Constituyente Rojas Vade declaró por casi tres horas en cuartel de la PDI

El miembro de la Convención Constitucional reapareció a casi dos semanas del escándalo que provocó el que admitiera a La Tercera Domingo que no padecía cáncer. "Rodrigo Rojas, efectivamente, no entregó información real de su diagnóstico y su tratamiento”, afirmó su abogado, Tomás Ramírez, tras la diligencia, aunque descartó la existencia de un delito penal asociado la declaración patrimonial que hoy está en la mira de la justicia.




El constituyente Rodrigo Rojas Vade (37) reapareció en la vida pública, a casi dos semanas de que confesara a La Tercera Domingo que no padecía cáncer, y lo hizo para ir a declarar este jueves como imputado en el cuartel Independencia de la PDI tras la investigación por perjurio que se abrió en su contra por una denuncia de la propia mesa de la Convención Constitucional.

Entró en absoluto silencio y de igual manera se fue a eso de las 17.30, luego de estar durante tres horas en el recinto policial ubicado en calle Santa María. Se despidió con saludo de mano del funcionario de la PDI que lo acompañó. Rojas Vade evitó la prensa y se fue sin enfrentar los micrófonos. Su abogado Tomás Ramírez fue el que habló. “Rodrigo Rojas efectivamente no entregó información real de su diagnóstico y su tratamiento”, afirmó Ramírez, aunque descartó que ello configure delito. El profesional sostuvo que “fue una declaración muy completa y, por lo tanto, bastante larga”.

Conocedores de la diligencia explican que el constituyente no habría aportado más información de la que circula en la prensa sobre el porqué decidió mantener la mentira respecto de su cáncer y que posee otras enfermedades.

“Se entregaron los antecedentes que se nos solicitaron para acreditar la existencia de síntomas, diagnósticos y hospitalizaciones y lo que viene ahora es que la Policía de Investigaciones debe realizar más diligencias y una vez que las realice probablemente envíe la orden de investigar de vuelta a la fiscalía y la fiscalía tomará la decisión que corresponda”, dijo el abogado.

En la instancia, el convencional debió dar cuenta de su real estado de salud, ya adelantado por su abogado el miércoles en una entrevista en La Red en la que detalló que en la última década se le detectó sífilis, trombocitopenia inmunitaria (PTI) y la enfermedad de Behcet.

Historial médico de ocho años

El abogado del exintegrante de la Lista del Pueblo llegó hasta el cuartel de la PDI pasadas las 13.30 de la tarde. “A Rodrigo lo he visto preocupado por los efectos que esto ha tenido en muchas personas”, reconoció. Minutos más tarde, en un automóvil Peugeot 206 de color rojo llegó el convencional.

A la espera de la llegada de su representado, Ramírez descartó que exista un delito tras el engaño de Rojas Vade sobre su enfermedad. “Respecto de la existencia de las deudas, provienen de la información oficial de la comisión para el mercado financiero. Respecto del origen de los gastos (si se justifica o no) estamos trabajando para ello. (…) Tratándose de un historial médico tan largo, de ocho años, hay una parte, evidentemente, que no se podrá determinar”, dijo.

Mientras declaraba el convencional, en una actividad con la PDI el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, fue consultado por la situación. “No podemos comentar en este caso lo que se está investigando. Nos parece bien que el convencional pueda entregar su versión, que pueda también concurrir a esta investigación, que pueda entregar los antecedentes que maneja. Pero nosotros no vamos a comentar ni su situación médica ni tampoco lo que pueda ser la investigación. Valoramos que las instituciones funcionen, valoramos en este caso también que todos los que tengan que declarar lo hagan y que entreguen los antecedentes”, expresó el secretario de Estado.

La indagatoria contra el convencional se abrió a partir de la denuncia interpuesta por la mesa directiva de la Convención, quienes solicitaron investigar la declaración de patrimonio, donde habla de 27 millones de pesos bajo la descripción de “deuda bancaria corresponde a financiamiento de tratamiento quimioterapéutico contra el cáncer”. Tras ello, la Fiscalía Metropolitana Centro Norte hizo llegar una orden de investigar a la Bicrim de Santiago, para que ejecute una serie de diligencias en la indagatoria de eventuales delitos cometidos por Rodrigo Rojas al declarar una deuda por tratamientos contra el cáncer que -él mismo admitió- no padece.

Una de las interrogantes es a qué se debe la deuda que declara, la que finalmente fue ratificada, y ahora es de $ 26 millones, y si el gasto se condice con las enfermedades que declaró su defensa.

Rojas Vade renunció a su cargo de vicepresidente adjunto del órgano constituyente y su futuro en la convención sigue en el limbo, dado que no existen mecanismos concretos en la instancia para poder removerlo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.