Rumbo Colectivo, el centro de estudios de RD que aspira a ser el recambio 2.0 de los think tanks de la izquierda

"Debemos ser el centro de estudios del nuevo Chile”, enfatiza como objetivo su director ejecutivo, Diego Vela. Dicen que quieren evitar la división entre "tecnócratas" y políticos, y preparan una propuesta de reglamento para la convención constituyente que darán a conocer a fines de mes.




Hace menos de un mes que cuentan con su número de rol que les reconoce la personalidad jurídica, pero la Fundación Rumbo Colectivo, el nuevo think tank fundado por militantes de Revolución Democrática, se empezó a gestar desde el año pasado.

Tiene documentos publicados, consiguió el patrocinio de la Fundación Friedrich Ebert en Chile para algunos de sus proyectos sobre ampliación de la democracia y está en proceso de modificación de sus estatutos para comenzar a recibir donaciones.

El excandidato a la gobernación de Santiago Sebastián Depolo y la cientista política Claudia Heiss figuran entre los fundadores de la iniciativa que hoy está bajo la dirección ejecutiva de Diego Vela y de la ingeniera Javiera Martínez como presidenta.

Vela postuló en septiembre a este cargo y fue seleccionado tras su retorno a Chile de cursar un Master en Sociología Política en London School of Economics (LSE). El ingeniero comercial de la PUC ha estado vinculado a ambos campos, en lo político fue presidente de la Feuc en 2013 y jefe de gabinete del senador Juan Ignacio Latorre (2017-2019), y en lo social se desempeñó como miembro del directorio Educación 2020 (2013-2017), y fue director ejecutivo América Solidaria en Haití (2015-2017).

Martínez, en tanto, es magíster en ciencia política en New York University, fue la coordinadora técnica de la bancada RD en la Cámara de Diputados y hoy asesora al diputado Giorgio Jackson en la Comisión de Hacienda.

Si bien el Frente Amplio aún no tiene candidato presidencial (está a la espera de un acuerdo en torno al diputado Gabriel Boric), una de las primeras tareas que se fijó Rumbo Colectivo es aportar para un eventual programa de gobierno.

“Estamos trabajando en medidas programáticas para la discusión presidencial, buscando insumar al Frente Amplio (FA), así también la articulación y diálogo de toda la oposición”, destaca Martínez.

Lejos del modelo de Expansiva

Tal como el Frente Amplio y RD se han intentado plantear como el recambio de los partidos de oposición, Rumbo Colectivo -dicen sus impulsores- busca desarrollar una identidad diferente a los tradicionales centros de pensamientos de la oposición. Un recambio 2.0, dicen.

¿En qué se quieren distinguir? Los RD que integran Rumbo Colectivo dicen que no quieren alimentar la dicotomía entre “políticos” y “tecnócratas”, sino que esperan tomar lecciones de ambos mundos para que la política pública que propongan no termine después perjudicando a los mismos ciudadanos. Cuando hacen el punto, tienen a la vista la experiencia de Expansiva, el centro de estudios ligado al exministro de Hacienda Andrés Velasco que buscaba ser un semillero de políticas públicas transversal del progresismo.

“Hay que entender que los especialistas en los temas no sólo provienen del mundo académico, sino que también de experiencias sociales y políticas y buscamos generar esa articulación con esos actores distintos. Si bien es necesaria la calidad, la especialización y la responsabilidad en la formulación de propuestas, para asegurar que serán beneficiosas para las personas es fundamental estar vinculado con la ciudadanía, con los procesos que están viviendo con el nuevo Chile. Estamos trabajando arduamente con este ciclo que se abrió post 18 de octubre y entender que debemos ser el centro de estudios del nuevo Chile”, apunta Vela.

Es por ello que hace pocos días sostuvieron encuentros vía telemática con actores sociales de Coquimbo y Antofagasta para conocer su opinión sobre el futuro programa de gobierno, y en unas semanas más harán lo mismo con la Femprus (Confederación Nacional de los Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud) en Puerto Montt. “En esos espacios aparecen nuevos temas de discusión y de prioridades. Creo que algunos otros centros de estudio lo desconocen porque están más encerrados en la burbuja académica”, acota Vela.

Relaciones con el CEP y Horizontal

Desde agosto de 2020, cuando se comenzó a desarrollar la idea del nuevo centro de pensamiento, echaron a andar dos proyectos con miras al cambio constitucional, recalca Vela: “Crear un reglamento para la convención constitucional que asegure participación incidente, transparencia y probidad, y por otro lado generar una hoja de ruta para reformas legales y cambios constitucionales en tres ítems que desde la dictadura se han mantenido casi intocados, como son pensiones, agua y salud”.

En lo primero, un equipo liderado por la abogada Javiera Ascencio formuló una propuesta retroalimentada por expertos constitucionalistas cercanos al FA: Jaime Bassa, Vicente Martínez y Alberto Coddou.

Tras la victoria del Apruebo retomaron la coordinación con la Red de Centros por la Nueva Constitución, espacio de articulación de la oposición, que se reúne todas las semanas y está conformado por el Instituto Igualdad (PS), Chile 21, Horizonte Ciudadano (ligado a Bachelet), Red, La Brújula (ex PPD), para elaborar una propuesta común de reglamento que derivó en 27 propuestas concretas, en enero.

Paralelamente, Rumbo Colectivo elaboró un ejercicio de simulación con posiciones divergentes para analizar la mejor forma de dirimir los desacuerdos y encauzar las comisiones. “Fue un muy buen ejercicio, ahora vamos a publicar un documento, a fin de mes, con nuestra propuesta de reglamento de 67 páginas, incluso tenemos redactado el articulado de reglamento”, acota el director ejecutivo.

Este informe será presentado por la abogada coordinadora en una webinar que contará con la presencia en calidad de comentaristas de Tomás Jordan (encargado del proceso constitucional de Bachelet), Danae Mlynarz (Igualdad), Marcela Ríos (PNUD) y Sergio Verdugo (Horizontal). “Y además Javiera Ascencio estará en un debate organizado por el Centro de Estudios Públicos (CEP) con Sebastián Soto para enfrentar miradas. Ellos, desde la derecha, están planteando mantener reserva de ciertas sesiones versus nosotros que hablamos de transparencia total”, acota.

Este no es el único espacio de encuentro con el CEP, ya que el jueves 11 se realizó el conversatorio sobre pensiones a propósito de un paper que Rumbo Colectivo elaboró. En la ocasión comentó el investigador de esta entidad Rafael Sánchez, junto a la integrante del Consejo Fiscal Autónomo Paula Benavides.

“Hemos desarrollado trabajos en conjunto con el CEP. Nos juntamos a conversar para ver si había espacio y ahí salió un tema de trabajar régimen político y reglamento, y en ese marco impulsarán actividades que a ellos les corresponde anunciar”, anota Vela, precisando que esperan extender todas las redes posibles, incluso hasta Libertad y Desarrollo, el conocido think tank ligado a la UDI. “Aunque hemos priorizado generar musculatura con la oposición, creemos que es necesario interlocutar con la derecha, y estamos avanzando en esa línea”, argumenta el director ejecutivo.

Además, acaban de iniciar un nuevo proyecto con ComunidadMujer y el Departamento de Sociología de la Universidad Alberto Hurtado centrado en la perspectiva de género y en visibilizar las labores de cuidado de las candidaturas. Para ello realizarán una encuesta a las 1.327 candidaturas a la convención constitucional, que unas semanas después de la elección servirá para descubrir cuáles fueron los factores que posibilitaron que salieran electas algunas mujeres y otras no.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.