le son cercanos ideológicamente.

En entrevista con la BBC, Boric ya había adelantado que “me da mucha esperanza y espero tener un trabajo codo a codo con Lucho Arce en Bolivia; si Lula gana las elecciones en Brasil, con Lula; la experiencia de Gustavo Petro si se consolida en Colombia. Creo que ahí se puede armar un eje tremendamente interesante”.

Hace algunos días se confirmó que el exmandatario y casi seguro candidato presidencial a las elecciones de octubre próximo en Brasil, Luiz Inácio “Lula” da Silva, fue convidado a la ceremonia.

Aunque según confirmaron fuentes brasileñas próximas al líder del Partido de los Trabajadores (PT) “no asistiría, pero agradeció la invitación”.

Ello, en medio de la negativa del Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a asistir a la ceremonia de marzo próximo debido a sus diferencias ideológicas con Boric. En vez, acudiría el vicepresidente Hamilton Mourão.

Sin embargo, estas no son las únicas convocatorias que ha realizado el mandatario entrante. Consultados por La Tercera PM, si bien desde el Frente Amplio uruguayo no quisieron confirmar si recibieron o no una invitación firmada por Boric, señalan que es probable que asista “una delegación o representante” de la coalición.

En esa línea, asistiría Fernando Pereira, presidente de la tienda política uruguaya y quien hace unos días compartió con el futuro ministro de la Segpres, Giorgio Jackson, en su visita al país, donde fue parte de un foro organizado por la Fundación Friedrich Ebert Stiftung.

Las mismas fuentes señalan que es “poco probable” que asista el exmandatario José “Pepe” Mujica, atendiendo a su avanzada edad (86 años) y a la situación de pandemia. Además, hace algunos días, su esposa, Lucía Topolansky, anunció que renunciará a su escaño en la Cámara Alta de Uruguay a partir del próximo 1 de marzo, lo que complicaría un eventual viaje a la ceremonia.

En tanto, el actual mandatario uruguayo, Luis Lacalle Pou, militante del Partido Nacional (centroderecha), está entre los confirmados para el traspaso de mando.

Quien también confirmó su asistencia es la congresista peruana de Juntos por el Perú, Sigrid Bazán. El presidente de ese país, Pedro Castillo, aunque fue invitado, aún no ha confirmado su asistencia.

La exdirigenta estudiantil y conductora de televisión visitó Chile por primera vez el 2012, donde se reunió por primera vez con dirigentes como Jackson y la futura ministra de la Secretaría General de Gobierno, Camila Vallejo.

Incluso, Bazán fue comparada por la prensa con la futura ministra por sus similitudes como líderes universitarias. “Estaré por allá a partir del 9 de marzo”, afirmó a La Tercera.

En el caso de España, el parlamentario y líder de Más País, Íñigo Errejón, cercano a Boric y que ha participado en distintas instancias de Revolución Democrática (RD), confirmó que “he recibido la invitación y me gustaría mucho, pero es difícil que vaya a poder, porque esa semana hay pleno en el Congreso de los Diputados. Ya lo estuve comentando con el presidente (Boric)”. Sin embargo, podría visitar el país en abril para promocionar la edición de su último libro Con Todo.

Según ha consignado la prensa española, la ministra de Igualdad y pareja de Pablo Iglesias, Irene Montero, asistiría a la ceremonia junto al Rey Felipe VI y a José Manuel Albares, ministro de Exteriores.

Invitaciones de “libre disposición”

A diferencia de ocasiones anteriores, y con las restricciones propias de la pandemia, esta vez la ceremonia de toma de posesión contará con 500 asistentes. Entre el gabinete entrante, saliente, parlamentarios e invitaciones oficiales -emitidas por la Cancillería- a los mandatarios en ejercicio, fuentes de gobierno confirman que Gabriel Boric cuenta con 26 invitaciones de libre disposición.

Así, a cargo de las invitaciones protocolares emitidas por el gobierno saliente está a cargo el director adjunto del Ceremonial y Protocolo de Cancillería, José Jaliliye, mientras que las invitaciones requeridas por Boric están en manos de Manahi Pakarati, funcionaria del Minrel designada por el mandatario electo como la directora general del Ceremonial y Protocolo en la administración entrante.

Dentro del equipo de Pakarati también está Gonzalo Layseca, diplomático de carrera, cercano a algunos personeros del Frente Amplio, y que se está encargando de recepcionar las confirmaciones a estas invitaciones.

Durante la próxima semana, y con la totalidad de los confirmados, se establecerá la agenda de reuniones bilaterales que sostendrá el Presidente Boric.

Un aspecto que aún no está claro es la presencia de autoridades de EE.UU. en la toma de posesión. Hasta ahora, fuentes de Cancillería señalan que aún no está confirmada la presencia de la vicepresidenta Kamala Harris, probable visita que el Presidente de ese país, Joe Biden, deslizó al futuro mandatario en la llamada telefónica que sostuvieron a fines de diciembre.

Protocolo

El excanciller Heraldo Muñoz señala que fuera de las invitaciones protocolares, “los presidentes electos invitan a personas cercanas y ha ocurrido antes”.

¿Puede generar roces invitar a un presidente en ejercicio y además a un adversario político? Muñoz plantea que en ello existen diferencias sobre las actividades a las que asisten. “Los invitados del presidente electo no participan en todas las ceremonias. Algunos van solo a la toma de posesión, pero no al almuerzo posterior, porque hay algunas actividades exclusivas de presidentes, vicepresidentes o jefes de delegación oficial”, explica el exministro de RR.EE.

Así, hay otras instancias fuera de protocolo que dependen de la agenda del presidente para sus invitados más personales. “Eso se define caso a caso, es posible que el presidente Boric se reúna con ellos, no es una rareza. Que estén en carrera presidencial puede significar una complicación, pero la asistencia la determinará cada invitado”, señala.

Como sea, así como el presidente entrante puede invitar a amigos, u otros políticos extranjeros con los que tenga afinidad, el Presidente Piñera también tiene espacio para este tipo de invitaciones.

Por ejemplo, cuando asumió la expresidenta Michelle Bachelet en 2014, convidó a personeros de la comunidad internacional vinculados a los derechos humanos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Los “desaparecidos no localizados” se dispararon de 265 a 10.366en 2021, acumulando un total de 108 mil casos desde 1964.