París a la vanguardia de la agricultura urbana

Imagen-47180857_WEB

En 2020 la capital francesa inaugurará un huerto urbano emplazado en un techo de 14.000 metros cuadrados. Será el más grande del mundo y producirá hasta una tonelada de frutas y verduras al día.




Francia no se detiene en su transición ecológica y su apuesta por la biodiversidad. Ahora, en 14.000 metros cuadrados se podrán producir hasta una tonelada de frutas y verduras al día de 30 especies diferentes en temporada alta, lo que permitiría, entre otras cosas, una "resiliencia ambiental de la ciudad". Se trata de un proyecto para 2020 que bien podría situarse a las afueras de la ciudad o en la provincia francesa, pero no. El innovador cultivo de vegetales estará emplazado en el corazón de la agitada capital francesa y no en el suelo, sino que en el techo de un importante complejo de exposiciones, en el distrito 15 de la urbe, la París Expo Porte de Versailles. Según constata el diario The Guardian, será el "huerto urbano en un techo más grande del mundo".

El ambicioso proyecto agrícola, descrito como el "paraíso para la biodiversidad", es parte de un extenso plan de renovación en el complejo de exposiciones lanzado en 2015 por Viparis, subsidiaria de la Cámara de Comercio e Industria de París Ile-de-France.

Ciudades verdes

"Nuestro objetivo es desarrollar la resiliencia ambiental de la ciudad y demostrar que la agricultura urbana puede formar parte del suministro urbano de alimentos", explicó a La Tercera Pascal Hardy, fundador de Agripolis, una de las dos compañías especializadas en agricultura urbana encargadas del proyecto. "Es una forma también de ecologizar los techos que contribuyen en gran medida a mantener el calor en las ciudades. Cuando ingresas a uno de nuestros huertos en azoteas, puedes sentir claramente la diferencia de temperatura", explica.

Las frutas y verduras que serán cultivadas en el lugar serán cuidadas por alrededor de 20 jardineros que utilizarán métodos completamente orgánicos, sin pesticidas ni químicos.

Si bien la agricultura urbana a gran escala no es nueva, con otros importantes sitios en La Haya, Detroit y Shanghai, el nuevo huerto parisino tiene a su favor que no solo será instalado en un techo, sino que también será pionero en las técnicas de cultivo que se utilizarán, como un sistema de agua cerrado sin suelo, lo que minimiza el riesgo de posibles contaminantes. Además, el huerto tendrá una huella de carbono muy pequeña.

"En Francia, la distancia promedio para el transporte de alimentos es de 1.200 km. Al producir localmente casi suprimimos todos estos kilómetros y sus emisiones de carbono", explica Hardy. También, el proyecto contempla un bar-restaurante dirigido por la famosa cadena parisina de azoteas, Le Perchoir.

Así, el proyecto se presenta como sostenible y se enmarca en la lucha contra el cambio climático, en la cual Francia ha querido jugar un rol global predominante con diversas políticas encaminadas en esa dirección. En mayo de este año, el Presidente Emmanuel Macron celebró el primer "consejo de defensa ecológica", con 13 carteras ministeriales convocadas para analizar las políticas ecológicas implementadas en la primera mitad de su mandato y para establecer futuras estrategias.

La agricultura urbana

"Decidimos tener sistemas productivos en un entorno descontrolado para reducir las inversiones y evitar el desperdicio de recursos. Por ejemplo, creemos que es una tontería tener luz (incluso con leds) cuando tenemos sol afuera", dice Pascal Hardy.

El futuro de los alimentos y la agricultura urbana ha sido ampliamente debatido en Europa. En 2015, un estudio de la U. Autónoma de Barcelona indicó que la agricultura urbana en las azoteas de los edificios tiene un gran potencial para incrementar la actual producción y el consumo local de alimentos. Por ejemplo, con el 8% de los techos de la Zona Franca de Barcelona se podría abastecer de tomate al 10% de la población de Barcelona.

De todas formas, algunos expertos son más cautos respecto de la agricultura urbana. Un estudio realizado en Holanda en 2016 indicó que esta nueva forma podría proporcionar hasta el 3% de la producción de las ciudades europeas, y solo en frutas y verduras.

París se comprometió a plantar 100 hectáreas, incluido un tercio dedicada a la agricultura urbana, para 2020, a través de su proyecto "Parisculteurs". La capital ya aprobó una ley que permite a cualquier persona tener un huerto urbano en cualquier parte de la urbe: paredes, techos, jardines, e incluso en las jardineras de los árboles en las calles.

Comenta