Compró su nuevo Chevrolet Corvette y lo destrozó el mismo día por culpa de un conductor ebrio

El hecho ocurrió en Florida, Estados Unidos, donde un fanático de los autos fue víctima de un irresponsable conductor de un Hyundai Accent.




A mediados de 2019 te contamos del nuevo Chevrolet Corvette de octava generación. El biplaza americano esta vez llegaba montado sobre una nueva plataforma de motor central que haría perder la cabeza a los fanáticos, puesto que -a ojos de los expertos- el deportivo estadounidense ahora se ponía al nivel de lo más granado de la industria europea. Esto era lo que seguramente pensaba un cliente en Florida, EE.UU., quien adquirió el flamante Chevy Corvette, pero terminó chocándolo antes de que se cumplieran 24 horas desde que lo retiró del concesionario. ¿Mala suerte? Nada de eso.

En particular, la unidad de Jone Bug, hombre residente de Bradenton, en el estado de Florida, correspondía a un Corvette color naranjo, con paquete Z51. Según detallan medios europeos, el accidente se produjo cuando el conductor de otro vehículo -que manejaba bajo la influencia del alcohol- se atravesó intempestivamente en la ruta del Corvette. Era un un viejo Hyundai Accent, que recibió el impacto por la parte posterior derecha. Viajaba solo.

En pleno uso de sus capacidades, el Corvette de Bug era capaz de alcanzar los 312 km/h de velocidad punta e ir de 0 a 100 km/h en menos de tres segundos. Todo esto gracias a un motor V8 atmosférico de 6.2 litros que no se despeina para desarrollar 495 caballos y 637 Nm de par. El dueño de este malogrado ejemplar compartió fotos de su auto con una frase muy decidora.

¿Y quién podría pensar lo contrario?

Comenta