Lupita

Temporada de terraza y de jardín, ¡queremos salir ya! El color y sabor del Caribe inspiran el trabajo lleno de emotividad de esta joven diseñadora venezolana.




“¿Qué le pasa a Lupita? No sé. ¿Qué es lo que quiere? Bailar… mambo, mambo, mambo”. Perdoooon, pero es imposible no pensar ipso facto en esa canción con esta silla homónima tan vivaz y prendida como el ritmo caribeño.

Lupita está hecha a mano. Es cercana, cotidiana, con su mimbre de plástico y fuerte gracias a su estructura metálica. Ella es toda curvas, femenina, dice su autora. Retoma la técnica del tejido en plástico, que iba camino al olvido en estas tierras, y trae al presente un look cálido del pasado cercano, los ¿50, 60, 70?

“Esas sillas se utilizaban en los tiempos de nuestras abuelas, en el jardín, o se ponían en la puerta de las casas, en los pueblos, para sentarse a ver la gente pasar. Son los recuerdos… cuando uno se sentaba en casa de las abuelas en las reuniones familiares, disfrutar al aire libre del clima del Caribe, o pasear por los pueblos y verlas como parte de las fachadas. Se dejaron de fabricar y nunca más se vieron en tiendas, solo quedaban las antiguas, de allí viene la inspiración”.

Acá en Chile yo recuerdo unas parecidas donde mi abuelo, que ocupábamos en la clásica sobremesa dominguera al aire libre. No tengo idea de qué conversaban ‘los grandes’, pero los niños nos entreteníamos siguiendo los patrones del tejido, buscando disimuladamente si había alguna hebra suelta de este plástico en alguna parte de la silla. Era como un imán con semejantes colores, y encontrarlo era asegurarse un buen rato de diversión… ¡tratando de desarmar el tejido sin que te pillaran! ¿Tuviste alguna Lupita en tu vida?

Anabella Georgi

Diseñadora venezolana con sede en Berlín, se graduó del Instituto de Comunicación Visual Prodiseño en Caracas, Venezuela el 1998. Ha expuesto en galerías como Rossana Orlandi en Milán, el Salón Satélite del Salón del Muble de la misma ciudad, Estados Unidos y latinoamérica.

Sus creaciones vienen directo del corazón dice, de la expresión de las emociones para crear momentos felices y disfrutar la vida. El diseño gráfico, el arte cinético y la artesanía indígena de su país son algunas de las influencias que reconoce en sus creaciones. El diseño para ella es un medio para expresar la identidad latinoamericana y de rescatar técnicas artesanales . “El mensaje es unificar a la gente, a través de un sentido de pertenencia, de reconocimiento de sentimientos y valores”. www.anabellageorgi.com / @anabellageorgi

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.