Para mantener el Nº 1: Ford destapa la nueva camioneta F-150, ahora más preparada que nunca

La marca del óvalo develó este jueves la 14ª generación de la incombustible pick-up de la Serie F, que lidera en Estados Unidos desde hace 43 años. Incorpora en todas las variantes de carrocería una alternativa con motor V6 3.5 litros de tecnología híbrida.




Dicen que lo más difícil de ser líder no es llegar hasta allí, sino que mantenerse y revalidar la posición. Es lo que bien sabe hacer Ford con la F-150 -su buque insignia en las pick-up y nacida en 1948- que a estas alturas está convertida en un verdadero caso de estudio, cerrando 43 años seguidos como la camioneta más vendida en Norteamérica. Ahora se presentó la decimocuarta generación que -cómo no- ya exhibe credenciales para seguir al tope y aumentar la brecha sobre las Ram 1500 y Chevrolet Silverado, sus dos mayores rivales. Saliente y todo, en 2019 la F-150 puso 896.526 unidades en su país, seguida de lejos por la 1500, con 633.694, y la Silverado, tercera con 575.600 matriculaciones.

Si bien las diferencias estéticas entre esta F-150 2021 y la actual de 13ª generación hacen parecer que los cambios son más bien sutiles, lo cierto es que Ford destaca que puso mucho esfuerzo en la ingeniería de esta sucesora, y así parece ser. Para partir, habrá un nuevo catálogo de seis motorizaciones del que no se dieron cifras, pero sí se aseguró contendrá al motor “con más caballaje y torque que cualquier otra camioneta de tamaño completo del mercado”.

Así, el motor de entrada es un V6 aspirado de 3.3 litros, que se espera aumente los 290 Hp de su antecesora; le siguen un bloque V6 turbo de 2.7 litros que hasta ahora rindió 325 caballos y un corazón V8 5.0 litros -apodado Coyote- que marcaba 395 Hp. Más arriba, se vuelve al 3.5 litros también turbo que podría producir al menos 375 caballos, tal como en el modelo saliente, y estará la opción turbodiésel V6 PowerStroke de 250 Hp.

Finalmente, el motor tope de gama es un V6 3.5 litros EcoBoost pero con la tecnología híbrida PowerBoost, consistente en un bloque eléctrico que agrega 47 Hp. Lo único seguro de esta combinación más alta de la nueva Ford F-150 -que se parea con la caja AT10 seteada especialmente- es que producirá más de 420 caballos (la potencia de la Silverado más capaz) y sobre 650 Nm de par (la fuerza de la Ram diésel), eso si es que la firma de Michigan honra su palabra de tener la pick-up más bruta de todas en estos dos ítems.

All-new F-150 Platinum in Rapid Red.

Esta combinación de motor térmico y bloque eléctrico podrá encontrarse en cualquier tamaño de carrocería de la F-150 2021. Asimismo, las pick-up que lleven este conjunto pueden tirar hasta 5,45 toneladas y recorrer más de 1.120 km con un solo estanque. Nada mal para una camioneta de tamaño completo, ¿no?

Un frontal para cada gusto…

Así como la oferta bajo el capó es amplia, en el diseño de la grilla también hay variedad. Nada menos que 11 opciones están disponibles según el gusto del cliente. Eso sí, todas estarán encerradas por los nuevos faros LED que Ford llama C-Clamp (ya se habían dejado ver en el teaser de hace unos días).

En el interior, en gran medida los espacios se mantienen, pero la F-150 2021 mejora en confort y modularidad. La pantalla central está gobernada por la suite Sync 4, que, la marca dice, es más que una mera actualización de software, ya que se optimiza en las respuestas así como en las funcionalidades, dentro de las que se contemplan el enlazamiento a Android Auto y Apple CarPlay de modo remoto. Los displays son más grandes: el estándar arranca en 8″, mientras que desde la versión XLT hacia arriba el tamaño sube a 12″. En ambos casos, se contempla un cluster para el conductor también de 12 pulgadas.

Pensando en que este tipo de vehículos puede transformarse prácticamente en una casa, Ford ofrece asientos Max Recline en modelos Platinum, King Ranch y Limited, permitiendo una reclinación casi de 180º para tener un sueño reparador. Asimismo, la consola central puede volverse totalmente plana, con el abatimiento de la palanca de cambios.

Preparada para el trabajo

La zona de carga no solo viene esta vez con iluminación en tres frentes, sino que también Ford ofrece un verdadera estación eléctrica. En realidad son tres y dos de ellas son exclusivas de la F-150 tope de línea. La estación de acceso, disponible incluso para motorizaciones convencionales, provee 2.000 watts de poder, en tanto que para la camioneta híbrida se incorpora de serie un power bank de 2.400 watts y puede, opcionalmente, pedirse uno de 7.200 watts.

Así, ya no será imperioso estar cerca de un enchufe domiciliario para realizar trabajos con herramientas eléctricas. La F-150 alimenta sin problemas varios dispositivos de 220V.

Comenta