Gobierno brasileño presiona al Congreso para que apruebe proyectos de ley “verdes” antes de cumbre climática COP28

Presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva. Foto: Reuters

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, ha apostado su reputación internacional a revertir el retroceso ambiental de su predecesor Jair Bolsonaro, cuando se disparó la deforestación amazónica. El gigante sudamericano reforzaría su compromiso medioambiental, mientras naciones de todo el mundo se preparan para reunirse en noviembre en Dubai por las conversaciones anuales sobre el clima.


El Gobierno de Brasil espera que el Congreso apruebe en los próximos 100 días una serie de proyectos de ley relacionados con la transición energética que considera, podrían impulsar las iniciativas de descarbonización del país en la próxima cumbre climática COP28, dijo el viernes un funcionario a los medios.

Rodrigo Rollemberg, secretario del Ministerio de Desarrollo de Brasil, explicó en una entrevista que el paquete de proyectos de ley incluirá iniciativas destinadas a aumentar el uso de combustibles renovables y regular sectores afines, como los parques eólicos marinos.

De esta forma, el país sudamericano reforzaría su compromiso “verde” mientras naciones de todo el mundo se preparan para reunirse en noviembre y diciembre en Dubai por las conversaciones anuales sobre el clima que celebran las Naciones Unidas.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que asumió el cargo en enero, ha apostado su reputación internacional a revertir el retroceso ambiental de su predecesor de extrema derecha Jair Bolsonaro, cuando se disparó la deforestación amazónica.

Lula ha prometido detener la deforestación ilegal en la selva amazónica para 2030 y a contribuir a impulsar una transición ecológica liderada por las energías renovables.

Rollemberg dijo que los proyectos de ley patrocinados por el Gobierno se centrarían en cuatro temas principales: el desarrollo de un nuevo mercado del carbono, la regulación de la energía eólica marina, la puesta en marcha del proyecto “Combustible del Futuro” y la regulación del hidrógeno verde.

“Todos son proyectos independientes, pero cuando se juntan hay una convergencia hacia la sostenibilidad que les da un apoyo económico que de otro modo no tendrían”, dijo Rollemberg.

El proyecto “Combustible del Futuro”, señaló el secretario, tratará de impulsar la producción de combustible de aviación sostenible (SAF) en Brasil, país que Boeing ha promocionado recientemente como potencial protagonista en el sector.

“Brasil tiene una oportunidad única en el segundo semestre para terminar el año dando señales muy fuertes a los mercados nacionales e internacionales de que es el país que realmente pretende liderar la transición hacia una economía verde y baja en carbono”, añadió Rollemberg.

El país sudamericano será la sede de las negociaciones de la ONU sobre el clima en 2025, que se celebrarán en la ciudad amazónica de Belem.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.