¿Qué es el “huachicoleo”?: El robo clandestino de combustibles que hoy cobró la vida de al menos 66 personas en México

La escasez de combustible ha provocado filas de casi dos kilómetros y disputas por conseguir algo de gasolina. Foto: AFP

Grupos organizados de delincuentes se dedican al robo de combustibles en grandes cantidades para luego venderlos de forma clandestinas. Una práctica que se viene registrando desde hace 30 años en México, según registros.


Las imágenes son impresionantes. Una gran columna de fuego en medio de una toma clandestina de un oleoducto en México que ha dejado como saldo 66 fallecidos y 76 heridos. El presidente del país, Andrés Manuel López Obrador hizo un llamado a los ciudadanos a detener esta modalidad de robo de combustibles conocida como “huachicoleo”.

Pero ¿en qué consiste este tipo de robos de hidrocarburos por el que AMLO ha luchado desde que tomó la presidencia de México?

El “huachicoleo” se refiere al robo de combustibles en escalas gigantescas ya sea a los camiones cisternas o a los oleoductos que comprende cerca de 17 mil kilómetros en México. Este tipo de prácticas no es reciente. Según los medios mexicanos, se tiene registro de robo a ductos de combustibles desde hace 30 años.

Grupos de huachicoleros, compuestos por narcotraficantes, bandas organizadas o delincuentes comunes –según el Estudio del Instituto Español de Estudios Estratégicos-, se organizan para robar un camión cisterna o llegan hasta uno de los ductos de hidrocarburos. El primero, consiste en vaciar el vehículo del combustible que transportan y traspasarlo a otro depósito o, directamente, roban el camión.

En tanto, el robo en los oleoductos, como el que se produjo en el estado de Hidalgo este sábado, es el más complejo y peligroso. Ya que consiste en desenterrar el ducto con una retroexcavadora que suele estar a 2 metros de profundidad. Luego con válvulas y llaves de pasos traspasan el combustible a camiones cisternas.

Luego estos combustibles son vendidos de manera clandestina a personas, empresas de combustibles o gasolineras, indica CNN en Español.

 

“Triángulo rojo o del huachicol”

Según informes del año 2018, había 12.581 tomas clandestinas de oleoductos. La mayor parte se encontraban en los estados de Puebla (1.815), Hidalgo (1.726) y en Guanajuato (1.547), siendo el primero una zona denominada el “Triángulo rojo o del huachicol”. Ciudades como Acarzingo, Palmar de Bravo, San Martín Texmelucan, Tepeaca, Tecamachalco, Quecholac, entre otros se encuentran entre las ciudades con más registros de robo de combustibles.

Debido al aumento progresivo del precio de la gasolina, la toma de los ductos ha incrementado en un 915% y el registro de un total de 20 millones de barriles de combustible robado el año pasado.

Desde que López Obrador tomó el gobierno el 1 de diciembre, ha comenzado una lucha para detener el roo de hidrocarburos a través de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), que genera pérdidas millonarias para la compañía.

Para ello ha reforzado miles de efectivos de seguridad en los ductos y se transportó más gasolina en camiones cisternas, lo que ha provocado una crisis de desabastecimiento en unos diez estados del país, con estaciones de servicio cerrados lo que ha causado largas filas de vehículos en el resto de las gasolineras.

Seguir leyendo