Plazas, servicios de salud, comercio, y seguridad son las principales necesidades urbanas del Gran Santiago

Ciudad, árboles, urbanismo, naturaleza, vivienda, áreas verdes

Los resultados de una encuesta de percepción ciudadana realizada por la Cámara Chilena de la Construcción muestran que la inseguridad es el principal factor que devalúa el espacio donde se vive.




Si bien el crecimiento de Santiago como ciudad en los últimos años ha sido tremendo, lo cierto es que sus mejoras no están llegando a todos por igual. Solo el 22% de la superficie metropolitana posee entornos urbanos en buen estado y el 71% de los hogares del Gran Santiago vive en espacios que pueden definirse como regulares o malos.

Una desigualdad que afecta diariamente a millones de santiaguinos y cuya solución en realidad no es tan sencilla. Porque ¿Qué es exactamente lo que necesitan los sectores menos acomodados para mejorar su calidad de vida? ¿En qué deberían colocar sus prioridades tanto las autoridades como el sector privado?

Para responder esas interrogantes y en el marco de la realización de la 9a Conferencia Internacional de Ciudad, Javier Hurtado, gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) presentó un estudio llamado “La Ciudad a Los Ciudadanos”, en donde expuso los resultados de una encuesta buscaba precisamente entender de mejor manera las carencias urbanas de una población no menor de Santiago. La fotografía fue tomada en el mes de abril de este año y contempló cinco macrozonas de la ciudad, correspondientes a las 20 comunas con entornos urbanos más críticos, y que representan al 60% de la población de la ciudad.

Las urgencias

El estudio se dividió en dos partes: la primera, buscaba conocer los atributos urbanos que requieren atención inmediata y la segunda, conocer cuáles son las condiciones del entorno que afectan la calidad de vida de los habitantes.

Sobre las prioridades, de una serie de atributos organizados en Vía Pública, Esparcimiento y Servicios, las tres necesidades con más menciones fueron Plazas y Parques con un 18,7%, Centros de Salud con un 18,5%, y Centros de Comercio, con un 15,4%.

Ahora bien, lo que se le exige a cada área también varía. Por ejemplo, tanto en plazas y parques como en centros de salud lo que se busca es mejorar la calidad de los servicios que ya existen, mientras que para los centros de comercio el problema es ampliar su distribución en la ciudad. Es decir, no hay suficientes.

Esto se corrobora luego con un dato que señala que el 56% de los centros de comercio se encuentran donde está el 40% de la población, y a este 60% más vulnerable le corresponde el restante 44%.

El factor seguridad

Pero si bien la infraestructura siempre es una solución a los problemas urbanos de una ciudad, no siempre es el único problema, sino que hay percepciones intangibles que requieren incluso mayor urgencia para solucionarse.

Y en el caso de Santiago, se trata claramente de la seguridad de las comunas y barrios. Consultados sobre la condición que, a juicio de los encuestados, devalúa mayormente el lugar en donde viven, la respuesta que apareció en primer lugar en las cinco macrozonas y con un 43% de menciones es la el problema de inseguridad pública que tienen sus barrios.

De hecho, un 41% declara que su barrio no es deseable para vivir, y de ese sector, el 100% declara que las situaciones de inseguridad como peleas, asaltos o tráfico de drogas ocurren “siempre” en donde viven. Lo anterior cobra mayor relevancia al evidenciar que, en un estudio paralelo que está desarrollando la CChC con la Pontificia Universidad Católica, en las estas 20 comunas del Gran Santiago con mayor porcentaje de población urbana que vive en entornos más críticos también se ubica el 90% de la población metropolitana con mayor percepción de inseguridad, lo que, en su conjunto, afecta a 3,7 millones de habitantes.

Esto, por supuesto, genera un doble efecto: por un lado, se disminuye la deseabilidad de habitar en esas zonas, lo que las deja marginadas, aumentando así la devaluación de los sectores, dificultando así el desafío de acercar la ciudad a los ciudadanos.

Por lo mismo, el estudio concluye que, si bien debe avanzarse en mejorar la calidad y distribución de los atributos urbanos, también es necesario disminuir el problema de inseguridad pública de estos barrios más carentes, algo fundamental para acercar la ciudad a los ciudadanos.

La 9ª Conferencia Internacional de Ciudad seguirá con sus presentaciones durante el miércoles 8 y jueves 9 de julio y pueden inscribirse para revisar el material en vivo a través de www.conferenciaciudad.cl

Comenta