Review | Resident Evil 3 Remake ¿Es el juego que estábamos esperando?

Resident Evil

¿Es breve? Sí ¿Un buen juego? Definitivamente. Acá nuestra reseña del esperado remake del clásico de Capcom.


Desde que fue anunciado Resident Evil 3 Remake,  se volvió uno de los juegos mas esperados del 2020, y es que el título de Capcom marcó a toda una generación cuando fue lanzado para PlayStation en 1999. Ahora el juego finalmente ha llegado y sin duda deja una sensación un tanto extraña, y es que aunque no se encuentra a la altura de su predecesor, y no posee algunas de las cosas que hicieron de Re3 un gran juego, sigue siendo un excelente título.

Al igual que el remake de Resident Evil 2, este juego ocupa RE Engine, el motor gráfico que fue utilizado en Resident Evil 7, y Devil May Cry 5,  y que se ha lucido durante los últimos años. En esta ocasión no es diferente, y es que el diseño de los diferentes personajes, los detalles, escenarios y el cabello de los protagonistas, sin duda se ven bien en esta nueva versión del juego, que tiene una alta dosis de cinemáticas in-game, protagonizadas principalmente por Nemesis, quien cada cierto rato para intentar acabar con nosotros.

Quizás uno de los cambios de diseño más grandes en relación a la entrega original es el que tiene Nemesis, que luce muy diferente al como era en el juego original. De esto nos pudimos percatar desde que fueron liberadas las primeras imágenes del personaje, y aunque en un comienzo puede parecer un tanto extraño, sobretodo por su dentadura, esto no molesta en ningún caso, y se ve igual de imponente que en la entrega original, por lo que cada vez que aparece sin duda sentirás una presión similar a la del juego original.

Y decimos similar y no igual, porque a diferencia de Resident Evil 3 de PlayStation, este remake, tiene un giro un tanto más hacia la acción, por lo que aunque aparezca Nemesis, no habrán mayores problemas en enfrentarlo hasta que caiga de rodillas, aprovechando el tiempo extra para escapar del lugar. Junto con esto, balas casi nunca nos faltarán, y el título nos da armas extras bastante rápido, por lo que no existirán problemas para enfrentar lo que sea que aparezca frente a nosotros. Esto hace que sea bastante raro morir en el título, si has jugado Resident Evil con anterioridad, y no andas desperdiciando balas, sin duda podrás avanzar con bastante rapidez.

En cuanto a la historia, este cuenta casi la misma que Resident Evil 3, aunque

realiza una serie de cambios, que hacen que se conecte de mucho mejor forma con Resident Evil 2,

lo que lo hace más atractivo si eres alguien que recién se está sumando a la saga.

Pero hablemos de aquellos, cambios, el juego comienza con una cinemática live-action, lo que sin duda recuerda a los primeros Resident Evil, como olvidar la introducción del primer juego con unas actuaciones que sin duda dejaban bastante que desear. En esta ocasión la cinemática luce bastante bien -de igual forma las actuaciones- y luego de eso pasamos al departamento de Jill, donde tenemos un poco de gameplay, para luego... ¿Ser atacados por Nemesis? Ok, todo aquel jugó la tercera entrega, sabe que Nemesis no aparece hasta que ingresamos al edificio de la Policía de Raccoon City (R.P.D), pero acá nos ataca en nuestra propia casa.

Obviamente debemos arrancar, y luego de casi destruir por completo el edificio en nuestro escape, es que salimos a la calle, lo que recuerda al comienzo del juego original, que comenzaba con Jill saliendo de su departamento en llamas. Bueno, si tomamos hasta acá lo que ocurre, uno piensa que el juego suma más elementos que el original, pero no, es todo lo contrario. Aquí es cuando comienzan los problemas...

Avanzamos un poco, y llegamos a la misión de poner en marcha el tren, algo que está lejos de ser la primera misión en el juego original. Más tarde en el juego es que finalmente visitamos la comisaría, aunque con Carlos. Es así, como Resident Evil 3 Remake nos hace recorrer casi los mismos lugares que el juego original, pero cada uno de una forma mucho más reducida. De la misma forma olvídense de los acertijos, el juego es bastante lineal y se avanza con mucha facilidad, y casi no hay como quedarse estancando, por lo que se puede terminar en muy poco tiempo.

Si al poco tiempo de juego, sumamos que no es muy desafiante (en dificultad normal), es que tenemos un título que acabaremos en poco tiempo y nos dejará con una sensación de que nos faltó algo.

Hay que mencionar que los juegos Resident Evil nunca han sido muy largos (las primeras entregas), pero siempre tuvieron ese factor de desafío, en que te podías quedar sin balas, o que no encontrabas un elemento para resolver determinado acertijo, lo que hacía que tuvieras que darte varias vueltas por el mapa antes de poder avanzar.

A pesar de todo esto, que puede hacer que uno piense que el juego no es lo que esperamos, o que no vale la pena, todo lo contrario, Resident Evil 3 Remake es un gran título, la jugabilidad es bastante atractiva, el sistema de esquivar, que nos da unos segundos en 'tiempo-bala' en caso de que esquivemos de forma precisa a los enemigo le da un plus a los combates. Además , tiene momentos bastante atractivos, desde arrancar de Nemesis de un edificio en llamas a defender a Jill de hordas y hordas de zombies.

En otros elementos, si algo se mantiene desde el título original es el espacio en el inventario, el cual es bastante reducido y aunque poco a poco lo iremos expandiendo al avanzar, nos obligará a ir dejando ciertos elementos en el baúl.

Algo que sin duda se extraña del juego original, son las decisiones, ya que mientras en el título de PlayStation podíamos decidir en varias ocasiones entre dos opciones al momento de enfrentar a Nemesis, acá no tomamos ningún tipo de decisión. Esto quizás pudo haber sido sustituido por 'Quick Time Action', algo que tampoco tiene el juego, y es que cada vez que aparece Nemesis atacándonos por sorpresa, simplemente es acompañado de una cinemática, donde no tenemos ningún tipo de intervención hasta volver a tener el control de nuestro personaje.

En conclusión...

Resident Evil 3 Remake, puede no ser lo que estuviéramos esperando, y es que sin duda se siente más lineal que la versión original, la falta de acertijos y lo breve que resulta sin duda nos dejan con gusto a poco, pero la jugabilidad, los gráficos, y el juego como tal cumple con su objetivo de entretener, de entregar un buen rato, y lo que es más importante, sigue siendo Resident Evil. Si estás buscando una copia exacta de RE3 con mejores gráficos este no es el juego, pero si lo que buscas es un juego de Resident Evil que te divierta, sin duda esta es una gran opción, y una vez ya finalizado, siempre puedes optar por subir la dificultad o desbloquear los diferentes secretos que este posee.

Comenta