Venezolanos huyen de nuevo, esta vez a Estados Unidos

Luchando en países muy afectados por la pandemia, saben que llegar a la frontera de EE.UU. significa una entrada casi segura y un nuevo comienzo.




Semanas después de caminar por la selva centroamericana, José López y su esposa, Lizmerly Agüero, sintieron que lo habían logrado cuando salieron del metro y contemplaron las luces de Times Square.

“Sentí mucha alegría, le di gracias a Dios y sentí que estaba en un sueño”, dijo López, de 31 años.

La pareja venezolana y su hija de 4 años se encuentran entre los casi 130.000 venezolanos que han emigrado a EE.UU. en los 11 meses desde abril de 2021 hasta febrero pasado, tanto de Venezuela como de otros países como Perú y Colombia, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. En los 12 meses que terminaron en marzo de 2021, según muestran los registros de la Patrulla Fronteriza, solo 4.470 venezolanos fueron detenidos en la frontera de EE.UU.

La familia López pasó de una selva tropical oscura y empapada, donde los migrantes ponen sus vidas en manos de los contrabandistas, al frío fresco de Nueva York y las luces de la calle 42. El tramo más difícil del viaje en octubre pasado fueron los 6.400 km a pie y en bus desde Sudamérica hasta la frontera con Estados Unidos.

Más de seis millones de venezolanos han huido de la Venezuela del Presidente Nicolás Maduro desde 2014, unos cuatro millones de ellos se establecieron en otras partes de América Latina. Muchos de ellos, como López y su familia, están siendo desarraigados nuevamente.

En gran medida, han sido bienvenidos en EE.UU. porque muchos les dicen a las autoridades fronterizas que están huyendo del régimen socialista de Venezuela, un gobierno respaldado por Rusia y China que EE.UU. ha tratado de derrocar. Sin un estatus migratorio especial, son liberados en EE.UU. y esperan que sus solicitudes de asilo sean adjudicadas.

“Los venezolanos no están migrando, están huyendo”, dijo Brian Fincheltub, quien como representante del movimiento de oposición venezolano en EE.UU. aboga por los migrantes de su tierra natal. “Los venezolanos caminaron miles de kilómetros cargando bolsas y sin nada para comer. Obviamente, están tratando de escapar”.

La migración está impulsada por el golpe económico tras la pandemia de Covid-19, sumado al desempleo, la xenofobia y la creciente inestabilidad política en varios países de la región, dijeron varios migrantes venezolanos y defensores de la inmigración. Especialmente en la segunda mitad de 2021 y principios de este año, el número de venezolanos se disparó, convirtiéndose en un momento en el segundo grupo más grande de migrantes detenidos en la frontera de Estados Unidos después de los mexicanos.

“Para las personas que viven al límite en una situación superprecaria, el Covid ha sido lo peor que les pudo haber pasado, ya eran vulnerables”, dijo Marianne Menjivar, quien trabaja en migración venezolana para el Comité Internacional de Rescate, un grupo humanitario. “Es solo una situación trágica en el sentido de que son solo trozos de papel arrastrados por el viento”.

Mayra Pérez, de 36 años, y su esposo, Luis Agüero, de 32, dijeron que huyeron de Venezuela a Colombia debido a la represión y las privaciones. Pero tuvieron que recurrir a la venta de dulces en las calles de Medellín.

“La gente trata muy mal a la mayoría de los venezolanos en Colombia, Perú y Ecuador, no nos quieren allí”, dijo Pérez. En octubre, con su hija de 6 años, Arianna, a cuestas, se embarcaron en el viaje a EE.UU. Ahora están en Nueva York.

“Pensé que aquí habría xenofobia. Pero no lo hay”, dijo Pérez. “Aquí tienen mucho respeto por tus derechos”.

La llegada de venezolanos es parte de lo que la administración de Joe Biden espera que sea un aumento sin precedentes de cruces ilegales de migrantes en la frontera de Estados Unidos con México a medida que mejora el clima y la inestabilidad política y las dificultades económicas afectan a partes de América Latina.

Se espera que el plan de la Casa Blanca para levantar una política de la era de la pandemia que permite a los agentes de la Patrulla Fronteriza rechazar a los ciudadanos extranjeros que buscan asilo también contribuya en gran medida al aumento de inmigrantes que llegan a las puertas de Estados Unidos.

La eliminación del Título 42, como se conoce la política, ha llevado a algunos estados a demandar a la administración de Biden, mientras que el gobernador republicano Greg Abbott de Texas ha transportado en bus a los inmigrantes que fueron liberados en su estado a la capital de la nación. Un comunicado de su oficina el miércoles dijo que migrantes de Venezuela, Cuba, Colombia y Nicaragua quedaron entre Union Station y el Capitolio en Washington.

Una mujer venezolana hizo el viaje a EE.UU. después de renunciar a Argentina, donde había vivido un año sin residencia legal, vendiendo empanadas en una estación de tren y trabajando en un puesto de frutas. María Angélica Reverol terminó volando a México y luego cruzó a pie a EE.UU. en octubre. Ahora está en Chicago, donde dijo que está tratando de obtener un permiso de trabajo y residencia legal.

“Quería un país con un buen futuro, y no lo encontré en Argentina, donde no tenía seguridad laboral”, relató Reverol. “Apenas podía cuidar de mí mismo. Había un límite para todo”.

Al igual que muchas de las decenas de miles de venezolanos que llegaron a la frontera de Estados Unidos en los últimos meses, recorrió mucho terreno al volar primero a México. Luego pagó a contrabandistas para que la llevaran a Texas. Pero primero, hubo una noche tensa en una casa de seguridad a cargo de los contrabandistas. “No sabía dónde estaba, me sentía sola, aunque traté de mantener la calma aunque no lo estaba”, dijo Reverol. “No sabía lo que podían hacerme”.

Desde entonces, México se unió a los países centroamericanos para exigir una visa a los venezolanos que vuelan, una política diseñada para cortar el flujo de migrantes.

Pero los venezolanos optan cada vez más por hacer el viaje a pie y en bus, pagando a los contrabandistas para que los trasladen a través de varios países hasta la frontera con Estados Unidos. Eso ha llevado a una caída en la cantidad de migrantes que llegan a la frontera de EE.UU., según muestran los datos de la Patrulla Fronteriza. Pero al mismo tiempo, los datos panameños muestran que la cantidad de migrantes que llegan a ese país desde Colombia a pie está aumentando: 1.153 hicieron el viaje en enero, en comparación con solo tres en enero de 2021.

Niurka Meléndez, una venezolana que encabeza el grupo de defensa Venezuelans and Immigrants Aid en Nueva York, dijo que sus compatriotas están tan desesperados por huir de Sudamérica que están dispuestos a viajar a través de algunos de los países más peligrosos del mundo.

“Somos un objetivo para los traficantes de personas, que por tan solo US$ 2.500 venden paquetes turísticos para el sueño americano”, dijo. “Si digo, voy para allá, un grupo criminal del crimen organizado me va a mover, porque me ven como un cheque para cobrar”.

Caminando por un camino trillado al comienzo de su viaje, López y su esposa, Agüero, temían que los hombres armados que deambulan por el peligroso Tapón del Darién entre Colombia y Panamá los atacaran para robarles o agredirlos sexualmente. No estaban heridos, pero salieron exhaustos.

“La parte más difícil es ver a tu hija en la selva, cubierta de lodo y mojada”, dijo Agüero. “Por la noche, el agua se mete en tu tienda. Y al día siguiente hay que ponerse la ropa mojada, levantarse a las 5 de la mañana y seguir caminando”.

Si bien el Tapón de Darién era riesgoso, los migrantes dijeron que México los asustaba más. Esa etapa del viaje incluyó dormir en el suelo frío de las canchas de baloncesto y esquivar a policías corruptos, pandilleros o contrabandistas, conocidos como coyotes.

“Había mucho que temer, que las pandillas o los coyotes o la policía mexicana nos alcanzaran”, dijo Luis Herrera, quien viajó a fines del año pasado con su esposa y sus tres hijos. En un momento, la policía les robó US$ 4.800, dijo.

Pero llegar a Estados Unidos vale la pena, dijeron los migrantes y los expertos en inmigración, porque la posibilidad de que lo devuelvan es pequeña. Los analistas que rastrean la migración venezolana señalan que muchos de los venezolanos están motivados para llegar a EE.UU. en busca de oportunidades laborales y no por temores creíbles de persecución, ya que han estado viviendo en un tercer país.

“Si eres venezolano y logras llegar a la frontera entre Estados Unidos y México, la posibilidad de ser repatriado es baja”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria no partidista en Washington. “Hay algo así como un incentivo para las personas en este momento que están dispuestas a hacer el viaje para probar suerte de una manera que podría no haber existido antes”.

Pérez y su esposo, Agüero, describieron su alegría después de cruzar la frontera hacia Texas en diciembre, a pesar de que pasaron medio día en un centro de detención.

Dijeron que fueron liberados y colocados en un hotel a expensas del gobierno.

“La comida estuvo buena, nos dieron jugo, cereal, estuvimos muy cómodos. Teníamos televisión, esposa, todo”, dijo Agüero. “Era un hotel de cinco estrellas”.

Pronto liberados, volaron a Michigan y luego a Nueva York, donde ahora tienen a su hija en la escuela y han tratado de establecerse. La familia está en proceso de obtener asilo político basado en las actividades políticas de Agüero en Venezuela contra el régimen, que él dice que condujo a su persecución.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Habitantes de la playa de Pingtan, el lugar más cercano de China a Taiwán, expresaron sus esperanzas de ver la unificación pero de manera pacífica, luego de que aumentaran las tensiones tras la visita de Nancy Pelosi a la isla.