Sobrepoblación y violencia narco: la explosiva mezcla tras sangriento motín carcelario en Ecuador

Policías participan en un operativo en la cárcel Guayas 1 en Guayaquil, el 30 de septiembre de 2021. Foto: AFP

La revuelta en la Penitenciaría del Litoral de Guayaquil, que hasta ahora deja 116 muertos, agrava la crisis penitenciaria en Ecuador causada por choques por el poder entre bandas criminales vinculadas a los carteles mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación.




Ecuador declaró el miércoles el estado de excepción por 60 días para el sistema carcelario, en crisis por la sobrepoblación y la violencia entre bandas del narcotráfico, tras un sangriento motín registrado en la víspera en la Penitenciaría del Litoral de la ciudad de Guayaquil, que deja hasta ahora 116 muertos y más de 80 heridos, según confirmó el Presidente Guillermo Lasso. “Me gustaría decir que sí está controlada la situación, pero no lo puedo hacer”, manifestó el mandatario, cuyo gobierno ordenó que las FF.AA. actúen dentro de las cárceles.

Lasso decretó el estado de excepción nacional en todo el sistema penitenciario por “grave conmoción interna” y para “preservar los derechos humanos de las personas privadas de la libertad”, dijo en una conferencia de prensa que brindó el miércoles por la noche desde Guayaquil.

“Es lamentable que las cárceles se las pretenda convertir en un territorio de disputa del poder por parte de bandas delincuenciales”, dijo tras enfatizar que vamos a actuar “con absoluta firmeza” para recuperar el control de la Penitenciaría del Litoral y evitar que estos hechos se repitan en algún otro centro penitenciario, añadió.

Según el diario El Comercio, el decreto tiene 10 artículos. En estos se dispone que las Fuerzas Armadas podrán actuar en el interior de las cárceles de manera coordinada con la Policía para restablecer y mantener el orden en los centros. De hecho, un fuerte contingente militar fue desplegado en la Penitenciaría del Litoral. Los uniformados se apostaron en los exteriores de este centro carcelario. Todos estaban equipados con un fusil, un chaleco antibalas y un casco de metal. Incluso, llegó un equipo de Fuerzas Armadas con un vehículo blindado, además de otros camiones militares, detalló el periódico quiteño.

Pese al despliegue militar, el diario El Expreso aseguró que aún “el descontrol reina dentro de las cárceles”, destacando que hasta hoy solo cuatro de 116 cuerpos de los asesinados en la Penitenciaría se han entregado a sus familiares.

La fiscalía determinó dos causas por las que se produjo la masacre en la cárcel de Guayaquil. Según la entidad, las primeras investigaciones señalan que los ataques violentos se produjeron por la lucha entre bandas delictivas que buscan “ostentar el poder” dentro de la cárcel.

La segunda causa obedece “a la intención de parte de las autoridades de trasladar a los cabecillas de organizaciones delictivas a otros centros penitenciarios del país”, señaló la fiscalía.

Tras el cruento motín carcelario del martes, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos volvió a condenar la violencia en las prisiones ecuatorianas. “En 2021 serían más de 200 personas fallecidas, resultado de la violencia en las penitenciarías. Se recuerda que los Estados tienen el deber jurídico de adoptar medidas que garanticen derechos a la vida, integridad personal y seguridad de personas bajo su custodia”, expresó por Twitter.

La jornada violenta del martes en la Penitenciaría del Litoral es la más reciente en lo que va del año. Según El Comercio, al menos 10 enfrentamientos en el interior de las cárceles del país se han dado, desde febrero del 2021. En estos ocho meses han muerto 234 presos, según las autoridades del gobierno del expresidente Lenin Moreno y del actual mandatario, Guillermo Lasso. Esto significa 29 fallecidos por mes o uno por día. Tras los decesos de 79 reos el pasado 23 de febrero, Ecuador ya es ubicado entre los países con más muertes violentas en la historia carcelaria de Latinoamérica, destaca el periódico.

Narcotráfico y crimen

Según se divulgó en la víspera, una disputa entre las bandas de “los choneros” y “los lobos” habría desatado el enfrentamiento armado que, a decir del exdirector de inteligencia militar coronel Mario Pazmiño, se da por la pelea del “control territorial” dentro y fuera de las cárceles para dominar las actividades de narcotráfico y microtráfico.

Para Pazmiño, el sangriento amotinamiento evidencia que “el crimen organizado transnacional ha permeado la estructura del Estado”, cuya gobernabilidad ha sido “trastocada por la injerencia de carteles internacionales como Sinaloa y Jalisco Nueva Generación”, que operan a través de bandas locales. “Quieren sembrar el miedo”, dijo a The Associated Press. Añadió que “mientras más radical y violenta es la forma de asesinar”, más logran su objetivo de control entre bandas.

Una mujer consuela a un hombre afuera de la morgue mientras espera los cuerpos de los reclusos muertos en un motín en la Penitenciaría del Litoral, en Guayaquil. Foto: AP

France Presse coincide en que la revuelta agrava la crisis penitenciaria en Ecuador causada por los choques por el poder entre bandas criminales vinculadas a los carteles mexicanos de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación. En Ecuador, con 17,7 millones de habitantes, la violencia ha pasado a ser permanente en sus 65 cárceles, en las que están 39.000 personas sobre una capacidad para 30.000, apunta.

“Viene una crisis carcelaria desde al año 2010, con un promedio de 25 homicidios por año, pero que se acelera significativamente a partir de 2017″, dijo a la agencia de noticias el experto en seguridad y narcotráfico Fernando Carrión.

Según la Defensoría del Pueblo, en 2020 se registraron 103 asesinatos en las penitenciarías del país, en las que la corrupción facilita el ingreso de armamento y municiones.

La tercera parte de reclusos “proviene de organizaciones criminales explícitas vinculadas al narcotráfico” internacional, dijo Carrión, catedrático de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) de Quito. Dos de las bandas que respaldan a carteles mexicanos tienen unos 20.000 miembros, según informes policiales.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Apple presentará su nuevo smartphone en un gran evento que se espera se realice el 13 de septiembre, aunque algunos rumores señalan que podría ser antes. Sin embargo, como siempre, algunos rumores han dejado entrever cómo sería el nuevo celular de la compañía, y estos señalan que sería el más grande de su historia.