Review | MLB The Show 20, tan bueno como puede llegar a ser un videojuego de béisbol

La nueva entrega a cargo de San Diego Studio es una gran entrega, tanto para novatos como para fans del deporte del diamante.


Antes de MLB The Show 20, creo que el último videojuego de béisbol al que le dediqué algo de tiempo fue el MLB 2005 de Playstation 2. Es decir, mucha agua ha pasado bajo el puente en términos tecnológicos, por lo que la posibilidad de concretar una reseña me parecía una experiencia novedosa.

Ahora, el trecho de tiempo no solo se explica porque el deporte rey es otro por estas latitudes, sino que también porque el acceder a un juego de béisbol nunca estuvo entre mis prioridades.

No me malentiendan. Debo ser el único de mis amigos que ve partidos de este deporte, que intenta seguir las Series Mundiales año a año y, cuando tuve la oportunidad, no me perdí la experiencia de ver un partido rodeado de cerveza y papitas fritas con Old Bay. Pero intentar enganchar a otros con el béisbol, o cualquier deporte considerado demasiado gringo, lo asumí como una batalla perdida.

Aún así, lo primero que debo recalcar con MLB The Show 20 es que es un título que puede ser una buena puerta de entrada, ya que es lo suficientemente completo como para atraer a novatos como a hinchas experimentados.

En ese sentido, la variedad de controles de inmediato permite que su acercamiento sea mucho más atractivo que en esos títulos de generaciones pasadas.

Por un lado, el alcance de su personalización permite decidir cómo nos acercaremos al bateo, experimentando con la posición y tiempo para aprender a conectar correctamente, y también cuenta con diversas formas para acomodarnos a alguno de los estilos para lanzar la pelota desde el montículo central. Siempre teniendo en cuenta que lanzar al medio es siempre lo más fácil, pero a la vez lo más peligroso.

Lo mismo va para correr a través de las bases, los deslizamientos antes de llegar a estas o intentar robárselas, así como para mover a los jugadores de campo para intentar alcanzar una pelota conectada correctamente. Cada uno de esos elementos puede ser definido al comienzo del juego o cambiado en la configuración para tener una mejor experiencia.

En ese sentido, mi mayor desafío al acercarme al juego tuvo relación con el manejo de los jugadores de campo, pues elegí una opción de ejes invertidos. Pero el resto de elementos generalmente se entrelazan en una mezcla de concentración, experiencia al presionar el botón en momento justo y, porqué no, también suerte.

Dicha variedad también está en los modos de juego. Obviamente está la posibilidad de tomar el control de una franquicia por varias temporadas, personalizar tu propio equipo o crear a un jugador desde su etapa de novato para llevarlo a ascender hasta las Ligas Mayores.

También hay una multitud de modos en línea y la posibilidad de jugar temporadas más concisas, en donde experimentamos momentos clave para decidir si el equipo mejora o empeora su racha rumbo al campeonato.

En realidad, quizás la mayor fortaleza de MLB The Show 20 radica en el hecho de que no se queda atrás en la cantidad y variedad de modos de juego, por lo que pueden tener experiencias acotadas si es que no dominan el béisbol. Pero si conocen a fondo la MLB, también cuenta con una basta cantidad de elementos para experimentar sus aspectos profundamente.

En mi caso, el modo de “La Marcha a Octubre” me entregó el acercamiento preciso para lo que esperaba en una primera etapa. A través del juego de momentos e instancias claves de una temporada, tomé el control de los Philadelphia Phillis rumbo a la Serie Mundial.

En ocasiones, tenía que levantar un partido en contra en la octava entrada. En otras, simplemente tenía que tener un gran rendimiento con un jugador en específico para seguir en racha. En un encuentro, cuyo desafío era terminar a lo grande, el juego terminó extendiéndose hasta la entrada número 19, lo que me permitió desbloquear el trofeo de maratón y esperar de más cerca lo titánico que puede volverse este deporte.

Y una vez que avanzaba, la experiencia también va agregando componentes de modo de temporada, como sumar nuevos jugadores, intercambiar a medida que te des cuenta qué posiciones necesitan un mejor recambio y todo lo que implica el manejo de un club rumbo al éxito.

En términos estéticos, los jugadores están muy bien, especialmente los rostros de las estrellas más reconocibles, mientras que las textures y los estadios están realizados con notables detalles. A su vez, las animaciones ayudan a la fluidez de la experiencia durante cada juego. En ese apartado, no van a tener quejas y MLB The Show 20 es tan bueno como puede llegar a ser un videojuego de béisbol en la actualidad.

Y eso es lo que queda a la larga. Obviamente no es fácil hablar de un juego de béisbol cuando en gran parte de Sudámerica el único deporte que tiene espacio de conversación es el fútbol.

Pero si quieren tener una experiencia diferente, y probar un gran juego de béisbol en el camino, esta es por lejos una opción más que recomendada. Pero, repito, tengo claro que intentar enganchar a gente con el béisbol generalmente es una batalla perdida.

MLB The Show 20 ya está disponible para Playstation 4.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.