Pedro Luis Pemberthy, analista de la Universidad Nacional de Colombia: “Duque y Petro representan lo opuesto de la sociedad colombiana”

Foto: AFP

El experto asegura a La Tercera que a pesar de que Iván Duque es favorito, para estas elecciones presidenciales “por Petro no daban un peso”, y que “nunca pensaron que aguantaría y llegaría prácticamente solo”.


¿Qué tan polarizada está la sociedad colombiana en esta segunda vuelta, con dos candidatos con ideologías diametralmente opuestas?

El concepto de polarización es relativo y según unas realidades y unos contextos. Desde esta perspectiva no se puede hablar de polarización en Colombia. Hemos estado en unos momentos recientes desde hace 40 o 50 años con posiciones políticas e interés verdaderamente opuestos y excluyentes. Lo que sí ocurre es que ambos candidatos representan lo opuesto de la sociedad colombiana. Ambos poseen intereses de grupos sociales diversos. Petro representa un modelo desde abajo, una esperanza para los que siempre han estado excluidos de las oportunidades sociales. Duque representa el Estado o sistema vigente de privilegios. Es excluyente. Es un modelo desde arriba.

¿Cuáles son los temas que más han marcado la agenda de los candidatos?

En esta campaña se puede decir que hay tres tipos de agendas: la que ellos le propusieron a la ciudadanía; la que en segunda vuelta tuvieron que adoptar para poder captar otros candidatos o partidos, y la tercera es la que la dinámica de la campaña impone. Esta última es tal vez la más relevante. La agenda de Petro tiene básicamente: reordenar la economía ajustándola a las necesidades del cambio climático, racionalizar la explotación de la tierra en cuanto que la industrialización de ella vaya de la mano del empleo campesino. Además tiene una agenda que en lo social se identifica con eliminar los intermediarios del servicio de la salud, universalizar la gratuidad en educación pública. Duque, en tanto, básicamente se sustenta en la mano fuerte para lograr la seguridad. En defender la propiedad privada, la inversión nacional y extranjera. Su parte social es de subsidiar por parte del Estado las necesidades básicas ciudadanas.

¿Cómo califica los discursos de los candidatos?

Diferenciemos. En los discursos en plaza pública, no hubo moderación por parte de Petro y en ello hay una gran explicación de por qué recogió tanto pueblo. Fue claro, directo, duro. Petro llegó a la campaña con grandes enemigos: la amistad con Chávez y Maduro, exguerrillero, comunista, pésimo alcalde, todos los medios de comunicación y los periodistas más importantes dándole como saco de boxeo. Por Petro no daban un peso. Nunca pensaron que aguantaría y llegaría prácticamente solo. Duque tiene un discurso muy almendra, sin nada por dentro. En política eso se llama demagogia. Mira, Duque no gusta y gusta básica y fundamentalmente porque tiene al expresidente Uribe, que para bien o para mal lo acompaña.

¿A qué se debe la alta cantidad de votos blancos en estas elecciones?

Desde la Constitución de 1991 al voto en blanco se le dio valor político, en el sentido que tiene consagración constitucional. Por ello es más novedad que expresión de un sentido político determinado. Otro punto importante es que en Colombia a quienes votan se les da ciertos estímulos, como la reducción del valor de la matrícula en las universidades, o una jornada libre de trabajo a los servidores públicos.

¿Considera que Petro tiene posibilidades reales de ganarle a Duque, lo que sería una sorpresa?

Pienso que Petro no gana hoy por lo siguiente. El sistema sin discusión alguna está con Duque, los gremios económicos también, prácticamente todos los partidos políticos igual. La clase política tradicional de manera idéntica. Los medios y los intelectuales también están con él.

Seguir leyendo