Cae el “califato” del Estado Islámico tras la pérdida de su último reducto en Siria

Autor: AFP

Esta organización yihadista, la más brutal de la historia contemporánea, hizo reinar el terror con decapitaciones, ejecuciones masivas, raptos y violaciones. Eso sin contar los secuestros de extranjeros y los atentados reivindicados en Siria, en otros países árabes o asiáticos e incluso en Occidente, o la destrucción de tesoros arqueológicos.


El “califato” autoproclamado por la organización yihadista más temida del mundo cayó este sábado cuando las fuerzas kurdoárabes apoyadas por Estados Unidos conquistaron el último territorio controlado por el grupo Estado Islámico (EI) en Siria.

Para celebrar la victoria, los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), punta de lanza de la lucha antiyihadista en Siria, izaron su bandera amarilla en la aldea de Baghuz, donde los yihadistas opusieron resistencia hasta el final.

A unos metros del río, una bandera negra del EI estaba en el suelo, enganchada entre ramas secas, constató un equipo de la AFP.

Cerca de Baghuz, hombres y mujeres que integran las FDS, en las que predominan los kurdos, bailaban la dabke, una danza tradicional. Una fanfarria militar tocó himnos, como el de Estados Unidos, delante de comandantes y autoridades kurdas.

La pérdida de lo que les quedaba en su último reducto en el este de Siria, cerca de la frontera con Irak, significa el final territorial del EI en Siria, tras su derrota en el vecino Irak en 2017.

Tras haberse apoderado de extensas regiones en Siria y en Irak, el EI proclamó en junio de 2014 un “califato” en un territorio del tamaño de Reino Unido, en el que instauró su propia administración, recaudó impuestos y lanzó una campaña de propaganda para atraer a extranjeros.

Esta organización yihadista, la más brutal de la historia contemporánea, hizo reinar el terror con decapitaciones, ejecuciones masivas, raptos y violaciones. Eso sin contar los secuestros de extranjeros y los atentados reivindicados en Siria, en otros países árabes o asiáticos e incluso en Occidente, o la destrucción de tesoros arqueológicos.

Una victoria proclamada después de una enésima campaña militar, de seis meses. Una fecha importante en la lucha contra los movimientos yihadistas en el mundo.

“Las FDS anuncian la total eliminación del supuesto califato y una derrota territorial del EI al 100%”, declaró un portavoz, Mustefa Bali, en un comunicado.

Prometió “perseguir lo que queda de los yihadistas y aniquilarlos”. Sigue habiendo combatientes del EI desperdigados por el desierto que se extiende del centro de Siria hasta la frontera iraquí, y en zonas desérticas de Irak.

Los combates fueron encarnizados frente a yihadistas obstinados que al final estaban arrinconados en una pequeña franja territorial a orillas del río Éufrates, en la provincia de Deir Ezzor.

Trincheras

Al pie de una colina se ven los restos del campamento improvisado en el que se atrincheraban los yihadistas.

Mecidas por el viento, las sábanas, alfombras de yute o mantas están extendidas sobre barras de hierro o arbustos a modo de tiendas de campaña. Todo ello en medio de carcasas de coches calcinados.

Algunas de estas carpas improvisadas ocultan trincheras profundas. Hay ollas, barreños de plástico, un brasero y prendas rotas entre ramas secas de arbustos.

Unos combatientes de las FDS, algunos con parte del rostro cubierto por un pañuelo, están encaramados a los tejados de casas.

Los últimos yihadistas se escondían en túneles subterráneos y en bodegas, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). En el suelo hay cadáveres de yihadistas.

El asalto de las FDS contra Baghuz, lanzado a principios de febrero, es la última fase de una operación iniciada en septiembre de 2018 para expulsar al EI de los sectores bajo su control en Siria.

La campaña militar, apoyada con bombardeos aéreos de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, tuvo que aminorar la marcha por la salida del enclave de decenas de miles de personas, entre ellas miles de yihadistas que se rindieron y muchos de sus familiares.

Desde enero más de 67.000 personas salieron del reducto del EI, entre ellas 5.000 yihadistas que fueron detenidos, según las FDS. Los civiles, sobre todo familiares de yihadistas, fueron trasladados a campamentos, principalmente al de Al Hol (nordeste), donde viven en condiciones difíciles.

La repatriación de yihadistas y de sus familias es motivo de debate en países occidentales.

Más de 750 combatientes de las FDS murieron en seis meses de combates y casi el doble de yihadistas, según el OSDH.

El viernes por la noche la Casa Blanca anunció que el “califato territorial del EI fue eliminado en Siria”, pero más tarde las FDS aseguraron que los combates continuaban.

Califato virtual

Horas antes del anuncio de la derrota, el EI llamó en un vídeo a sus partidarios a resistir y a cometer ataques contra “los enemigos” en Occidente.

Durante los dos últimos años, el EI vio como su “califato” se iba reduciendo a causa de los múltiples asaltos contra las regiones bajo su control.

Algunas células durmientes logran perpetrar atentados, afirman algunos expertos, que estiman que el EI se está transformando en organización clandestina.

Otros analistas consideran que los vídeos de las ejecuciones del EI seguirán presentes en el recuerdo y servirán de modelo para sembrar el terror.

La batalla contra el EI era el principal frente de la guerra en Siria, que ha causado más de 370.000 muertos desde marzo de 2011. El régimen de Bashar al Asad, apoyado por Rusia e Irán, reconquistó casi dos tercios del país.

La guerra en Siria, desencadenada por la represión de manifestaciones favorables a la democracia, se complicó a los largo de los años con la implicación de potencias extranjeras y de grupos yihadistas.

Seguir leyendo