¿Quién capitaliza y a quién le afecta? Cómo los actos de violencia de un nuevo 18-O terminaron removiendo la presidencial

Los saqueos y desmanes que se registraron en el segundo aniversario del estallido social tensionaron también la carrera por La Moneda. Mientras en la derecha buscan capitalizar políticamente el ambiente y enrostrarles a sus adversarios de la centroizquierda el apoyo a iniciativas como la que busca un indulto para los denominados "presos de la revuelta", en Apruebo Dignidad y Nuevo Pacto Social admiten que sus abanderados están más expuestos a pagar "costos". Entre los analistas, a su vez, hay consenso en que el gran beneficiado es el candidato del Partido Republicano, José Antonio Kast.




Fue el gobierno el que terminó crispando hoy la carrera presidencial. Tras los distintos hechos de violencia que se registraron la noche de este lunes, en el marco del segundo aniversario del estallido social del 18-O, el subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, encendió los ánimos al responsabilizar del vandalismo a los abanderados de Apruebo Dignidad, Gabriel Boric, y Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste.

“Una cosa es quiénes cometieron los saqueos, quiénes estuvieron en los desórdenes (...), pero más allá de los autores materiales de los delitos, ¿quiénes son los responsables finales de esta violencia? (...). Yo creo que los responsables finales de esta violencia son quienes instalaron en nuestro país una sensación de impunidad, que cometer delitos violentos no era condenable en Chile”, manifestó la autoridad.

Y agregó: “Los que hicieron un llamado a quemarlo todo, como la (ex) presidenta de Revolución Democrática, Catalina Pérez; quienes presentaron un proyecto de ley para indultar a quienes destruyeron y quemaron, como Yasna Provoste; a quienes van a visitar a la cárcel a un imputado en prisión preventiva por lanzar bombas molotov como el candidato del Partido Comunista y el Frente Amplio, Gabriel Boric, o Fernando Atria, que le atribuye la maternidad de la Constituyente a la violencia”.

Los dichos de la autoridad escalaron a tal nivel que el expresidente del PPD Heraldo Muñoz salió a acusar a La Moneda de intervencionismo político e incluso llamó a Galli a renunciar, mientras que el propio Boric aseguró que el gobierno busca aprovecharse de los hechos de violencia. Pero más allá de la polémica, las palabras del subsecretario dejaron en evidencia un diagnóstico que en todos los comandos tienen claro: la violencia y el 18-0 producen efectos electorales.

Los “costos” en la izquierda

Distintos analistas concuerdan en que el ambiente de crispación social y los hechos de violencia pueden terminar beneficiando la opción del candidato del Partido Republicano, José Antonio Kast. Mientras que Boric, Provoste, Marco Enríquez-Ominami y Eduardo Artés podrían terminar pagando costos.

Eso es algo de lo que están conscientes en los comandos, al menos, del abanderado de Apruebo Dignidad y de su par decé. De hecho, por eso mismo, anoche ambos salieron a condenar categóricamente los hechos de violencia a solo minutos de que comenzaran a registrarse.

En el equipo de Provoste concuerdan en que la violencia podría beneficiar a Kast y perjudicar a los abanderados de la centroizquierda. No obstante, algunos dirigentes del equipo político de esa campaña sostienen que podría afectar más a Boric que a la senadora.

Pese a esto, en el equipo de la legisladora creen que estos hechos no tendrían un efecto permanente y que, de todas maneras, los candidatos lo lograrían sortear al haber condenado “con claridad” la violencia.

“Algunos esperan que este tipo de acciones pueda beneficiar a los candidatos de derecha y podemos ver cómo el mismo gobierno en una acción de intervencionismo trata de ayudar a que se genere una especie de rédito político, lo que me parece muy irresponsable. En el caso de nuestra candidatura ha existido un claro compromiso en condenar todos aquellos hechos que no tienen que ver con las demandas de la ciudadanía”, asegura el vocero de la campaña, diputado Víctor Torres (DC).

Mauricio Morales, analista y académico de la Universidad de Talca, asegura que “en cuanto al candidato que paga más costos, naturalmente es Boric. Tiene varios posteos que conducen a ciertas dudas sobre su real compromiso con el orden. Su postura frente a las barricadas es muestra de aquello. Por tanto, su tarea será convencer a los electores de que esas opiniones fueron aisladas y que su convicción básica está en la restitución del Estado de Derecho y en la condena a la violencia en todas sus formas. Puede que esta reafirmación de postura sea poco creíble en un inicio, pero es un paso que el candidato debe dar”.

Pese a que en el equipo del frenteamplista coinciden en que el factor “violencia” será una consulta constante hacia su candidato, en el comando hay distintas visiones sobre los efectos que podrían tener los episodios que marcaron esa jornada. Uno de los más repetidos, según aseguran en el sector, es que imágenes de actos vandálicos podrían ser capitalizadas por Kast.

“Los hechos de ayer fortalecen que Kast termine de robarle el voto de derecha a Sichel”, asegura un dirigente de esa coalición.

No obstante, en el comando de Apruebo Dignidad están conscientes de que el tema podría terminar afectando a su candidatura y, por lo mismo, el parlamentario ayer volvió a condenar los hechos de violencia.

Pese a esto, en el equipo de Boric ven que el aniversario del 18-O también podría traer una oportunidad para su campaña. En el comando aseguran que más allá del estallido social, por estos días también se celebrarán otras fechas que representan “hechos políticos”, como la conmemoración del plebiscito del 25 de octubre y la “marcha más grande de Chile”.

Eso, dicen en el entorno del parlamentario, podría ser un capital para enfatizar el discurso de que Boric “representa los cambios” y el Apruebo.

“Sí (tiene efectos en la presidencial). Ayer vimos que las demandas sociales de hace dos años siguen vigentes y eso pone un desafío importante para quien tenga que gobernar, de que tiene que ser con participación ciudadana y eso incluye la movilización. Porque lo que ha quedado claro es que la única forma de lograr estabilidad es realizando cambios profundos”, asegura la dirigente del equipo estratégico del comando, Javiera Toro. Mientras que la representante de Comunes en la mesa política, Carolina García, sostiene que “el malestar sigue ahí porque no ha habido todavía cambios concretos en la línea de lo demandado por el movimiento social. Creo que, de la mano del proceso constituyente, solo Gabriel tiene la convicción de llevar adelante las transformaciones”.

Kast y Sichel buscan capitalizar

Existe cierto consenso respecto de que el favorecido electoralmente con la violencia será Kast. Eso puede ser cierto, pero Kast debe capitalizar esos apoyos mediante una promesa creíble y que dé garantías respecto a que bajo su gobierno se restituirá el Estado de Derecho. No es cosa de decretar estado de sitio y listo. La situación es mucho más compleja. Un estado de sitio puede generar aún más violencia. Por tanto, Kast debe administrar muy bien las expectativas que se han generado en torno a su promesa de orden”, agrega Morales.

“Las expresiones de violencia que se observaron ayer y que fueron profusamente instaladas por los medios de comunicación son más funcionales a lo que es la estrategia del miedo, que ha sido una estrategia que históricamente la derecha, especialmente, la ha utilizado. Esta es una elección en la que van a pesar más las decisiones emocionales antes que las de políticas públicas”, afirma, a su vez, el académico de la Universidad Central Marco Moreno.

Y añade: “El tema de la violencia por esta lógica de emoción puede tener un resultado más favorable para José Antonio Kast y evidentemente un costo para la candidatura de Gabriel Boric, especialmente en electores mayores sobre 50 años, donde el tema de la violencia es un factor que se pondera al momento de conformar la opinión electoral de los ciudadanos”.

En el comando del republicano transmiten que la coyuntura les beneficia debido a que es una materia que han instalado durante toda la campaña y que, de hecho, la ciudadanía asocia con él. Las mismas fuentes sostienen que su contendor, Sebastián Sichel, está intentando levantar la misma bandera para reconquistar al electorado más de derecha, sin embargo, consideran que puede ser “un poco tarde” para que él lo logre capitalizar.

Pese a eso, en el comando del candidato de Chile Podemos Más reconocen que los episodios de violencia que se registraron el lunes en el marco de los dos años desde el estallido social abren una oportunidad para mostrar una postura firme en materia de seguridad, valorada por un electorado que suele ser más conservador. Esto, en un escenario en que el oficialismo ha recalcado que la segunda vuelta “se pasa con los votos de derecha” y que, por lo mismo, algunos indican que las definiciones del abanderado fueron analizadas con antelación, para tener un discurso más “duro” en materias de seguridad.

De hecho, Sichel realizó más de una intervención por redes sociales condenando los episodios, emplazando a Provoste y Boric por apoyar el proyecto de ley de indultos y pidiendo que lo retiren. Además, hoy se desplazó hasta un lugar en la denominada “zona cero″ para realizar un punto de prensa en el que nuevamente pidió a sus adversarios de la oposición que buscan llegar a La Moneda que se pronuncien por la moción parlamentaria.

Entre los dirigentes de los partidos que más participan del comando evalúan bien la performance que hizo ayer Sichel. Pese a esto, desestiman que se hayan conversado bajadas comunicacionales por el 18-O para coordinar al oficialismo, dado que sienten que por este tema hay un diagnóstico compartido en el sector, que ni siquiera hay que recordarlo. En todo caso, algunos parlamentarios dicen que sí han abordado con el equipo de Sichel esta materia.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.