Menores de 40 años son más de la mitad de contagiados en el país

Foto referencial: Agenciauno

A diferencia de España, donde un 70% de los infectados de Covid-19 tiene más de 50 años, en Chile el 53,7% de los casos se concentra en los menores de 40. Según expertos, aunque la enfermedad en ellos no reviste mayor peligro, pueden saturar los esfuerzos de las UCI en caso de agravarse.




Lorena Martínez (37) es enfermera y trabaja en la urgencia de una clínica en Temuco. Siempre supo que debido a su exposición con pacientes con Covid-19 ella podría enfermarse, pero nunca pensó que terminaría hospitalizada. Su examen salió positivo a mediados de marzo. “Debuté con neumonía, fiebre, malestar general, dolor de espalda y tos”, recuerda.

En ese tiempo, dice, Temuco estaba viviendo una situación similar a la que está viviendo hoy la Región Metropolitana. Los contagios estaban en su peak, la red saturada y se estaba trasladando pacientes fuera de la región. El malestar fue tal, que Lorena llegó a dormir sentada durante tres días. Al séptimo día, desde que le detectaron los síntomas, empeoró y acudió a la clínica para que la atendieran: “Estaba cansada y me faltaba el aire”.

Al llegar le hicieron un escáner que reveló que tenía dos tercios del pulmón derecho comprometido y con focos en el izquierdo. “Una neumonía multifocal”, dice. Como era difícil prever cómo iba a evolucionar el asunto y porque las 48 horas que venían eran claves, quedó hospitalizada en la UTI durante cuatro días, pero sin necesidad de ventilación mecánica invasiva. “Mi cuerpo, por suerte, se la pudo solo, con reposo y medicamentos y no necesité oxígeno. No pensé que iba a morir, pero tampoco que iba a estar hospitalizada. Eso fue un golpe”, cuenta Martínez.

Al cuarto día, horas antes de ser dada de alta, la enfermera recuerda que vio morir a la paciente que estaba internada al lado suyo: “No creo que los pacientes jóvenes entiendan la gravedad de esto. Aquí no hay boleto de la suerte. Si ella murió, quizás pude haber sido yo”.

En Santiago, la kinesióloga Constanza Malhue (26) cumplió ayer el primer día en su casa tras ser dada de alta. Estuvo seis días hospitalizada, tras haberse contagiado por Covid-19. Como kinesióloga no trabaja con pacientes que tengan la enfermedad, pero ejerce en el sector ambulatorio de un hospital, en el área broncopulmonar adulto.

“Tenía claro que me iba a enfermar en algún momento. La exposición por ir a trabajar es alta, pero nunca pensé que iba a estar hospitalizada por esto. Soy joven, sana, activa, hago ejercicio, me alimento bien entonces de verdad que lo veía poco probable”, cuenta la kinesióloga.

En los primeros seis días tuvo los síntomas típicos de la enfermedad, pero dice que todo era manejable con paracetamol. Pero al séptimo día empezó con disnea, es decir, falta de aire al hacer actividades cotidianas como ducharse o lavar la loza. Luego perdió el olfato y el gusto. Al día 11 de síntomas la falta de aire aumentó, incluso al estar sentada sin hacer nada. Por eso fue a la urgencia y ahí le diagnosticaron neumonía multifocal y bilateral. “Me explicaron que tenían que hospitalizarme. Estuve seis días. No requerí ventilador mecánico así que eso fue algo súper bueno. Estoy de alta, llevo un día. Todavía me canso y esperar que se resuelva la neumonía. Es bueno incluso sentir que dejé una cama libre para que alguien más la pueda usar”, piensa Malhue.

“La gente más joven no está inmune”

Los casos de Lorena y Constanza corresponden al grupo etario que representa el 12% de las hospitalizaciones a raíz del Covid-19 y a más de la mitad de los contagios (53,7%) a nivel nacional. Según recalcó ayer el ministro de Salud, Jaime Mañalich, “la gente más joven no está inmune” a los efectos del virus, aunque sí hay menor manifestación clínica grave, señala el broncopulmonar de la Red Christus UC, el médico Pedro Brockmann.

“El cuadro de Covid-19 en una persona joven es variable. Los síntomas más comunes siguen siendo fiebre, dolor de cabeza, mialgias habitualmente en la espalda, y se asocian síntomas digestivos. También hemos visto pacientes con ojos rojos, y otros relatan anosmia (pérdida del olfato)”, explica Brockmann.

El doctor hace hincapié en tomarles atención a algunos síntomas que en un inicio se descartaron como propios del Covid-19, como la tos productiva, pues a medida que evoluciona en una complicación como bronquitis, la tos sí puede involucrar flema.

Sobre las causas de esta incidencia de casos mayores en los jóvenes, el fenómeno aún es difuso. “Todavía no sabemos bien los patrones epidemiológicos del país. Latinoamérica se está comportando con una edad promedio de contagios menor de cómo fue en Europa, aunque allá la población es más vieja”, precisa.

Si bien en el caso de Lorena y Constanza la trazabilidad más obvia es a sus lugares de trabajo, el epidemiólogo de la Universidad de Chile, Gabriel Cavada, insiste que la incidencia radica en que “los más jóvenes han hecho caso omiso a las medidas de distanciamiento”.

El experto advierte que en el agravamiento de estos casos desafía en tiempo y esfuerzos a las Unidades de Paciente Crítico. “Cuando hay un adulto mayor en una UCI, a veces no hay un gran esfuerzo terapéutico, porque no aguantan tratamientos como un ventilador u otro procedimiento invasivo. Pero cuando tú entras a una UCI, joven, se invierten todos los recursos en la medida en que al paciente se le pueda sacar vivo de ahí”, explica.

Alza en 3 comunas

El Ministerio de Salud publicó ayer el vigésimo Informe Epidemiológico de Covid-19, que incluye datos hasta el 24 de mayo, y que revela que las comunas de Peñalolén, La Florida y La Granja tuvieron una fuerte alza en su cantidad de casos activos (enfermos actuales) respecto al informe anterior, que analizó la información que había hasta el 21 de mayo.

En tres días, Peñalolén aumentó en 308 sus casos activos, llegando a 1.229 y transformándose en la segunda comuna del país con más pacientes en fase de contagio, quedando detrás de Puente Alto (1.376). La Florida aumentó en 255 sus casos actuales y llegó a 1.226, y en La Granja se registraron 203 más, llegando a 789.

Es decir, al 24 de mayo, las tres comunas sumaban 3.244 casos activos, equivalentes al 18% de los 18 mil enfermos actuales que se registran en toda la Región Metropolitana. A nivel del país, había 21.949 casos activos, 5% más que en el informe anterior.

La Granja se transformó en la comuna con la mayor tasa de casos activos del país: 6 de cada 1.000 habitantes están en fase de contagiar a otros. Le siguen San Ramón, Peñalolén y San Joaquín, comunas que reúnen a más de medio millón de personas.

Fuera de la capital, las comunas con más casos activos son Iquique (469), Antofagasta (280), Alto Hospicio (253), Arica (143), Viña del Mar (120) y Valparaíso (109). En 89 comunas del país, no existen enfermos actuales entre su población.

Comenta