Barrios vulnerables de Santiago concentran los puntajes más bajos de la PSU

PSU

Techo-Chile analizó los resultados del proceso de admisión a las universidades por sector. Expertos afirman que la segregación educacional incide en el desempeño.


Aunque en el último proceso de rendición de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) se mantuvieron las tendencias respecto de la distribución de los mejores resultados, un nuevo estudio buscó dar cuenta de las diferencias, no solo por las comunas, sino que también por barrios.

El informe de Techo, llamado “Perspectivas de la PSU y Educación Superior desde tres tipos de barrios del Gran Santiago”, señala que si bien es cierto que en las comunas del sector oriente de Santiago se concentran los mejores puntajes del test de admisión, existe otro tipo de segregación que puede ser aún más local.

En algunos casos, incluso, sectores colindantes pueden tener resultados diametralmente opuestos. Según los datos, existen diferencias de hasta un 58% entre barrios, dependiendo de la cantidad de población vulnerable que posean.

¿Cómo se mide la vulnerabilidad en un área? El estudio de Techo señala que esto depende del porcentaje de la población que se ubique en los quintiles de menores ingresos. Estos son considerados “población vulnerable”. Hay barrios que poseen un 60% en el segmento de bajos recursos, y por otra parte, hay algunos que tienen menos del 20%. Entre estas dos cifras se puede ver si un sector entra en la categoría de mayor pobreza.

Para Pablo Flores, director del Centro de Investigación Social de Techo “la PSU, año tras año, demuestra que solo es un síntoma de una sociedad muy segregada”. Y añade que “nacer en una cuadra o en otra puede marcar una diferencia enorme en todo tu futuro en la educación superior”.

Desigualdad

“Lo más dramático de estos resultados es que dan cuenta de la iniquidad de nuestro sistema educativo, que se refleja en términos socioeconómicos, de género y geográficos”, señala Alejandra Falabella, académica de la Universidad Alberto Hurtado.

Para María Paz Arzola, coordinadora del Programa Social de Libertad y Desarrollo, “la PSU refleja una realidad que no podemos desconocer y que se condice con lo que muestran otras mediciones, y que dice relación con la heterogeneidad en la calidad de la educación y los aprendizajes de los alumnos, en este caso en distintos barrios y comunas. Ante esto, creo que debemos focalizar los esfuerzos públicos en sectores de menores ingresos del país”.

“Es posible que la dispersión dentro de cada barrio sea también alta, y que haya colegios mejores y peores”, añade Arzola.

Educación superior

Hay otros parámetros estudiados en el informe que destacan otras características relacionadas con la educación universitaria o técnica.

Por ejemplo, se observan diferencias en dos ámbitos: cumplimiento de primer año de educación superior y la cantidad de jóvenes que solo se dedican a los estudios. Con respecto al primer ítem, el porcentaje de estudiantes con primer año de universidad completo en los barrios menos vulnerables es de 9,7% y, a su vez, en los barrios vulnerables es de 3,8%. Por otra parte, en relación a la cantidad de jóvenes que solo estudia, alcanza en los barrios con mayor porcentaje de población vulnerable un 10%, mientras que en los sectores menos vulnerables este llega a un 23%.

Haz click en la infografía para ampliar

 

 

#Tags


Seguir leyendo