“Tren de Aragua” parte rumbo al norte: casos ligados a temida banda venezolana serán tramitados por fiscal regional de Tarapacá

Diligencias vinculadas a la peligrosa banda criminal.

La decisión la adoptó el fiscal nacional Jorge Abbott luego de una cumbre de investigadores y policías que se juntaron a analizar el incremento del crimen organizado en la Macrozona Norte. Ahora será Raúl Arancibia el principal persecutor de las ramificaciones de esta agrupación caribeña. El motivo fue, según la resolución, que ese jefe regional es quien más avanzadas tiene estas causas penales. La decisión de la máxima autoridad del Ministerio Público generó ruido en algunos persecutores, quienes plantean que la banda no debe verse como una sola, sino como células y que se perderá el avance que ya había en la RM.


Los días 26 y 27 de mayo se concretó una cumbre muy esperada por policías y fiscales. Y es que el aumento de la violencia en la denominada Macrozona Norte no le es indiferente a las autoridades, más aún cuando se ha detectado el ingreso de peligrosos carteles como la megabanda venezolana denominada “Tren de Aragua” y que ha impactado en el aumento de delitos violentos. Uno de los resultados de este encuentro fue la resolución del fiscal nacional, Jorge Abbott, quien decidió concentrar todas las investigaciones que existen en el país, y que involucra ramificaciones de esta agrupación criminal extranjera, en manos del jefe regional del Ministerio Público de Tarapacá, Raúl Arancibia.

El motivo que llevó a Abbott a tomar esta decisión es por “la gravedad” de los hechos que se están registrando y se vinculan a este cartel y que a su juicio deben ser indagados bajo la dirección de un solo fiscal regional. Sobre estas jornadas, realizadas en Coquimbo, el fiscal nacional explica en su resolución que “se trató entre otros temas, una serie de hechos y fenómenos delictivos eventualmente relacionados con la megabanda venezolana denominada “Tren de Aragua”, que desde hace un tiempo ha comenzado a operar en territorio nacional, cometiendo diversos delitos de gravedad, como son la trata de personas, el tráfico ilícito de migrantes, los secuestras, extorsiones, tráfico de drogas, entre otros, todos a través de su estructura que para la legislación vigente nacional constituye una asociación ilícita del Código Penal”.

Si bien la autoridad reconoce que se han detectado tentáculos de la agrupación no sólo en el norte, sino que en varias regiones del país, es en Tarapacá donde “se encuentra más avanzada la investigación de dicha banda, encontrándose en la actualidad los imputados principales en prisión preventiva. Estas situaciones por su gravedad y unidad en cuanto al fenómeno criminal ameritan que se investiguen bajo la dirección de un Fiscal Regional especial para los casos relacionados con el ‘Tren de Aragua’”.

El fiscal Arancibia ha puesto especial énfasis en que se necesitan recursos en su zona, principalmente porque ha sido testigo de cómo en los últimos años la violencia ha escalado y se enfrentan a un tipo de criminalidad al que no estaban acostumbrados. “No damos abasto y si no hay refuerzos perderemos el control del crimen organizado”, dijo en febrero en una entrevista con La Tercera PM.

¿Una buena decisión?

En las fiscalías metropolitanas hay molestia por una decisión que consideran es equivocada y que no ayuda a perseguir correctamente un cartel transnacional así de compleja como lo es el “Tren de Aragua”. En privado no pocos investigadores comentan que trasladar todas las investigaciones hacia el norte es desconocer el modo de funcionamiento de esa agrupación. Según estas fuentes, ellos operan no como una gran banda organizada, sino que como células independientes que están ramificadas por todo Chile, sobre todo en la Región Metropolitana, pero que entre ellas no necesariamente están vinculadas.

En la Fiscalía Centro Norte, por ejemplo, luego del oficio de Abbott, varios fiscales remitieron sus investigaciones al norte. El desorden fue tal, que varias de ellas incluso fueron devueltas. Esto, debido a que Raúl Arancibia encontró que eran investigaciones muy avanzadas y que no tenían sentido sacarlas de su origen. Cuando llegaron de vuelta a Santiago fue la confirmación de que la decisión de concentrarlo todo en una región no había sido la adecuada.

Al interior del Ministerio Público se detalla además que las fiscalías metropolitanas llevan varios meses organizando su trabajo para perseguir al “Tren de Aragua” como un prioridad. De hecho, en la Fiscalía Centro Norte los fiscales cuentan con instrucciones específicas sobre cómo operar en delitos que podrían estar vinculados al cartel y que tienen víctimas o imputados de nacionalidad venezolana. Esas líneas de acción abarcan los homicidios, algo cada vez más común en esta jurisdicción, amenazas, casos de narcotráfico, entre otros.

Las instrucciones de Xavier Armendáriz además, jefe regional de esa zona, incluye la especificación de si se está trabajando el caso con la PDI o Carabineros, de manera que la misma policía también agrupe las investigaciones. Para hacer más eficiente el análisis criminal, cuentan además con una aplicación interna en la cual los investigadores ingresan el folio de cada causa, el delito involucrado y otra información. Esta tecnología solo es para el “Tren de Aragua” y va ordenando las causas para el Sistema de Análisis Criminal y Focos Investigativos (SACFI) que dirige la fiscal Tania Sironvalle. La idea era ir identificando focos y encauzar las investigaciones.

El tema es que la decisión de Abbott, aseguran, hará que todo el trabajo en la Región Metropolitana se pierda y lo avanzado por el SACFI pierda fuerza.

Pese a esto, la propia resolución del fiscal nacional apunta a que Arancibia es quien dirige las indagatorias, pero “podrá actuar apoyado por él o los fiscales adjuntos que designe, incluyendo los que actualmente tienen bajo sus cargos las causas asociadas a esta banda, si lo estima pertinente”. Por ahora el “Tren de Aragua”, al menos sus casos, partieron rumbo al norte.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Arqueólogos encontraron los restos que corresponderían a Ankhesenamun, esposa de Tutankamón, y su madre Nefertiti, la legendaria faraona que gobernó Egipto hace 5.500 años.