Cómo se están grabando las series en modo pandemia

Las producciones debieron suspender y hasta cancelar sus planes, pero algunas aplicaron protocolos de seguridad para continuar con las grabaciones e incluso incluyeron al virus en las tramas de las ficciones. Es el caso de “The Good Doctor”, cuya cuarta temporada debuta el 9 de abril.




Una de las áreas más golpeadas por el último año de pandemia ha sido la industria audiovisual. The Hollywood Reporter informó que en 2020 la taquilla cinematográfica en Estados Unidos tuvo una caída de un 80% en comparación a 2019. Con los cines cerrados, el streaming ha experimentado un boom y de la mano de ello las series televisivas. Sin embargo, grabar una ficción en medio de una emergencia sanitaria, con restricciones en un set de grabación, no es tarea fácil. A pesar de las dificultades, ya están al aire producciones que fueron grabadas en medio de la crisis sanitaria, como es el caso de la cuarta temporada de “The Good Doctor”, que estrena el 9 de abril en Amazon Prime Video.

La serie tuvo una ventaja frente a otras producciones: como se trata de un drama médico, incluir la pandemia y sus efectos en los guiones pudo ser abordado con naturalidad. De esa forma, la aparición del Covid-19 se convirtió en el pie inicial de la nueva tanda de 20 episodios, que parte con el ingreso de pacientes al hospital que presentan una enfermedad, hasta ese momento, desconocida. Pero que posteriormente colapsará al equipo médico.

“The Good Doctor” no es un caso aislado. Los creadores de series como “This is us”, “Grey’s Anatomy”, “The Conners”, “Shameless” y “Blask-ish” también decidieron incluir al coronavirus en sus tramas. De esta forma, la industria americana del entretenimiento está quedando dividida en dos grupos: producciones que deciden mantenerse al margen de la crisis y continúan sus historias con normalidad, y aquellas que aceptan el reto de representar la nueva realidad que experimenta el mundo.

El creador, guionista y productor de “The Good Doctor”, David Shore, escribió los dos primeros episodios de la cuarta temporada centrados en las primeras semanas de la pandemia. “Había una realidad en el mundo con la que tenían que lidiar estos médicos, y lo abordamos desde este punto de vista: soportan el peso del año pasado, pero no le pueden hacer frente hasta que no se resuelva todo el resto”, explicó Shore en una entrevista a Sun Sentinel. “Tenemos una serie médica y tenemos este mundo. No debatimos demasiado sobre ello, sabíamos que teníamos que hacerlo, que teníamos que cubrirlo”, agregó el libretista, quien entre abril y junio del año pasado fue cerrando los guiones del cuarto ciclo, junto a su equipo, mediante videollamadas.

Aunque los primeros capítulos -que se estrenaron el 11 de enero pasado en Estados Unidos- se enfocan en el virus, la trama salta al futuro, en un mundo en que la pandemia ha quedado atrás. “Queríamos contar esa historia (el inicio de la pandemia), pero el resto de la cuarta temporada irá sobre tramas que no tienen que ver con el coronavirus”, explicó Freddie Highmore, el actor principal, en una entrevista para ABC. Además, Shore ha confirmado que su objetivo al incluir el coronavirus es “rendir homenaje a los verdaderos sanitarios, a los trabajadores en primera línea que todos y cada uno de los días se ponen en peligro para salvarnos y por el bien mayor. La nuestra es una serie sobre la esperanza, y eso fue parte del análisis que hicimos. Queremos volver al mundo antes del Covid. No podíamos ignorarlo, pero es la gran razón por la queríamos recuperar una sensación de normalidad en nuestra serie. No me gusta la palabra escapismo, pero sí alejarnos de los que está constantemente sobre nuestras cabezas”.

La cuarta temporada de “The Good Doctor” parte con un mensaje dirigido al público, que dice: “El episodio es una historia inventada sobre una batalla real que se está librando. Honra a los héroes: médicos, enfermeros y otros trabajadores de la primera línea, que muchos de ellos han dado sus vidas. Haz tu parte. Lleva una mascarilla”.

Protocolos en el set

Para asumir el desafío de continuar con las grabaciones de una serie, las productoras han debido guiarse por minuciosos protocolos, pero se las han arreglado para innovar y grabar de forma segura. En junio del año pasado, el Departamento de Salud Pública de Los Angeles, California, publicó un documento con recomendaciones para que se pudieran retomar las filmaciones. Entre ellas, aconsejó que los actores se maquillaran ellos mismos y que el elenco procurara ser silenciosos, para evitar lanzar gotas de saliva. Además, se debían realizar chequeos de salud al ingreso al set, respetando el distanciamiento físico fuera del set, y se diseñó un procedimiento en caso de que un empleado evidenciara síntomas o diera positivo al PCR.

Las series grabadas durante 2020 tuvieron que ser escritas, en muchos casos, con escenas donde se pudiera guardar una distancia razonable entre los actores. Las escenas de extras se descartaron, en la misma línea, para evitar tener a muchos actores en un set. También se contaba con abundantes toallas desinfectantes e incluso la teleserie estadounidense “The bold and the beautiful” llegó al extremo de que un beso apasionado del actor Lawrence Saint-Victor fue con una maniquí y se puso una advertencia en pantalla que lo explicaba.

En el caso del elenco de “The Good Doctor”, tras el fin de sus vacaciones, el equipo voló hasta Vancouver, Canadá, donde se graba la ficción, para comenzar el rodaje de la cuarta temporada en agosto. El reencuentro estuvo marcado por el uso de mascarillas por parte de todo el equipo. De hecho, los actores Christina Chang (Audrey Lim en la serie), Richard Schiff (Glassman) y Will Yun Lee (Alex Park) compartieron en redes sociales fotos del reencuentro con el “novedoso accesorio”. “Los doctores están dentro. Primer paso para volver a trabajar en The Good Doctor”, escribió Chang en su cuenta de Instagram.

Sin embargo, la producción tuvo que frenar sus planes: la frecuencia con la que se estaba testeando a todo el equipo y elenco de la serie, para confirmar que no estaban infectados de Covid-19, los hizo frenar durante algunas semanas las grabaciones. Un contratiempo, pese a que por entonces, en Canadá, el número de contagiados era radicalmente menor al de Estados Unidos.

El segundo paso para grabar de forma segura fue que todo el equipo cumpliera una cuarentena de 14 días, pues es una de las condiciones que impone el gobierno canadiense para los viajeros procedentes de Estados Unidos. Tras cumplir el período de aislamiento, los actores y equipo técnico se instalaron en Vancouver para grabar durante los meses siguientes.

Tras su estreno en Estados Unidos, en enero pasado, la serie emitida allá por la cadena ABC tuvo que enfrentar un último contratiempo en sus grabaciones: luego de tres capítulos emitidos, debió hacer una pausa. Sin embargo, el 15 de febrero se retomaron sus exhibiciones, convirtiéndose nuevamente en un éxito de audiencia en Norteamérica.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.