OTAN reafirma compromiso con la defensa colectiva y mira hacia China

NATO-Alliance-leaders-leave-the-stage-after-family-photo-during-the-annual-NATO--heads-of-government-(47464318)

A pesar de que la cumbre estuvo marcada por diferencias internas, los aliados fijaron una serie de desafíos de cara a 2021. Además advirtieron sobre el rol de Rusia.




Con Emmanuel Macron diciendo que la Organización del Tratado del Atlántico Norte estaba en estado de "muerte cerebral", Donald Trump acusándolo de "insultar" a los Estados miembros y Justin Trudeau burlándose del mandatario estadounidense. Así, en medio de acusaciones y controversias, los Estados miembros de la OTAN dieron por finalizada la cumbre cuyo objetivo central era celebrar el aniversario 70 de la Alianza Atlántica en Londres.

El secretario general de la OTAN, el exprimer ministro noruego Jens Stoltenberg, fue el encargado de cerrar el encuentro, además de publicar una declaración conjunta donde se esbozan los principales desafíos de cara a la próxima cumbre, que debería realizarse en 2021.

A pesar de que la reunión estuvo marcada por polémicas y dudas sobre el futuro de la Alianza, los Estados miembros aseguraron que seguirán trabajando juntos por lograr sus objetivos. "Reafirmamos el vínculo transatlántico duradero entre Europa y América del Norte, nuestra adhesión a los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y nuestro compromiso solemne de que un ataque contra un aliado se considerará un ataque contra todos nosotros", señaló el comunicado final.

Compromisos

Entre otras materias, la Alianza anunció que aumentará su inversión en defensa, que actualmente supera los 130 mil millones de dólares. Además, enumeraron los principales desafíos que enfrentan. "Las acciones agresivas de Rusia constituyen una amenaza para la seguridad euroatlántica. El terrorismo en todas sus formas y manifestaciones sigue siendo una amenaza persistente para todos nosotros. Los actores estatales y no estatales desafían el orden internacional basado en reglas. La inestabilidad más allá de nuestras fronteras también está contribuyendo a la migración irregular. Nos enfrentamos a amenazas cibernéticas e híbridas", señalaron los aliados en la declaración.

En esa línea, acordaron intensificar su papel en la seguridad humana, y reconocieron por primera vez que "la creciente influencia de China y las políticas internacionales presentan oportunidades y desafíos que debemos abordar juntos como una Alianza".

Sin embargo, aclararon que la OTAN es una alianza defensiva y que no representa una amenaza para ningún otro país, pero que mientras existan armas nucleares, será una alianza nuclear. "Los aliados están firmemente comprometidos con la plena aplicación del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares en todos sus aspectos, incluido el desarme nuclear, la no proliferación y los usos pacíficos de la energía nuclear. Permanecemos abiertos al diálogo y a una relación constructiva con Rusia, cuando las acciones de Rusia lo hagan posible", señalaron los Estados miembros.

Ausencias

La reunión de este año rompió con la tradición de invitar a mandatarios de las instituciones europeas, que se había dado en los últimos encuentros de la Alianza. Si bien los presidentes de la Comisión, el Consejo y el Parlamento europeos no participan en la OTAN, estuvieron presentes en Bruselas el año pasado y en Varsovia en 2017. En Polonia incluso se firmó una declaración de cooperación entre ambas instituciones.

Aunque muchos restaron importancia a aquello, porque el encuentro fue principalmente conmemorativo y duró solo dos días, se da la coincidencia de que el anfitrión es Reino Unido, que planea abandonar la UE.

Comenta