Review | Tormented Souls: El survival horror chileno que debes probar

Un juego que rinde homenaje a juegos clásicos del género como los primeros Resident Evil y Silent Hill, y que cautiva con su oscura atmósfera.


En los años 90′ de la mano de franquicias como Resident Evil y Silent Hill, el género del survival horror alcanzó una increíble popularidad, principalmente por la atmósfera que lograban generando una verdadera tensión al momento de jugar. Con el pasar de los años este género fue evolucionando, y en el caso de sagas como Resident Evil dejando poco a poco atrás algunas de las mecánicas que cautivaron en sus primeras entregas.

Rindiendo un homenaje a estos juegos es que llega Tormented Souls, un survival horror chileno con elementos tradicionales del género. Un juego con una misteriosa historia, una gran cantidad de puzles y diversos enemigos acechando en las sombras. Tormented Souls fue desarrollado en conjunto por Dual Effect y Abstract Digital, y desde un comienzo se siente la misma atmósfera que lograban generar algunos juegos como los primeros Resident Evil.

Pero comencemos con la historia, Tormented Souls, nos presenta la historia de Caroline Walker, quien recibe una carta por correo la cual viene con una misteriosa foto de unas gemelas. Esto provoca en la protagonista comience a tener una serie de pesadillas, por lo que finalmente decide investigar a quien le envió la misiva y se termina trasladando hasta un misterioso hospital. Nada más llegado al lugar es que es atacada por la espalda y despierta en una bañera desnuda, conectada a un respirador artificial y con un ojo menos.

Tras ponerse su ropa es que comienza la aventura en Tormented Souls, con una historia que en un comienzo no se entiende del todo, pero que a medida que vamos avanzando comienza a revelar sus diferentes elementos. El juego desarrolla su historia a medida que Caroline explora los diferentes lugares del Hospital, algunos de los cuales podremos visitar desde un comienzo, y otros que se irán abriendo a medida que vayamos avanzando, obteniendo llaves y resolviendo puzles. Esta mecánica de exploración, de un lugar bastante lúgubre y oscuro, sin duda rememora a los primeros dos Resident Evil, donde te encontrabas en sitios como la mansión Spencer y la comisaría, y donde poco a poco ibas abriendo nuevas habitaciones hasta acabar el juego.

Si hay un elemento donde este juego brilla es en la creación del ambiente de suspenso, y es que las diferentes habitaciones de este hospital se encuentran diseñadas de gran manera, cada cuarto, pasillo, y decoración que encontramos por el mapa está hecho a la perfección para mantener el suspenso en todo momento. Junto con esto es que nos encontramos con cámaras fijas, con lo cual muchas veces el cambio de cámara puede revelar por sorpresa a un enemigo.

Esto obliga a jugar mucho con el audio para saber si es que hay algún enemigo oculto en algún punto de la habitación. Los diferentes sonidos son acompañados de una banda sonora que también juega un rol fundamental y que apoya en gran medida manteniendo la atmósfera oscura del juego.

Todo este ambiente es manejado a la perfección por los desarrolladores con algunas mecánicas que lo favorecen en gran medida, como el hecho de que no poder equipar -en un principio- una fuente de luz y arma a la vez, por lo que las diferentes habitaciones oscuras tendrán que ser exploradas sin ningún tipo de defensa. Si a esto sumamos el hecho de que pierdes si te encuentras en la oscuridad sin luz por unos pocos segundos, es que tendrás que andar con sumo cuidado y atento para cambiar cuando sea necesario.

Siguiendo con las mecánicas, el juego -al igual que los primeros Resident Evil-, permite examinar los diferentes objetos que vamos encontrando en nuestro camino, e incluso lo lleva un poco más allá escondiendo algunos acertijos en estos mismos. Obligando de esta forma a estar constantemente revisando las cosas que encontremos para no quedarnos estancados. Para la exploración, que en un comienzo será a ciegas, luego iremos encontrando mapas de las diferentes áreas del Hospital Wildberger, esto ayudará a guiarse por los diferentes pasillos, pero entre la cámara fija y el hecho de que el mapa se mueva en tres dimensiones como cualquier ítem, hará resulte bastante confuso saber cual es el punto en el que uno se encuentra.

Otro elemento a destacar del juego es el diseño de los enemigos, los cuales lucen bastante bien y en más de una ocasión te pegarán algún susto. Eso si, hay que mencionar que una vez derrotas a un enemigo este no vuelve a aparecer, con lo cual puedes “limpiar” áreas completas para luego explorar con mucha más libertad, y vaya que resulta necesario, dado que los puzles del juego te harán darte más de una vuelta por el hospital.

Hay que señalar que aunque el juego cuenta con varios enemigos que nos iremos encontrando en nuestra exploración, no es un juego enfocado en el combate, por lo que no esperes enfrentarte con hordas de enemigos ni nada por el estilo.

Si jugaste los primeros Resident Evil, sin duda recordarás que los puzles son una parte fundamental de la jugabilidad, realizar determinada acción, obtener algún ítem, luego llevarlo a algún determinado lugar, y así obtener una llave, etc. Esta mecánica Tormented Souls la replica de una gran manera, y en algunos casos nos plantea puzles que pueden volverse un verdadero desafío, obligándote a darle más de una vuelta para resolverlo. En este punto hay que destacar la creatividad de los desarrolladores, y es que Tormented Souls cuenta con unos puzles que de verdad llaman la atención, bastante novedosos, que hacen pensar, y que otorgan ese tan agradable sentimiento de satisfacción al resolverlos.

A pesar de que el juego logra mantener la atmósfera durante la gran mayoría del tiempo, en algunos puntos hay cosas que generan un tanto de desconcierto. Un ejemplo de esto, es uno de los personajes con los que se encuentra Caroline, un extraño cura que nos habla como si nada estuviera ocurriendo y que en ocasiones rompe un poco con el clima generado con el juego, sobre todo si es que estamos pasando por pasillos oscuros y luego llegamos a una habitación donde lo vemos tomando sopa.

Algo que hay que mencionar sobre Tormented Souls, es que al jugarlo uno no se encontrará con un juego con grandes gráficos, ya sea en la protagonista, como en los enemigos, pero esto no representa ningún problema, y es que el ambiente tenso logra mantenerse, principalmente, por los diferentes oscuros escenarios que nos rodean. Siguiendo la misma línea, otro elemento que vuelve al juego un tanto tosco, es que no cuenta con algunas características que podrían facilitar la jugabilidad, como tener acceso rápido a determinados objetos, por lo que cada vez que quieras cambiar de arma o poner el encendedor para iluminar la habitación deberás ingresar al menú y realizarlo de forma manual -Esto de igual forma sirve para hacer una pequeña trampa que se podía hacer en los primeros Resident Evil, donde podías recargar tu arma desde el menú evitando de esta forma la animación-.

En conclusión...

Tormented Souls es un juego que rinde homenaje a los títulos clásicos del género survival horror, cuenta con una gran cantidad de mecánicas y elementos que recordarán a los primeros Resident Evil, Silent Hill e incluso Fatal Frame. Es un juego que entrega varias horas de diversión a aquellos que disfrutaron con estos títulos y quieren volver a sentir aquella sensación. Hay que tener en cuenta que el juego no deja de ser un título indie, por lo que tampoco hay que esperar grandes gráficos, ni los recursos que podría tener un juego con un gran presupuesto, aunque de todas formas vale la pena darle una oportunidad.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.