PDI advierte que delitos de trata de personas podrían triplicarse tras pandemia

El paso Colchane es el más utilizado por los extranjeros que intenta ingresar ilegalmente al país.

La apertura paulatina de fronteras aéreas sería uno de los principales factores que propicien un incremento en la trata de personas. Además, según la policía civil, este año 15 mil extranjeros han ingresado por pasos no habilitados a Chile. Carabineros, por su lado, contabiliza 115 detenciones entre 2020 y 2021 vinculadas a bandas dedicadas a la internación ilegal de individuos. La tarifa era de hasta $ 156 mil e incluía traslado, alojamiento y contacto laboral. Esta promesa nunca se cumplió.




Cobraban US$ 200 ($ 156 mil) por persona y la promesa era una: cruzar a Chile, desde el paso fronterizo en Colchane, y dejarlos en territorio nacional instalados y con contactos para trabajar. Ante la desesperación del migrante, dicen fuentes policiales, la operación no era mala, pero sí, miserable. Las víctimas de estos grupos nunca encontraron trabajo, ni nunca fueron contactados por nadie.

Quienes estaban detrás de esta estructura criminal era una banda organizada por nueve personas, cinco chilenos y cuatro extranjeros, quienes lograron ingresar a 3.600 personas al país, según reveló una investigación del Ministerio Público y la PDI, en agosto de este año. Entre los extranjeros ingresados al país había menores de edad entre seis y 16 años.

La fiscalía y las policías investigan estos fenómenos en dos grupos delictuales: la trata de personas, que es el acto mismo de pasar ilegalmente a una persona, bajo una promesa falsa y remunerada, y la asociación ilícita. Según las últimas indagatorias, quienes llevan a cabo estas operaciones criminales lo hacen organizados y coordinadamente.

En pandemia estos delitos han tenido un impacto importante, reconocen en las policías. Sin embargo, lo que vendrá una vez que la emergencia pase y las fronteras se abran sin mayores restricciones sanitarias será peor, advierten. Así lo constatan distintos análisis realizados por la Brigada Investigadora de Trata de Personas Metropolitana (Bitrap). “Considerando el contexto actual, pensamos que el otro año las cifras de trata de personas se duplicarán o triplicarán. Además, estamos atentos a otro factor: la trata de personas desde Chile al extranjero también podría crecer”, indicó Giordano Lanzarini, subprefecto de esta sección policial.

La apertura paulatina de las fronteras aéreas, de acuerdo a los reportes de la PDI, sería uno de los principales factores que propicien un incremento en la trata de personas en la “pospandemia”. El subprefecto Lanzarini advirtió que “ya cuando el aeropuerto estaba cerrado la tendencia comenzó a cambiar y se comenzaron a usar los pasos no habilitados en el norte”. Fuentes policiales señalaron que si se toma en cuenta eso, más la apertura total de las fronteras una vez terminado el estado de excepción, los números irán al alza.

Ingreso ilegal

Este año, según cifras de la PDI, han ingresado 15 mil personas por pasos no habilitados, de los cuales 12 mil son de nacionalidad venezolana.

En cuanto a la trata de personas, la Policía Civil detectó el paso de 37 personas bajo esta modalidad, entre 2020 y 2021, donde destaca el caso de 18 tailandeses que fueron ingresados ilegalmente al país por un grupo integrado por chilenos y extranjeros. Esta red fue desbaratada en julio del año pasado -en plena pandemia- por la PDI.

Foto: Mindef.

Según el Informe Global sobre Trata de Personas de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (ONUDD), emitido en febrero de este año, la pandemia impulsa el delito de trata de personas, debido al aumento de la pobreza en el mundo, el cierre de escuelas y el incremento de las horas expuestas a internet.

La directora de la Fundación Libera, Carolina Rudnick, señaló que “lo que provocó la pandemia es imposibilitar al Estado de fiscalizar de manera física y, por lo tanto, hay menos detección”. Agregó que “el tráfico de migrantes sanciona al ‘coyote’, la persona que facilita la entrada ilegal de un extranjero por medio de dinero. En tanto, el migrante que paga para que lo ingresen es lo que se llama objeto del delito”.

Detenciones y seis puntos de control

Carabineros es otro de los actores en la fiscalización del control migratorio ilegal. En el caso del trata de personas, la policía uniformada también sospecha de un incremento una vez levantados los controles más férreos de acceso al país, levantado el estado de excepción.

Por lo mismo, el comandante de la Zona de Tarapacá de Carabineros, el teniente coronel Francisco Guzmán, sostuvo que se aumentaron los puntos de control en comunas como Colchane, donde antes se tenían solo cuatro lugares de fiscalización, lo que se incrementó en seis durante las últimas semanas. Estos se realizan en conjunto con el Ejército.

Entre el 2020 y 2021, los uniformados detuvieron a 115 personas por el delito de tráfico de migrantes, uno de estos dedicado a la internación de mujeres para ejercer la prostitución. Estos casos son los que más se repiten, según los antecedentes de la policía. Guzmán explicó que “hay una coordinación entre personas bolivianas con chilenos, quienes cruzan a las personas desde pasos no habilitados, embarcando a las víctimas en buses hasta Iquique y de ahí a Santiago. Estas bandas tienen distintas ‘tarifas’, pero van desde los $ 40 mil, hasta los $ 150 mil por pasajero”.

Entre 2020 y 2021, Carabineros aumentó en un 60% las detenciones por el tráfico ilegal de personas al país.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.