Fraude en el Ejército: Martínez no se presenta a declarar ante jueza Rutherford y apela ante tribunal militar

El ahora excomandante en Jefe del Ejército estaba citado para este jueves a las 9:00 horas al despacho de la magistrada pero no llegó. Su abogado presentó un recurso de apelación para que se reconsidere la petición de declarar en su domicilio y con asistencia legal.




Para las 9.00 de la mañana estaba agendado el interrogatorio de la ministra Romy Rutherford al excomandante en jefe del Ejército, Ricardo Martínez. Sin embargo, el alto oficial no llegó hasta la oficina de la magistrada, ubicada en Morandé con Compañía, crispando aún más las tirantes relaciones entre la defensa del exoficial y la jueza.

Rutherford, por su parte, llegó temprano al tribunal, pasadas las 8.00 de la mañana, para preparar un interrogatorio que ha estado en suspenso toda la semana: el martes, Martínez pidió cambiar la diligencia para después de la entrega del mando; y, ante la negativa de la jueza, pidió declarar en su casa. A ambas solicitudes, la ministra le dijo que no, ayer.

Así, Martínez tenía que llegar hoy al despacho de la magistrada en compañía de su abogado, Juan Carlos Manríquez, pero no lo hizo, lo que podría hacer elevar las tensiones en el caso, pues Rutherford cuenta con la facultad para despachar una orden de arresto a la PDI, piridiendo la detención del excomandante en jefe para ser trasladado al tribunal.

Por mientras, la defensa de Martínez decidió presentar un recurso de apelación ante el tribunal militar que conduce Rutherford, tras el rechazo de la jueza a acceder a la petición de que el general declarara en su casa. “Interpongo recurso de reposición con apelación subsidiaria contra la resolución de fecha 2 de marzo de 2022, en cuanto no dio lugar a la presencia del abogado en la diligencia de interrogatorio y no dio lugar a interrogar a mi representado en su domicilio”, se lee en el documento.

Además, allí sostuvo que “contar con abogado impide poder medir la forma y efectos de las diferentes técnicas de interrogatorio, de respuestas y de sus consecuencias o de tener una cabal compresión de las diferentes consecuencias o sentidos en que podrian haber sido recibidas sus respuestas para - por ejemplo- terminar aceptando como ciertos algunos supuestos sugestivos de hechos que en verdad no han ocurrido o no lo han sido con esa significación”.

Si Rutherford rechaza esta petición, automáticamente, la apelación se eleva a la Corte Marcial.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.