La razón por la que Mitsubishi dejó de fabricar autos deportivos

Mitsubishi

El mes pasado la marca japonesa registró su mejor febrero en 15 años en Norteamérica de la mano de su portafolio SUV.


Al ver los últimos lanzamientos de Mitsubishi, queda claro el camino que la firma de los tres diamantes eligió seguir. Esta senda se aleja de los autos deportivos y tiene un horizonte claro: el mercado de los SUV y autos eléctricos. Una decisión que deja a los fanáticos de la marca con un vacío desde la descontinuación del Lancer Evolution (y de otros emblemas como el Eclipse).

En el Salón de Ginebra Mitsubishi mostró su próxima apuesta, el Engelberg Tourer Concept, un SUV de híbrido enchufable que promete una autonomía exclusivamente eléctrica de 70 kilómetros. Pero una de las tecnologías que sorprende en el Engelberg, es el AYC o Active Yaw Control, un sistema de distribución de torque que deriva de nada más y nada menos que la serie Lancer Evolution.

Mitsubishi Engelberg Tourer Concept
Mitsubishi Engelberg Tourer Concept

La incorporación de esta tecnología, más la resurrección de antiguos estandartes de la cultura automotriz japonesa como el Supra y el NSX, alimentan a la fanaticada sobre un posible retorno del sedán que alguna vez se midió ante los deportivos más exigentes del mundo.

Pero no, en una conversación con Car Throttle el director general de Mitsubishi UK, Rob Lindey explicó por qué la marca decidió tomar su actual estrategia y dejar a un lado modelos como el Lancer Evolution, el mencionado Eclipse, el 3000 GT, Galant VR4, Starion que pusieron a la firma japonesa a competir en velocidad contra rivales europeos.

Mitsubishi Eclipse GT
Mitsubishi Eclipse GT

“El enfoque de Mitsubishi ahora está en los SUV, Crossover, tracción a las cuatro ruedas, junto con tecnología de combustibles alternativos”, dijo.

Una estrategia que le está funcionando a la marca, ya que el mes pasado registró su mejor febrero en 15 años en Norteamérica, de la mano de sus SUV. Y es más, según un informe publicado por Jato Dynamics, el mercado de los Sport Utility Vehicles lideró mundialmente en 2018 con un 36,4% y sus ventas crecieron en un 7%.

Mitsubishi Lancer Evolution Final Edition
Mitsubishi Lancer Evolution Final Edition

Por lo tanto, desviarse del camino de la industria automotriz y nadar contra la corriente de las preferencias de los usuarios, no es una opción para el fabricante. “Como una empresa que vende 1,2 millones de autos en todo el mundo, en un sentido global, no es un gran negocio. Si intentas estar en todos los diferentes segmentos del mercado y seguir tendencias, como los autos deportivos, sería difícil ser económicamente viable”, explica Lindley.

Para los fanáticos no son palabras fáciles de digerir, pero en el futuro cercano no se ven posibilidades de que Mitsubishi vuelva a a fabricar autos deportivos. Lo más cercano hoy, es el Eclipse Cross, el intento de la marca de revivir el nombre del icónico deportivo en un SUV compacto.

Seguir leyendo