Nuevo Mazda3: El as bajo la manga de los japoneses para ganar la partida

Mazda3-Skyactiv-X_Action_8

La cuarta generación del Mazda3 debuta en Chile con motores 2.0 y 2.5 litros. ¿Precios? Entre los $ 12.990.000 y $ 18.490.000.




El Mazda3 de cuarta generación hace su esperado estreno en Chile después de su presentación global en el Salón de Los Ángeles, en noviembre pasado. El sucesor del 323 -nacido en 2003- llega en carrocerías sedán y hatchback, con motorizaciones atmosféricas de 2.0 y 2.5 litros, y precedido del hecho de haber sido escogido como el auto más seguro que haya sido testeado jamás por que haya sido testeado jamás por Euro NCAP. Además, el modelo obra del diseñador Yasutake Tsuchida inaugura la nueva filosofía de Mazda referente a la supresión total de pantallas táctiles para dar paso a sistemas de infoentrenimiento que permiten la manipulación sin quitar la vista del camino. Reinvención total.

Mazda3

Mazda3: Fórmula de rostro más afilado

El Mazda3, tanto en su cuerpo sedán como 'sin cola', se presenta con un rediseñado frontal que se caracteriza por la eliminación de neblineros y detalles en los costados del parachoques. En cambio, el protagonismo se entrega a una parrilla negra en formato de rejilla (antes era con líneas horizontales) y a faros LED más afilados que dan cuenta de un espíritu también más felino.

En el caso del hatchback, esta vez luce una retaguardia con una línea de cintura sobresaliente y grupos ópticos más anchos con dibujo LED de doble ojo. La reinvención de la zaga también contempla un cambio en la posición de la patente, que pasa del portalón al parachoques. No obstante, el sello más distintivo del Mazda3 'corto' es el pronunciado pilar C, que esta vez es mucho más pronunciado, proyectando mucha más deportividad. Mantiene el largo de 4.460 mm, aunque pierde nueve litros en capacidad de maletero para una cifra total de 305 litros.

Mazda3

En la versión sedán, los cambios son menos notorios, pero sí repite los faros doble ojo en cada costado y el espacio para la patente también cayó hasta el parachoques. A diferencia del hatchback, este Mazda3 más familiar gana 40 litros de maletero (total de 454 lts).

Las llantas para ambos modelos pueden ser de 16 o 18 pulgadas.

Adiós al motor 1.6 litros

En la cuarta edición, el compacto japonés (se fabrica en la planta de Hofu, Yamaguchi) se desprende del motor de entrada de la tercera generación, para dejar en escena únicamente los propulsores Skyactiv de 2.0 y 2.5 litros. Mientras el bloque más recatado produce 153 caballos y 200 Nm de torque máximo, el de 2.488 cc estira el poder a los 186 Hp y 252 Nm de par. En cuerpos sedán o hatchback, con motores 2.0 o 2.5 litros se puede escoger la transmisión manual o automática de seis marchas, con la excepción del Mazda3 sedán de 2.5 litros que se liga exclusivamente a la caja automática de seis relaciones.

Mazda3

En cuanto a equipamiento, la nueva apuesta nipona incorpora de serie un sistema multimedia Mazda Connect con pantalla 8.8" compatible con Android Auto y Apple CarPlay, que se controla con una rueda desde la consola central. Además, suma mandos al volante, alzavidrios one touch, sensores de estacionamiento trasero, freno de mano eléctrico, tacómetro y velocímetro digital y volante ajustable en altura y profundidad. En versiones altas se añaden GPS, pomo de la palanca de cambios forrado en cuero, sistema de audio de 12 altavoces Bose, climatizador bizona y retrovisor interior sin marco.

Mazda3

Finalmente, en materia de seguridad, el Mazda3 integra desde la versión de acceso siete airbags, frenos ABS y control dinámico de estabilidad. En tanto, el sistema de advertencia de punto ciego, control crucero y la alerta de tráfico cruzado trasero son elementos opcionales.

Los precios sin incluir bonos fluctúan entre los $ 12.990.000 en cuerpos sedán y hatchback de motor 2.0 litros y los $ 18.490.000 para el Mazda3 ‘sin cola’ de bloque 2.5 litros (y $ 17.990.000 en carrocería sedán). La marca espera vender 4.000 unidades por año.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.