Freddie Highmore: el fanático del fútbol que habla español

Debutó como actor a los 8 años, es amigo de Johnny Deep y Daniel Radcliffe, saltó al estrellato protagonizando “Charlie y la fábrica de chocolates” e inicialmente fue rechazado para protagonizar “The Good Doctor”, al representar menos edad.




Aunque no tiene ninguna red social, es probable que durante los últimos años hayas visto el rostro del actor londinense Freddie Highmore (29) en gigantescos carteles en la calle o en entrevistas televisivas. Gracias a su rol de Shaun Murphy, el joven cirujano con autismo y síndrome del sabio de “The Good Doctor” -cuya cuarta temporada debuta este viernes 9 de abril por Amazon Prime Video-, ha conseguido el peak de su carrera, en un rol que viene interpretando desde 2017.

Pero su carrera partió cuando tenía 8 años. Su debut cinematográfico fue en la película “Cosas de mujeres” (2001), donde interpretó al hijo de Helena Bonham Carter. Sin embargo, su primer rol de trascendencia lo obtuvo en la película familiar “Dos Hermanos”, en 2004. Tras hacerse conocido en el medio, ese mismo año interpretó al hijo de Kate Winslet en “Descubriendo Nunca Jamás”, rol por el que fue nominado a mejor actor secundario en los Premios del Sindicato de Actores, SAG. Allí también tuvo la oportunidad de trabajar junto al actor Johnny Depp, con quien mantiene una relación de amistad hasta el día de hoy.

Fue al año siguiente cuando consiguió su primer rol protagónico, y el que lo transformó en una estrella. Junto a Depp, y bajo la dirección de Tim Burton, protagonizó “Charlie y la fábrica de chocolate”, en el rol de Charlie, cuya interpretación fue aclamada por los críticos. En la cinta, al igual que en “Cosas de Mujeres”, Bonhman encarnó a su mamá. Luego de eso, participó en otras películas infantiles, como “Arthur y Los Minimoys” (2006) y “Las Crónicas de Spiderwick” (2008).

Cuando Highmore era niño, su mamá, Sue Latimer, trabajaba como representante de celebridades. Y Daniel Radcliffe (conocido por interpretar a Harry Potter) fue uno de sus clientes. Gracias a ese nexo, ambos jóvenes actores se hicieron amigos antes de conocer el estrellato. Highmore, incluso, ha hecho pública una fotografía de los dos jugando en la playa cuando eran niños. “No teníamos idea de que los dos nos dedicaríamos a esto”, dijo una vez, cuando le mostraron la foto en una entrevista.

Además de sus éxitos en la pantalla, el actor es ampliamente reconocido por haber interpretado durante cinco años a Norman Bates en “Bates motel”, la precuela televisiva de la película “Psicosis” de Alfred Hitchcock. Su trabajo en la serie le valió el reconocimiento del público, dos nominaciones al Critic’s Choice Television Award, como mejor actor en una serie dramática, y un People’s Choice Award en 2017, además de su primera nominación a los premios Globos de Oro, como mejor actor de una serie dramática.

En 2017, el mismo año que finalizó “Bates Motel”, el actor se sumó al elenco de la que se convertiría en la serie médica del momento, “The Good Doctor”, con el rol protagónico del doctor Shaun Murphy. Según detalló el actor en una entrevista con Jimmy Kimmel, apenas pasaron tres días entre el final de rodaje de “Bates Motel” y el inicio del de “The Good Doctor”. Sobre su rol protagónico en la serie, y en comparación con su experiencia en “Bates Motel”, el actor señaló también en la misma entrevista con Kimmel que “es un gusto salvar a gente después de matarla durante tantos años”, a modo de broma y haciendo referencia a su interpretación del sádico Norman.

Sobre su personaje en “The Good Doctor”, Highmore explicó que Murphy le pareció fascinante, porque “escapa a los estereotipos sobre gente con autismo”. Además, dijo que también le gustaba el particular humor del personaje al que le cuesta entender el sarcasmo. “Creo que esta serie me ha convertido en una mejor persona. Como todo británico, soy muy cínico y Shaun es todo lo contrario”, dijo en la entrevista con Kimmel. Luego añadió: “Tener un personaje que ve lo bueno en la gente nos recuerda que la Humanidad puede ser esencialmente buena. Y el hecho de que haya conectado con tantas personas, demuestra que al final todos tenemos los mismos sentimientos. Cualquiera que se haya sentido diferente, marginado o discriminado puede identificarse con Shaun”.

El actor reveló que en un principio fue rechazado para el papel, por aparentar menos edad de la que tiene, pero logró convencer a los productores para quedarse con el papel. Según la cadena ABC, los productores le dijeron que querían a alguien de al menos 25 años, a lo que él les dijo: “¡Pero yo los tengo!”.

Además de protagonizar la ficción, se ha desempeñado como guionista y director. De hecho, tuvo la oportunidad de dirigir uno de los episodios de “The Good Doctor”. En entrevista con el Canal Sony, contó que fue “una gran experiencia”, pues se lleva bien con el equipo de actores que trabajan junto a él en la serie. También tuvo la oportunidad de escribir el primer episodio de la segunda temporada de “The Good Doctor”.

El personaje tras las cámaras

Además de sus trabajos cinematográficos, Highmore ha dejado ver en entrevistas que es una persona muy particular. Uno de los datos que más llama la atención sobre él es que habla español a la perfección. Durante las grabaciones de la primera temporada de “Bates motel”, el actor residió en Madrid justamente con la intención de perfeccionar sus habilidades en el idioma. Pero antes de eso, él ya era licenciado en filología española de la Universidad de Cambridge. Y además del español, también domina el árabe y el francés.

Durante su permanencia en España, el intérprete acudía a un bar debajo de su departamento para socializar y practicar el idioma mientras veía partidos de fútbol junto a los españoles. “Fingí tener una abuela gallega para así poder celebrar los partidos de España y hacerme amigos de ellos”, le contó a Jimmy Kimmel. Aunque fingía tener una abuela gallega, no mentía sobre su pasión por el fútbol: es seguidor del Arsenal y ha dicho que, si tuviera la oportunidad, jugaría dentro del equipo de su Londres natal.

A diferencia de otros famosos de su edad, a Highmore no le gustan las redes sociales. Aunque tiene Twitter e Instagram, no es un usuario activo de ninguna. De hecho, si uno entra a su perfil en cualquiera de las dos redes sociales, ambas verificadas, su biografía indica que no usa esas ni ninguna otra red social. Un estilo bajo perfil que ha recalcado en entrevistas. “Me siento afortunado por haber crecido en Europa, en Londres, lejos de la vida de Hollywood”, dijo al diario El Mundo. “Creo que eso me ayudó a mantener los pies en el suelo. Llevaba una vida normal: iba al colegio, quería ser futbolista e ir a la universidad. Ese fue siempre mi objetivo”, agregó. Una meta que alcanzó rápidamente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.