Un viejo conocido en la ANI: Quién es el nuevo jefe de Inteligencia designado por La Moneda

ANI

Las oficinas de la ANI, ubicadas en calle Tenderini.

Luis Marcó asumió como el nuevo director de la Agencia Nacional de Inteligencia. A pocas horas de ocupar el cargo que dejó el vicealmirante (R) de la Armada, Gustavo Jordán, llegó hasta las oficinas del servicio que depende del Ministerio del Interior para informar de sus primeras decisiones: la desvinculación de la plana mayor. Descabezó las seis jefaturas de división y removió a los oficiales de marina en retiro que cumplían funciones en el organismo ubicado en Tenderini, en pleno centro de la capital.




Cuando las nuevas autoridades de gobierno asumieron, el exdirector de la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI), el vicealmirante (R) Gustavo Jordán, intentó contactarse con ministra del Interior, Izkia Siches. La idea era presentarse y manifestar la disposición a colaborar. Sin embargo, tras reiterados intentos frustrados por concretar una reunión con la jefa de gabinete de La Moneda, el ex oficial de La Armada entendió el mensaje y prefirió dar un paso al costado.

Así, el viernes 1 de abril, Jordán concretó su salida de la ANI, tras dos años y medio como director de la agencia que es la encargada de proveer análisis al Ejecutivo adelantando escenarios en diversas materias, pero principalmente en seguridad. La autoridad había asumido en medio del estallido social, el 15 de noviembre, ante las incesantes presiones políticas por mejorar las labores de Inteligencia en el país. Esa vez el ex marino llegó con un equipo de exfuncionarios de la Armada para ocupar labores estratégicas en el organismo. Se habló de una reestrucuturación y de aumentar recursos para ocupar al máximo las 144 plazas que la oficina dependiente de Interior tiene a disposición, pero que nunca han podido utilizar al ciento por ciento.

Con la salida del director, el gobierno tuvo dos semanas para apurar la designación del nuevo jefe de la ANI. Ayer, finalmente, esta designación se concretó y nombró en el cargo a Luis Marcó, filósofo y exmano derecha de Gustavo Villalobos, exdirector del organismo, en los dos gobiernos de Michelle Bachelet (2006-2010 y 2014-2018).

Marcó se desempeñó como jefe de contrainteligencia de la ANI. En esa oportunidad le tocó liderar el proceso de recolección de antecedentes que pudiera perjudicar las labores de la entidad, como también las amenazas que pudieran poner en riesgo la seguridad interna del país. Es un viejo conocido en la exConcertación y catalogado como un hombre “ponderado, inteligente y un buen elemento”.

El nuevo jefe de la ANI es licenciado en Filosofía y Magister en Relaciones Internacionales. También impartió clases en la Universidad de Chile y escribió algunas columnas políticas en distintos medios digitales. “¿Es posible construir un futuro sin tener una perspectiva y conexión con el pasado? En medio de las urgencias para elaborar una propuesta constitucional se imponen más los anhelos que una reflexión profunda. Los tiempos constituyentes son cortos, es verdad, pero es el estado de una sociedad cada vez menos cohesionada lo que pareciera incidir en forma más decidida en la pérdida de memoria y dimensión histórica”, escribió el 10 de marzo en el portal La Mirada Semanal.

El adiós de los marinos

En la última glosa del Presupuesto 2022, se definió la misión de la ANI como la encargada de “proporcionar al Ministerio del Interior la información, estudios, análisis y las apreciaciones de inteligencia que se requieren para que el gobierno formule políticas y adopte medidas y acciones especificas, en lo relativo a las conductas terroristas y aquellas que puedan constituir delitos que afecten el orden público o la seguridad pública interior”.

Además, entre sus funciones está “coordinar el intercambio de información en materias propias de la Agencia, entre los distintos organismos públicos que la recogen y disponen de ella, en especial Carabineros, Investigaciones y Organizaciones de Inteligencia de las Fuerzas Armadas”.

Hasta el momento el Interior, como se ha hecho en los últimos años, no ha emitido ningún comunicado que oficialice a Marcó como jefe de la ANI. A pesar de eso, y a las pocas horas de ser designado en el cargo, el académico llegó hasta las oficinas de la Agencia, en calle Tenderini, en el cetro de Santiago.

Lo hizo para tomar informar de sus primeras decisiones: la desvinculación de los seis jefes de División de la ANI (Inteligencia, Contrainteligencia, Gestión y Fuentes Abiertas, Asuntos Sectoriales y Coordinación del Sistema de Inteligencia). Además, de paso, aprovechó de remover a los uniformados de la Armada, en retiro, que cumplían funciones allí.

Cuando asumió Jordán, este llevó a mucha gente de la Armada, generando, además, cierto ruido interno. “Está lleno de marinos”, comentaban entonces. Entre las salidas de uniformados que se concretaron están las del jefe de Inteligencia, el contralmirante (R)Allan Nettle.

Marcó, además, ayer presentó a su nuevo brazo derecho: Gastón Dennis. El funcionario también era un excolaborador de la administración de Bachelet en la ANI, pues en 2017 se desempeñó como jefe de Finanzas de la Agencia.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.