El incierto futuro de Errázuriz en el consejo que asesora al Papa

El arzobispo emérito de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz.

“No tengo ninguna noticia al respecto”, dijo el prelado respecto de la versión de un medio español, de que él y George Pell fueron cesados en el Consejo de Cardenales.


“La verdad, no tengo ninguna noticia al respecto, ni del Papa Francisco ni del Vaticano”, dijo ayer a La Tercera el cardenal Francisco Javier Errázuriz.

Las alarmas de un nuevo remezón eclesiástico en Chile se encendieron durante la noche del jueves último, cuando el medio digital español eldiario.es aseguró que “el cardenal australiano George Pell y el chileno Francisco Javier Errázuriz serán expulsados del denominado C9”.

Esta sigla es el apodo del Consejo de Cardenales, instancia creada justamente por el Papa Francisco, en abril de 2013, para que lo asesorara en el gobierno de la Iglesia y la reforma a la curia.

La nota del medio español estaba firmada por Jesús Basante, vaticanista cercano al cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa y coordinador del propio C9. El artículo también destaca que “el Papa sella, con la expulsión de Errázuriz, un gesto después del escándalo surgido tras su viaje al país hace unos meses, cuando desconfió de las víctimas que acusaban a Juan Barros”.

Sobre Pell, quien directamente enfrenta acusaciones y un juicio por abuso sexual infantil, el reportaje dice que su salida “se producirá de inmediato”. No hubo fuentes en on en el escrito que confirmaran las informaciones.

En Chile, el rumor de un posible alejamiento del arzobispo emérito de Santiago se expandió rápido, aunque, de inmediato, desde el Vaticano aseguraron a La Tercera que no existe ninguna decisión ni información oficial en relación con los miembros del C9.

“Actualmente, está prevista una reunión para los primeros días de septiembre y no se ha informado nada en contrario. Los cargos en el Vaticano duran cinco años y sería normal que el Papa hiciera cambios”, sostuvo Errázuriz. Añadió que “actualmente, soy el chileno que aporta experiencias sudamericanas (en el C9). Podría nombrar a un brasileño, que al igual que yo fue presidente del Celam, es decir, del Consejo Episcopal Latinoamericano”.

Los denunciantes del caso Karadima, en tanto, han apuntado al prelado por un supuesto encubrimiento. A la fecha no ha existido ningún proceso eclesiástico ni canónico concreto.

“Renovarlo un poco”

Todos los cargos del Vaticano son nombramientos de cinco años de duración. Y en septiembre se cumplirán cinco años de la institución “legal” del Consejo de Cardenales, que aquel 2013 fue bautizado como “C8”, y que pasó a ser “C9” cuando ingresó Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede.

Sus actuales miembros, además de Errázuriz, Pell, Rodríguez y Parolin, son Marcello Semeraro (obispo de Albano), Sean O’Malley (arzobispo de Boston), Reinhard Marx (arzobispo de Munich), Laurent Monsengwo (arzobispo de Kinshasa), Oswald Gracias (arzobispo de Bombay) y Giuseppe Bertello, gobernador del Estado de la Ciudad del Vaticano. O sea, nueve cardenales.

En abril pasado, los miembros del C9 ya entregaron un informe al Papa sobre el gobierno de la Iglesia, lo que el Pontífice pidió profundizar en varios aspectos. Y ahora está a la espera de ese documento.

Sin embargo, el pasado 20 de junio, la agencia Reuters entrevistó a Francisco sobre un amplio espectro de temas. Y en esa conversación, el Papa habló del rol de Errázuriz en el C9. “No es un honor, es un trabajo. No quiero entrar en el juego de cortar cabezas y buscar chivos expiatorios”, sostuvo aquella vez el Pontífice.

En relación con el futuro del propio consejo, indicó a Reuters que estaba pensando hacer cambios en el grupo de cardenales integrantes, “para renovarlo un poco”, fueron sus palabras, pero explícitamente añadió que eso no significaría “cortar cabezas”.

En relación con los actuales trascendidos, Sergio Carrasco, director de comunicaciones de Voces Católicas, indicó que “la información señalada, respecto de la expulsión (del cardenal Errázuriz) se trataría solo de rumores no confirmados por el Vaticano. Sin embargo, oficialmente se sabe que el C9 se renovaría en septiembre, cuando saldrían alrededor de cuatro cardenales, entre los que podría estar el cardenal Errázuriz”.

Agregó que, “el actual momento de la Iglesia, universal y en Chile, requiere la reconstrucción de las confianzas, y para eso es muy importante que las personas que asesoran al Papa en diversas instancias no tengan cuestionamientos ni temas pendientes”.

Seguir leyendo