Trastienda de una carta: las razones de un comité político bajo presión

La decisión de recurrir al Tribunal Constitucional habría generado disenso al interior de La Moneda, donde los ministros Rodrigo Delgado y Karla Rubilar se habrían manifestado en contra.

Ayer, los cinco ministros del comité político firmaron una misiva descartando que hubiesen diferencias en la decisión de llevar al Tribunal Constitucional el proyecto de tercer retiro previsional. La idea se le ocurrió, dicen en La Moneda, al ministro del Interior, Rodrigo Delgado, a la que se terminaron adhiriendo los otros secretarios de Estado, con el conocimiento, según algunas versiones, del Presidente Piñera. En RN no cierran la puerta a la idea de que Karla Rubilar deje el gobierno.




Pasadas las 20.00 de ayer, el gobierno hizo llegar a La Tercera y a otros medios una carta de dos párrafos firmada por los cinco ministros del comité político: Rodrigo Delgado (Interior), Jaime Bellolio (Segegob), Juan José Ossa (Segpres), Karla Rubilar (Desarrollo Social) y Rodrigo Cerda (Hacienda).

“Como ministros de Estado e integrantes del comité político que acompaña al Presidente Sebastián Piñera, adherimos completamente a la decisión de presentar ante el Tribunal Constitucional un requerimiento por el proyecto que permitiría un tercer retiro de ahorros previsionales”, parte diciendo el escrito, agregando que “ante las versiones de prensa que indican que no habría habido unanimidad en esta gravitante definición del gobierno, queremos desmentir categóricamente esas interpretaciones”.

La misiva se gestó luego de que se conociera que al interior de La Moneda y del propio comité político hubo diferencias en los días previos respecto de la decisión de acudir al organismo. Esto, por la fuerte presión y las implicancias políticas que podía tener si no tenían una propuesta alternativa, tal como ocurrió en el segundo retiro.

Según insisten varias fuentes consultadas en Palacio y en Chile Vamos, para nadie en el sector era un secreto que había diferentes posturas entre los secretarios de Estado, las que fueron transmitidas en conversaciones que sostuvieron los propios ministros con algunos dirigentes del sector. Así, era sabido en el oficialismo que los ministros Delgado (UDI) y Rubilar (ind.) eran partidarios, en principio, de intentar otras fórmulas antes de acudir al organismo. Ello, mientras desde Presidencia aseguraban el martes que la decisión había sido unánime.

Rubilar, agregan las mismas fuentes, estaba inquieta porque sentía que La Moneda tenía que fortalecer las ayudas sociales, entre ellas, extender el Bono Clase Media. La titular de Desarrollo Social mantiene línea directa con el presidenciable de RN, Mario Desbordes, quien ha sido crítico de la decisión del gobierno de no apoyar el tercer retiro, ir al TC y no entregar más beneficios sociales.

La extendida divulgación de los matices al interior del equipo de gobierno se convirtió en un ruido ante el cual debieron reaccionar. En ese marco, ayer los ministros tuvieron que salir a despejar el punto en más de una oportunidad, remarcando que hubo unanimidad de todo el equipo político una vez que el martes se adoptó la determinación final de ir al TC.

El debate se instaló en un contexto en que el comité político -según reconocen en Palacio- se encuentra bajo presión por varias razones. Primero, porque en Chile Vamos existe una fuerte molestia por las implicancias electorales para los comicios del próximo 15 y 16 de mayo que tiene la decisión de La Moneda de acudir al TC. Asimismo, en el bloque hay malestar porque creen que el Ejecutivo llega tarde a los debates legislativos y no recoge las propuestas del sector.

Según fuentes de gobierno, fue el ministro Delgado quien propuso la idea de estampar una carta. A esa iniciativa se terminaron plegando los otros secretarios de Estado. Sobre si hubo reparos o no al respecto o si todos estuvieron de acuerdo con hacerlo, en La Moneda evitan transmitirlo y lo mantienen con hermetismo.

El mismo secreto mantienen respecto a quién redactó la carta. Descartan eso sí que haya sido la Secretaría General de Comunicaciones (Secom). Sobre si el Presidente Piñera estaba al tanto de la misiva, algunas versiones de La Moneda apuntan a que sí.

En el gobierno subrayan que las razones para sacar la carta apuntan principalmente a que estaba muy instalado en la opinión pública que el comité político tuvo diferencias y que ello solo debilitaba la decisión de haber acudido al TC. Y, aunque en La Moneda admiten las discrepancias, recalcan que fueron previas y que, una vez que se tomó la decisión, estuvieron todos de acuerdo en apoyarla.

El factor Rubilar

La carta buscaba también disipar los rumores de que Rubilar quería renunciar, los que comenzaron a instalarse el martes en algunos ministerios y sectores de Chile Vamos. Esto se acrecentó debido a que la ministra no estuvo en el punto de prensa en que Ossa, Cerda y Bellolio anunciaron la decisión de acudir al organismo. Ese día, en todo caso, en su entorno transmitieron que tenía otras cosas en agenda a la misma hora.

Lo cierto es que Rubilar no ha tenido apariciones públicas hace dos días, y en el gobierno agregan que ha insistido en pedirle al Presidente que extienda el Bono Clase Media. En RN, a su vez, dicen que están conscientes de la incomodidad de la ministra y no cierran la puerta a la idea de que dé un paso al costado del gobierno.

En esa línea, algunas versiones de La Moneda apuntan a que la misiva respondía a un intento de dar una señal interna, haciendo un llamado al orden al comité político y, particularmente, a Rubilar.

En Palacio reconocen que los ministros se encuentran en semanas complejas y bajo mucha presión. Delgado monitorea eventuales alertas de seguridad para lo cual ya se estableció un plan preventivo junto con Carabineros y la PDI; Rubilar ha sido el rostro del IFE y del Bono Clase Media; Cerda tiene la presión de cuánto se puede seguir negociando los recursos públicos, mientras Ossa intenta alinear al sector.

En este contexto, los ministros hoy tuvieron que salir a explicar la carta y -nuevamente- si es que existen diferencias al interior del comité político. Sobre si fue una instrucción de Piñera, Ossa indicó que “no, nosotros, de forma espontánea, ante una versión de prensa que nos pareció que no era precisa y que respetamos totalmente, por supuesto, era una buena señal que las supuestas divisiones no existen, porque los chilenos no quieren ese tipo de incertidumbre y quisimos dar una señal que refleja la unidad que tiene nuestro equipo, y no solo el comité político, sino todo el gabinete”.

Por su parte, Cerda agregó que “lo único que muestra la carta es que es un comité político unido” y que “no veo ningún quiebre”.

Con todo, hoy para el comité político, dicen en Palacio, es un día clave, porque están intentando cerrar un acuerdo con Chile Vamos y parte de la oposición en materia tributaria y de pensiones, que podría ser una salida -aunque muy difícil, según reconocen- para frenar la aprobación del tercer retiro.

“Un nuevo error político”

“Uno no tiene que mandar una carta desmintiendo algo que es rumor, porque lo termina confirmando (...); creo que el o la (persona) que decidió mandar esa carta (...), no se hace eso, es al revés. Hacerse cargo de esto y en esta forma es muy amateur. Eso da a entender que sí hubo diferencias”. Esa fue la reacción de Desbordes para referirse a la misiva que enviaron los ministros.

El miércoles en la noche, en entrevista con La Red, el abanderado RN-PRI, además, agregó que “no me ha gustado cómo funciona la Segpres, la Segegob (...), pero valoro el trabajo del ministro Cerda (Hacienda) y la ministra Rubilar (Desarrollo Social), con los que me ha tocado interactuar. Yo sé que siempre están abiertos al diálogo y el Presidente también, ha dialogado, pero él toma la decisión final”.

Las críticas a la acción de los ministros se extendieron durante esta jornada a parlamentarios del sector. El más duro de ellos fue el senador UDI Iván Moreira, quien calificó la misiva como un nuevo “error político”.

“Yo entiendo la buena fe de esta carta, pero demuestra la debilidad por la cual está pasando el gobierno”, dijo, agregando que “no se puede sacar una carta para desmentir un rumor, pero todos sabemos perfectamente que hubo una ministra o ministro que expresó su disconformidad con la decisión que había tomado el Presidente”.

En tanto, el diputado RN Jorge Durán indicó que la carta “viene a reflejar la preocupante situación mental de tiempo y espacio que atraviesa el Segundo Piso” y que “hago un llamado a la reflexión, a madurar más antes de actuar”.

En el oficialismo, en todo caso, en privado varios transmitían que la carta solo debilitó al comité político y que fue un “autogol”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.